Despidieron al indocumentado y le hicieron un favor (VIDEO)

[anvplayer video="4432635" station="CMG MundoHispanico"]

Al mexicano Eduardo Mejía, luego de diez años lo despidieron de su empleo como manager en la cadena de restaurantes Panda Express por ser indocumentado.

“No les importó que fuera uno de los mejores, me dieron 24 horas para presentar los documentos”, dijo a MundoHispánico el inmigrante.

Pero asegura que le hicieron un favor, “pues de las crisis, nacen las oportunidades”.

Y fue lo que aprovechó el hispano, que en menos de seis meses se convirtió en dueño de la cadena Lil Kiko’s Taquería, y ahora gana en un día lo que antes ganaba en una semana.

 

TE PUEDE INTERESAR: Último deseo de un inmigrante mexicano antes de morir: ver a su familia

El inmigrante indocumentado soñaba con un “Vochito”

Eduardo Mejía vivía en Toluca con sus padres, pero soñaba con venir a EE.UU. y  “juntar” 1,000 dólares para comprar un carrito viejo.

“Quería un vochito (Volkswagen), que en México valía alrededor de 1,000 dólares en esa época”, recuerda Mejía.

Cruzó la frontera con 17 años y sin permiso de sus padres.

Llegó a trabajar en jardinería y en la conocida cadena de restaurantes Panda Express como lavaplatos.

Mantuvo dos trabajos por cinco años, laborando de 6:00 de la mañana a 11:00 de la noche.

Pero eso debía cambiar para darle más tiempo a su familia.

 

Era el mejor y aún así despidieron al indocumentado

Así que se enfocó solo en el trabajo del restaurante por diez años y fue premiado como el mejor manager de la compañía.

“Era un trabajo que me ofrecía proyección, así que me dediqué por entero a eso, tanto que me premiaron como el mejor de la compañía a nivel nacional en 2009”, indicó.

Pero a pesar de ello, al enterarse sus jefes que no tenía documentos, lo despidieron.

 

De la crisis surgió la oportunidad

Es así como en 2013 vuelve a la jardinería para juntar dinero y empezar un negocio con su esposa Azucena Martínez.

“Empezamos con una cortadora de pasto trabajando por nuestra cuenta y de esta forma reunimos el dinero para comprar Kiko’s”, indicó Mejía.

 

RELACIONADO: Estos inmigrantes pasaron de lavaplatos a dueños (VIDEO) 

 

La inversión fue de 100,000 dólares.

“Todo empezó como un restaurante tradicional y en noviembre del año pasado adquirimos Kiko’s y lo hemos convertido en un concepto sencillo de negocio, fácilmente ‘duplicable’ y que permite crecer en corto tiempo”, asegura.

Eso es Lil Kiko’s, una innovadora red de taquerías y comida rápida mexicana.

Su meta ahora es vender franquicias con este sistema que ha demostrado ser muy eficaz, pues en menos de seis meses, le permitió crecer de cuatro a diez localidades y ganarse en un día, lo que antes ganaba en una semana.

 

Lil Kikos Taquería
Eduardo Mejía y Azucena Martínez
678-357-7608
3240 Peachtree Pkwy
Suwanee, GA 30024

Search

+