Depresión de otoño-invierno: ¿Existe? Cómo mejorarla

  • ¿Sientes una baja de ánimo durante el otoño e invierno? Podrías estar deprimido o sufrir del Trastorno Afectivo Estacional
  • Conoce todos los síntomas acerca de este padecimiento
  • Consejos para sobrevivir a la temporada sin sufrir daños a tu salud

Es posible que durante la temporada de otoño e invierno sientas cambios en tu estado de ánimo que puedan hacerte pensar que estás sufriendo de depresión, en especial si el lugar donde vives presenta cambios más marcados en las temperaturas de invierno con respecto a las temperaturas alcanzadas en verano.

Mucha gente, al sentir los primeros síntomas de una baja en el ánimo durante esta temporada, tiende a restarles importancia ya que consideran que son pasajeros y que conforme pase el tiempo éstos irán desapareciendo; sin embargo, es importante tener en cuenta que las variaciones en el estado de ánimo, en especial si se ha caído en una depresión, pueden ser potencialmente peligrosos.

Si alguna vez has llegado a presentar una baja de ánimo durante estas estaciones, quizá sufras del llamado Trastorno Afectivo Estacional, una variación del trastorno por depresión que suele ocurrir al inicio del otoño y continuar aumentando de intensidad durante el verano, provocando una falta de energía y, en ocasiones, un trastorno en el humor de las personas. Aunque no es imposible, es muy raro que este tipo de depresión afecte a las personas durante la primavera y el verano.

depresión

MH archivos

Así lo explica la Clínica Mayo, cuyos integrantes llegaron a un consenso en el que aconsejan a la población general solicitar ayuda médica en caso de que la depresión durante el otoño y el invierno parezca salirse de control.

Durante el invierno, los días suelen ser más cortos, la luz del sol es escasa y las temperaturas pueden llegar a ser verdaderamente gélidas, y aunque algunas personas podrían llegar sentir algunos cambios de humor, algunas otras son más propensas a experimentar síntomas más graves como fatiga y letargo durante la mayor parte del día.

El portal Psychology Today presenta una serie de comportamientos y actitudes que podrían indicar que una persona padece de Trastorno Afectivo Estacional:

  • Sentimientos de impotencia y desesperanza: las personas sienten que la situación en la que se encuentran permanecerá para siempre y que los sentimientos negativos que experimentan únicamente irán aumentando
  • Pérdida de interés en las actividades diarias: Todo lo que te gustaba hacer pierde poco a poco su encanto: tus hobbies, la compañía de otros, incluso el sexo. Cuando esto ocurre, quiere decir que la persona ha perdido temporalmente la capacidad de sentir alegría o placer
  • Variaciones del sueño: En este caso, las personas suelen dormir en exceso o bien padecer de insomnio
  • Comportamiento errático: Este síntoma llega a ser peligroso para ciertas personas, en especial en aquellas que tienen la tendencia a la ludopatía o al abuso de sustancias
  • Ira o irritabilidad: entre los cambios de humor se encuentra una mayor facilidad a presentar molestia ante situaciones que usualmente no causan mayores afectaciones en las personas
  • Aumento de apetito: Por lo general, los alimentos que más suelen antojarse a las personas que padecen el Trastorno Afectivo Estacional son aquellos ricos en hidratos de carbono, lo que deriva en muchas ocasiones en un aumento de peso durante los meses que comprende el invierno

El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) señala que entre los tratamientos para atender este trastorno se encuentran:

  • Medicación
  • Fototerapia
  • Psicoterapia
  • Vitamina D

Por último, indican que existen diversos factores de riesgo para padecer el Trastorno Afectivo Estacional, entre los que se encuentran:

  • Ser mujer: El TAE es diagnosticado cuatro veces más en mujeres que en hombres
  • Ubicación geográfica: si vives en una zona lejana al ecuador es más posible que sufras de TAE (por ejemplo, aquellos que viven en Florida tienen menos riesgo de padecerla que aquellos que residen en Alaska)
  • Historial familiar: si tus padres sufrieron de depresión, es posible que te encuentres más propenso a padecerla
  • Padecer depresión o trastorno bipolar: los síntomas de estos padecimientos pueden empeorar durante esta estación
  • La edad también influye: los adultos jóvenes tienen más riesgo de padecer TAE que los adultos mayores; actualmente existe registro de este trastorno en niños y adolescentes.

Sin embargo, señalan que es importante acudir con un profesional de la salud que diagnostique a la persona correctamente, ya que para hacerlo se requiere cubrir una serie de criterios que coincidan con una depresión crónica relacionada con temporadas específicas durante al menos dos años.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+