Departamento de Justicia acusa a Rusia de hackear hospitales

Justo a unos días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Rusia vuelve a ser noticia en el país.Esta vez, se trata de una (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Justo a unos días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Rusia vuelve a ser noticia en el país.

Esta vez, se trata de una grave acusación contra seis oficiales militares rusos, a quienes el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado de planear un ciberataque capaz de poner en riesgo la seguridad nacional de todo un país.

Aunque esta acusación se ha realizado ya de manera oficial en Estados Unidos, este no es el único país que pudo haber sido afectado por las brechas de seguridad cibernéticas.

Francia y Ucrania son dos de los países que, de acuerdo con investigaciones oficiales, podrían haber estado en riesgo.

Estados Unidos acusa a Rusia de planear un ciberataque dirigido a hackear hospitales americanos

  • El Departamento de Justicia ha acusado a seis oficiales militares rusos de dirigir ataques cibernéticos a hospitales de Estados Unidos
  • Entre las acusaciones se encuentran hackeos a redes hospitalarias de Estados Unidos y una conspiración para afectar las elecciones presidenciales de Francia
  • La embajada Rusa en Estados Unidos niega rotundamente las acusaciones, pero los seis oficiales rusos serán investigados por las autoridades

El lunes pasado el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer que ha presentado cargos contra seis oficiales militares rusos.

Foto: Shutterstock

Se ha revelado que las autoridades estadounidenses destaparon un posible caso de hackeo masivo a nivel mundial que afectó a países como Francia, Ucrania y Pyeongchang.

En el caso de Francia, los supuestos ciberataques por parte de Rusia tuvieron como objetivo afectar las elecciones presidenciales, mientras que en Ucrania y en Pyeongchang los ataques estuvieron dirigidos a la red de electricidad y a la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos de invierno, respectivamente.

Esta no es la primera vez que Rusia estaría involucrada en una acusación de este tipo.

Los fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos dieron a conocer que los sospechosos podrían ser los mismos que distribuyeron correos electrónicos robados durante las elecciones presidenciales de 2016.

Apenas dos semanas antes de las elecciones presidenciales de 2020, el Departamento de Justicia ha puesto sobre la mesa una vez más la supuesta amenaza que Rusia representaría para los intereses de Estados Unidos

De acuerdo con el periódico The New York Times, el Departamento de Justicia concentró sus esfuerzos en siete áreas que, en conjunto, demostraron que Rusia buscó utilizar su experiencia en hackeo para afectar a instituciones democráticas, tomar represalias en contra de sus enemigos y destruir economías rivales.

John C. Demers, el asistente del Fiscal General, declaró a los medios que “Ningún otro país ha utilizado como arma sus capacidades cibernéticas de forma tan malintencionada o irresponsable como lo ha hecho Rusia, ocasionando de manera deliberada un daño.”

Añadió además, que “El ciberataque combinó la madurez emocional de un niño caprichoso con los recursos de un Estado Nacional.”

Rusia niega cualquier tipo de ciberataque

En el mismo informe, se supo que la embajada rusa en Washington negó de manera categórica todas las acusaciones.

La oficina de prensa de Rusia envió un comunicado el lunes pasado, en el que las autoridades fueron enfáticas al expresar su postura contra las acusaciones realizadas por Estados Unidos.

“Es absolutamente evidente que tales noticias no están basadas en la realidad, y que tienen como objetivo acrecentar los sentimientos de rechazo a Rusia dentro de la sociedad estadounidense por medio de una “caza de brujas”, que han mostrado ser una característica distintiva de la vida política en Washington por varios años.”

Las acusaciones de Estados Unidos en contra de Rusia llegan representan un importante paso, toda vez que tanto expertos en seguridad nacional como en ciberseguridad no pudieron determinar que, en efecto, Rusia había cometido tales ataques.

Foto: Shutterstock

Se trataría de la primera ocasión en que una agencia oficial hace una demanda formal a la que, se cree, es una de las redes de hackeo más audaces en todo el mundo.

Los acusados de los ciberataques son seis miembros del Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU), quienes estarían detrás del software malicioso conocido como NotPetya.

Notpetya es un software malicioso cuya tarea principal era causar un daño permanente a los sistemas computacionales de las víctimas; a diferencia de otro tipo de malwares, NotPetya parecía estar específicamente diseñado para destruir cualquier sistema.

Si las declaraciones del Departamento de Justicia son ciertas, la operación rusa comenzó a gestarse alrededor de 2015.

En el comunicado de prensa emitido por el Departamento de Justicia, las autoridades señalaron que los hackers del Departamento Central de Inteligencia Rusa y sus aliados se dieron a la tarea de atacar a varios sistemas.

La meta, se cree, era vengarse, desestabilizar y afectar a:

  • La red eléctrica de Ucrania
  • Las elecciones presidenciales en Francia
  • Los juegos olímpicos de invierno 2018, celebrados en Pyeongchang, después de que los atletas rusos fueron excluidos de la competencia.

Los hospitales americanos, un blanco más de Rusia

Todo parece indicar que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha descubierto un supuesto ataque ruso a la red hospitalaria del país.

Las autoridades han señalado que, además de Ucrania, Francia y Pyeongchang, el software malicioso conocido como NotPetya ha afectado al sistema hospitalario estadounidense. 

Una de las víctimas enlistadas fue el sistema hospitalario de Western Pennsylvania Heritage Valley, y entre los daños que se pudieron observar están “inaccesibilidad a la lista de pacientes, historias clínicas y registros de laboratorio.

Además, NotPetya provocó un fallo en el sistema de acceso a “los sistemas computacionales críticos de las áreas de cardiología, medicina nuclear, radiología y cirugía por un tiempo estimado de una semana.”

Foto: Shutterstock
Continua artículo relacionado