Debate Harris Pence: Kamala encara al vicepresidente Pence

Debate Harris Pence: Esta noche se lleva a cabo el debate vicepresidencial entre Kamala Harris y Mike Pence, de cara a las elecciones en EEUU

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
FOTO Getty Images/ The Associated Press
  • Arranca el debate entre Kamala Harris y Mike Pence
  • El Debate de quienes podrían convertirse en Presidentes de los Estados Unidos ante cualquier imprevisto
  • Debido a las medidas extremas ante el Coronavirus, este debate ha tomado una relevancia sin precedentes

Debate Harris Pence. El vicepresidente Mike Pence dijo este miércoles que las declaraciones del aspirante demócrata a la Presidencia, Joe Biden, y su compañera de fórmula, Kamala Harris, denunciando que el país padece de racismo sistémico suponen “un gran insulto a las fuerzas de seguridad”.

“Debo decirles esto, esta presunción que escuchan consistentemente de Joe Biden y Kamala Harris de que EE.UU. es sistémicamente racista y cuando Biden dice que cree que las fuerzas de seguridad son implícitamente parciales contra las minorías, son un gran insulto para los hombres y mujeres que sirven en los cuerpos de seguridad”, aseguró Pence en el debate ante Harris.

Pero la candidata demócrata a vicepresidenta, Kamala Harris, respondió que no se dejará “sermonear” por el republicano sobre racismo y justicia.

“No voy a sentarme aquí a ser sermoneada por el vicepresidente”, dijo Harris después de que Pence dijera que los demócratas “insultan” a los policías estadounidenses cuando afirman que existe racismo sistémico en el país.

La aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, afirmó este miércoles que si los expertos lo recomiendan se vacunará contra la COVID-19, pero que no lo hará si el presidente Donald Trump lo pide.

“Si el doctor (Anthony) Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca), si los médicos nos dicen que debemos ponérnosla, seré la primera en la fila para ponérmela, absolutamente. Si Donald Trump nos dice que debemos ponérnosla, no lo haré”, dijo Harris en el debate frente al vicepresidente, Mike Pence.

En el arranque del primer y único debate entre los contendientes a la Vicepresidencia, la candidata demócrata Kamala Harris encaró al vicepresidente Mike Pence al reclamarle el manejo de la pandemia del gobierno de Trump.

Kamala dijo este miércoles que la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Donald Trump es el “mayor fracaso” de la historia del país.

“El pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier Administración presidencial en la historia de nuestro país”, dijo Kamala Harris durante el cara a cara que la enfrenta con el vicepresidente Mike Pence.

El cara a cara entre el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y la candidata demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, acaba de empezar en Salt Lake City (Utah), marcado por la COVID-19 del presidente, Donald Trump.

La de este miércoles es la primera y única ocasión que Pence y Harris se verán las caras durante la campaña electoral, ya que a diferencia de los debates entre Trump y su rival demócrata, Joe Biden, que tienen programados tres encuentros, los candidatos a la Vicepresidencia solo tienen uno.

El debate tiene lugar en un auditorio de la Universidad de Utah, consta de nueve segmentos de diez minutos cada uno y está moderado por Susan Page, periodista de periódico USA Today.

Como medidas extraordinarias de seguridad frente a la COVID-19 debido al reciente positivo de Trump, Pence y Harris están sentados a una distancia de 3,7 metros, no se dieron la mano al inicio del debate y hay varias barreras de plexiglás entre ambos, y entre ellos y la moderadora.

FOTO Twitter

VEA EL DEBATE AQUÍ

Archivado como: Debate Harris Pence

Pence, un hábil y discreto orador que no va a ponérselo fácil a Kamala Harris

Hábil orador, aunque discreto, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, saldrá a la palestra esta noche en el debate frente a la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, haciendo valer su veteranía y los valores del conservadurismo republicano tradicional.

Debate Harris Pence
FOTO: Shutterstock

La propia campaña demócrata advertía este miércoles de que encaraba con cautela el cara a cara con Pence, al que han descrito como “formidable a la hora de debatir” y que, con su temperamento más tranquilo, se ha convertido en el perfecto compañero de fórmula del impredecible presidente Donald Trump.

“Nuestra expectativa es que Mike Pence tendrá un buen debate. Ha tenido éxito en otros debates y tuvo su propio programa de radio, así que no le subestimamos”, dijo Sumone Sanders, una asesora de la campaña del aspirante presidencial demócrata, Joe Biden, durante una rueda de prensa telefónica horas antes del debate.

Debido a su talante, más calmado que el de Trump, la campaña demócrata no cree que vaya a interrumpir constantemente a Harris, como hizo Trump con Biden la semana pasada en su debate en Cleveland (Ohio), “pero por mucho que (Pence) se exprese con confianza, lo que expresará serán mentiras y distorsiones”, auguró Sanders.

Una Lealtad Sin Fisuras a Trump

Durante sus cuatro años como vicepresidente, Pence, de 61 años, ha mostrado una lealtad sin fisuras a un Trump errático.

“Soy un cristiano, un conservador, y un republicano, en ese orden”, subrayó como contundente declaración de principios al aceptar la nominación como candidato a la Vicepresidencia en 2016.

Trump sorprendió al escoger a Pence, entonces un poco conocido gobernador republicano de Indiana, para que le ayudase a reconciliarse con el núcleo tradicional del partido.

Y en los últimos cuatro años, el vicepresidente ha cumplido sin salirse nunca del guión.

“(Esto no va de) republicanos o demócratas. La decisión en estas elecciones se trata de si Estados Unidos sigue siendo Estados Unidos”, remarcó Pence al aceptar en agosto pasado la candidatura republicana para servir cuatro años más como vicepresidente.

Servidor de Dios

Pence suele encarar sus intervenciones como un predicador, alejado de las cuestiones partidistas, más un servidor de Dios que un funcionario público.

Si Trump cuenta con el carisma volcánico y una pasión sin igual por los focos, el vicepresidente, calmado y siempre respetuoso, es todo lo contrario: disfruta y vive cómodo en el segundo plano.

“Pence ha construido el más raro de los activos en esta Administración, y es una relación duradera y cercana con el presidente. La palabra clave aquí es duradera”, apuntó Tim Phillips, presidente del grupo conservador Americans for Prosperity, en declaraciones al Washington Post.

Archivado como: Debate Harris Pence

Incluso durante uno de los momentos más complicados de la Presidencia de Trump, el proceso de juicio político abierto en su contra en la Cámara de Representantes por la oposición demócrata por obstrucción a la justicia y abuso de poder, el vicepresidente mantuvo la calma.

Algo nada fácil ya que de haberse producido la destitución, rechazada finalmente por la mayoría republicana en el Senado, le hubiese correspondido asumir la Presidencia.

“Mike Pence es desde luego un buen hombre, pero a la vez es uno que sabe cómo sobrevivir en el a menudo brutal mundo de la política”, señaló Douglas MacKinnon, exfuncionario de la Casa Blanca con los presidentes Ronald Reagan y George H.W. Bush, en un artículo publicado en el portal The Hill.

Maestro de lo Mundano

Pese a su insistencia en los valores y cuestiones divinas, Pence es también diestro en el arte de las relaciones humanas del Capitolio, donde conoce todos los entresijos, salones y túneles.

Congresista por Indiana entre 2003 y 2013, cuenta con buenas conexiones de esa década larga en Washington, donde batalló por la disciplina fiscal, un Gobierno federal con menos peso, una política de defensa fuerte y una agenda social rigurosamente conservadora.

Pence siempre fue visto como una “opción de consenso” que puede actuar como enlace entre el aparato del partido y el poderoso sector evangélico.

A Trump, mientras, siempre se le ha contemplado como un conservador de escasa credibilidad.

De hecho, el presidente en el pasado apoyó a demócratas, se mostró abierto en temas divisivos como el aborto y va por su tercer matrimonio, con un historial sentimental repleto de escándalos, incluidas actrices pornográficas como Stormy Daniels.

Casi el opuesto de Trump es la biografía sentimental de Pence, casado hace más de 30 años con su esposa, Karen, educadora y pintora de acuarelas, con quien tiene tres hijos y donde no hay un solo nubarrón.

Nacido de padres de origen irlandés en 1959 en Columbus (Indiana), Pence creció y cursó todos sus estudios, incluida su licenciatura en Derecho, en ese estado eminentemente agrícola del Medio Oeste de Estados Unidos, considerado históricamente un feudo republicano.

Su hermano mayor, Greg, es actualmente legislador en el Congreso federal por ese mismo estado.

Archivado como: Debate Harris Pence

Kamala Harris busca su momento en una carrera inspirada en su madre

La candidata demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos, Kamala Harris, buscará su momento esta noche en el debate frente al actual vicepresidente, el republicano Mike Pence, tras una carrera inspirada en su madre y en una cultura que “produce mujeres fuertes”.

Como mujer afroamericana y también de origen asiático metida en política, Harris ha tenido que recurrir en numerosas ocasiones a esa fortaleza en una trayectoria profesional marcada por las primeras veces: fue la primera fiscal de distrito afroamericana y la primera fiscal general en la historia de California; la primera indio-americana en llegar al Senado y, ahora, podría marcar varios hitos de convertirse en vicepresidenta.

Debate Harris Pence
FOTO: Shutterstock

Si el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, gana las elecciones del 3 noviembre junto a Harris, de origen jamaicano e indio, no solo sería la primera mujer en alcanzar la Vicepresidencia, sino también la primera afroamericana en ocupar ese puesto y la primera estadounidense de origen indio o asiático en hacerlo.

El Loto de Kamala

Nacida el 20 de octubre de 1964 en Oakland (California), Harris es la hija mayor de una pareja de inmigrantes -Shyamala Gopalan, una investigadora contra el cáncer de la India, y Donald Harris, un economista de Jamaica-, que se divorciaron cuando ella tenía siete años. Según el medio Politico, tras la separación su madre las crió a ella y a su hermana, Maya, en el piso de arriba de un dúplex de color amarillo en Berkeley (California).

Su nombre, Kamala, refleja a su origen indio ya que significa “loto” y es una de las denominaciones de la diosa hindú Lakshami.

Su madre afirmaba en 2004 al diario Los Angeles Times que “una cultura que adora a las diosas produce mujeres fuertes”.

Prueba de la influencia de su progenitora es que Harris mencionó a su madre durante su discurso en la Convención Nacional Demócrata. “Acepto la nominación a la Vicepresidencia de Estados Unidos de América. Lo hago comprometida con los valores que ella (su madre) me dio, con la Palabra (de Dios) que me enseña a andar con fe, y no por la vista, y con una visión transmitida a través de generaciones de estadounidenses que Joe Biden comparte”, subrayó.

Una identidad completamente asumida

Pese a su origen multicultural, Harris prefiere describirse a sí misma simplemente como “una estadounidense”, y asegura que siempre se ha sentido bien con su identidad, como explica en su autobiografía “The Truths We Hold”.

La senadora atribuye a su madre el mérito de no haber tenido problemas de identidad, ya que ella creció bebiendo de la cultura india, pero al mismo tiempo sintiéndose orgullosa de ser afroamericana.

“Sabía (mi madre) que su patria de acogida nos vería a Maya y a mí como niñas negras, y estaba resuelta a asegurarse de que creceríamos como mujeres negras orgullosas y con confianza en sí mismas”, escribió Harris en su libro.

Gopalan estuvo vinculada al movimiento de derechos civiles en EE.UU. y salió a manifestarse junto a su marido, y más tarde con sus hijas cuando se divorció.

La trayectoria política de Harris ha sido fulgurante: graduada en Ciencias Políticas y Economía en Howard University, una de las universidades negras por excelencia, se especializó en la lucha contra el crimen.

Entre 2004 y 2011 fue fiscal de distrito en San Francisco y entre ese último año y 2017 ejerció como fiscal general de California.

En 2016 se convirtió en la segunda mujer afroamericana y la primera de origen indio en ganar un escaño en el Senado del país, donde enseguida destacó por sus preguntas incisivas a responsables de la Administración del presidente Donald Trump durante las audiencias.

Una corta aventura hacia la presidencia

El año pasado, Harris lanzó su candidatura presidencial bajo el lema “Kamala Harris por la gente”, aunque su propuesta no logró convencer para recaudar suficientes fondos, por lo que anunció su retirada en diciembre.

Biden la eligió como compañera de fórmula pese a los momentos de tensión que ambos protagonizaron mientras Harris era todavía aspirante presidencial, como el tira y afloja que vivieron en el segundo debate demócrata, cuando la senadora criticó al exvicepresidente por haberse opuesto a un mandato federal sobre un sistema de transporte para estudiantes con el fin de acabar con la segregación racial en las escuelas.

“Había una niña pequeña en California que fue parte de la segunda clase para integrarla en las escuelas públicas. Y ella iba en autobús al colegio todos los días, y esa pequeña era yo”, espetó Harris.

Dentro de los sectores más izquierdistas, Harris ha sido criticada por su actuación como fiscal general y de distrito en California, ya que durante sus mandatos aumentaron las condenas de cárcel, especialmente las relativas a delitos vinculados a las drogas.

Como fiscal se opuso al empleo de cámaras corporales por parte de los agentes de policía y a la legalización de la marihuana con fines recreativos, aunque sobre este último tema ha modificado su visión.

Aun así, el diario The New York Times apuntaba que ella misma se ha descrito como “fiscal progresista”: Impulsó medidas de izquierda sobre asuntos como el matrimonio homosexual y la pena de muerte, pero los más radicales le echan en cara no haber ido más lejos.

Como aspirante demócrata a la Presidencia, se presentó como una solucionadora de problemas “pragmática”.

Sea cual sea el resultado de las elecciones de noviembre, la edad de Biden, 77 años, y su convencimiento de que va a ser un “candidato de transición” colocan a Harris, de 55 años, en un puesto de ventaja para convertirse en la futura líder del Partido Demócrata.

Con información: Agencia Efe

Archivado como: Debate Harris Pence

Continua artículo relacionado