Dakota del Sur ejecuta a reo que mató a guardia de prisión en 2011

blank
blank

Un prisionero de Dakota del Sur, que asesinó hace siete años a un oficial de la correccional durante un escape fallido, recibió la inyección letal la noche del lunes, convirtiéndose en la primera ejecución que lleva a cabo el estado desde 2012.

Rodney Berget, de 56 años, recibió la inyección de una droga cuyo nombre no fue revelado por el asesinato en 2011 de Ronald ‘R.J.’ Johnson, a quien golpeó con un tubo y fue hallado con su cabeza envuelta en plástico en la Penitenciaría Estatal de Dakota del Sur, ubicada en Sioux Falls.

La ejecución de Berget es la cuarta que se realiza en Dakota del Sur desde que se reinstauró la pena de muerte en 1979.

La aplicación de la inyección se tenía prevista para la 1:30 de la tarde, hora del centro de Estados Unidos, pero se democró por horas debido a que la Corte Suprema de Estados Unidos sopesaba una puja legal de último minuto para bloquearla.

Berget bromeó sobre la espera en sus últimas palabras. Dijo: “Disculpen la demora, estaba atrapado en el tráfico”.

TE PUEDE INTERESAR: ICE utiliza “trampa” para ejecutar redada sopresa en vecindario hispano (VIDEO)

Al ejecutado se le escuchaba con un tono de voz suave y emotivo. También agradeció el apoyo de la gente y mencionó a dos personas por sus nombres.

“Los amo y nos veremos por allá”, dijo mientra intentaba hacer un símbolo de paz con su mano izquierda.

Luego de que comenzaran a inyectar la droga, a las 7:25 de la noche, Berget gemía y empujaba su pecho hacia afuera. Se quedó dormido y roncó brevemente antes de que sus ojos se cerraran. Fue pronunciado muerto a las 7:37 de la noche, hora del Centro.

La viuda de Johnson, Lyne Johnson, que presenció la ejecución, dijo que su esposo vivió un “castigo cruel e inusual”, pero que la inyección letal que recibió Berget fue “calmada” y “estéril”.

“Lo que está insertado en mi mente es la escena del crimen. Ron estaba tirado en un charco de sangre. Su sangre estaba en toda la escena del crimen”, dijo. “Eso es un castigo cruel e inusual”.

La mujer le quitó a su esposo su anillo de matrimonio y ahora se lo pone al lado del suyo; también tiene su reloj junto a retratos de él sobre la chimenea de su casa.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank