La selfie que se hizo viral por la razón equivocada

blank
blank

  • Una selfie se volvió viral por el motivo equivocado.
  • La foto desató cientos de comentarios en Instagram.
  • Quizá te sientas identificado o te haya pasado a ti… ¡No es tan raro!

Ser padre primerizo puede ser todo un desafío, desde el comienzo, los hombres intentan acompañar a sus parejas en el proceso.

Hay veces que sienten más empatía, otras veces no entienden nada. Quieren estar en todo y formar parte de cada minuto del embarazo. ¡Es natural!

Cuando llega el momento de explicar en qué consiste el parto y qué deberán hacer, ellos pueden estar entusiasmados con la idea. Estos padres proactivos son los que prepararán la cámara para grabar cada segundo del nacimiento de su pequeñito.

Son también los que anuncian con orgullo que estarán presentes en todo momento para ayudar a su compañera en un momento tan glorioso.

También están los que dicen que se sienten felices por presenciar el parto pero, que por dentro, están asustados. ¿Cómo será eso? ¿Qué van a ver que no quieren mirar ni en un millón de años?

¿Habrá sangre? ¿De verdad tienen que ver cómo “la puerta de su felicidad” se ensancha hasta que salga por allá un bebé?

Están en esas, en la duda, pero sin mostrarlo. No se pueden confesar las flaquezas, ¿verdad?

Y entonces llega el día del parto. A ella le duele todo, o no, está tranquila y feliz, informada y sedada.

La experiencia cuenta que suelen ser ellos los que muestran más desorientación pero quieren estar al pie del cañón.

Y, también puede suceder que cuando nuestro padre primerizo ya se ha hecho a la idea durante 9 meses de ponerse en la cabecera de la camilla y dejarse estrujar la mano pero NO mirar… le cuentan que la cosa va de cesárea.

“¿Cesárea?”, preguntará con un deje agudo en la voz.

Y mirará a su compañera que se entrega felizmente a las enfermeras mientras se coloca coqueta el pelo en el gorro de quirófano.

Ahí es donde nuestro “héroe primerizo” puede empezar a perder el pie.

Aún así, simulará que todo está bien y que él está disfrutando el momento. Aunque piense en que van a cortar en dos a su esposa mientras está despierta… y a él se le empiezan a revolver las tripas.

Y llegará el pobre al quirófano. Sostendrá la cámara como pueda mientras sonríe. No le dirá a nadie que le cae un sudor frío por la sienes y que todo le da vueltas con el olor del quirófano.

Las enfermeras lo invitarán a ver bien de cerca cómo abren la hasta entonces adorada pancita de su mujer y presenciará el momento en que sacan, cual alien, a su nuevo hijo de allí.

Y la mezcla entre emoción y horror, dará como resultado una selfie como la que te vamos a mostrar. Nada del glorioso momento que el nuevo papá imaginó. ¡Pobrecito!

Selfie parto más comentada de las redes, ¡imperdible!

blank

La selfie que se ha hecho viral muestra la realidad de muchos partos. Mamá feliz, rozagante y preciosa aunque todavía estén cosiendo su panza.

El bebé con su gorrito de duende, empezando a conocer el mundo… y papá desmayado al fondo por la impresión de todo el asunto.

Seguro que esta selfie quedará en el recuerdo de esta familia como la primera foto de los tres juntos. Bueno… no es como papá seguramente hubiera querido que fuera… pero tiene la ternura de lo humano. ¡El hombre hizo lo que pudo!

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank