Cuatro días de desmadre total en la Casa Blanca

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Cuatro días de desmadre total en la Casa Blanca
  • La polémica llamada entre Trump y el presidente de Ucrania genera caos en la Casa Blanca.
  • Varios errores ha cometido la Casa Blanca en la última semana por tratar de defender al presidente.
  • Este episodio representa la mayor crisis política para Trump durante su administración.

Los tambores del juicio político retumbaban ya el lunes, pero la Casa Blanca no quiso escuchar. Sin ningún tipo de estrategia, ha respondido al nuevo movimiento de los demócratas con caos, improvisación y unos errores que podrían acabar perjudicando al presidente Donald Trump.

Y es que si por algo se ha caracterizado la respuesta del gobierno a esta crisis política, la mayor de la presidencia actual, ha sido precisamente por la falta de rumbo, ante lo que Trump está siendo más Trump que nunca.

Como Tony Montana, el protagonista de la película ochentera ‘Scarface’, el mandatario se ha emborrachado de su propio poder y ahora solo busca una nueva pelea, dice a Efe el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de George Washington Michael Cornfield.

Hay que tener en cuenta los instintos más básicos del presidente para entender la reacción de la Casa Blanca, y viceversa. Estas son las claves:

trump

Trump, como “el jefe de la mafia”

El profesor de Política de la American University Chris Edelson cree que Trump no tiene ningún tipo de estrategia frente al juicio político. “Es un mafioso, se cree que es el jefe de la mafia, es un abusón y un autoritario y cuenta con que los republicanos lo apoyarán sin importar lo que pase”, explica a Efe.

[interest img=” https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1569599569/Joaquin-Arevalo_nsr8ep.jpg” url=” https://mundohispanico.com/hispano-condenado-a-muerte/” title=” Crónica: Aunque sabe que lo matarán, él insiste en su inocencia”]

Prueba de ello es la conversación telefónica, filtrada a los medios de comunicación, que mantuvieron el martes el presidente y Nancy Pelosi, la demócrata de mayor rango en Estados Unidos, antes de que ella anunciara la apertura de una investigación de juicio político.

[trend video=”471752″ player=”14557″ title=”Revelan voz de niña mexicana desaparecida”]

Casa Blanca

“Oye, ¿tú crees que podríamos hacer algo con esta denuncia del informante? ¿Podríamos resolverlo de alguna forma?”, dijo el mandatario.

La respuesta de Pelosi fue tajante: “Sí, podrías decirle a tu gente que obedezca la ley”, según los detalles de la conversación filtrados a medios.

Además, el jueves, Trump volvió a demostrar esa actitud en un encuentro privado con diplomáticos en Nueva York, donde insinuó que había que liquidar al informante que ha detonado la apertura de la investigación de juicio político.

Ese denunciante, un agente de la CIA según The New York Times, reveló que Trump presionó a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, durante una llamada telefónica en julio para que abriera una investigación por corrupción contra el exvicepresidente y aspirante demócrata Joe Biden, en un intento por perjudicarlo de cara a las elecciones de 2020.

“¿Quién le dio al informante esta información? Esto es algo parecido a un espía. ¿Sabes lo que solíamos hacer en los viejos tiempos cuando éramos listos, cierto? ¿Con los espías y la traición, cierto?”, sugirió Trump en esa reunión a puerta cerrada y cuyo contenido también ha sido filtrado a la prensa.

[trend video=”471443″ player=”14557″ title=”Ruth Milde cumple 46 años de promover danzas de Ecuador y América Latina”]

Casa Blanca

El lenguaje de una distopía

La incoherencia ha dominado muchas de las explicaciones que la Casa Blanca ha dado sobre la polémica llamada telefónica entre Trump y Zelenski.

A Edelson, experto en política presidencial, esa actitud le recuerda al “doblepensar” de la novela de ficción distópica “1984”, escrita por George Orwell. “Solo puedo compararlo con eso. Trump dice que no lo hizo, pero luego afirma que, en caso de haberlo hecho, no habría pasado nada. Es el lenguaje del ‘doblepensar”, argumenta el analista.

Esa fórmula y sus ataques a los medios de comunicación han traído grandes beneficios al mandatario: tan solo esta semana ha recaudado 13 millones de dólares para su campaña de reelección.

El abogado de Trump se incrimina en televisión

En contra de lo que dicta el sentido común, el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, ha participado cada noche de esta semana en los debates de las mayores cadenas de televisión. Su objetivo era defender su papel en el escándalo, pero ha acabado incriminándose aún más y, lo que es peor, metiendo a otros en el embrollo.

El jueves por la noche, en directo con la cadena Fox, Giuliani leyó los mensajes de texto que había intercambiado con diplomáticos de alto rango para demostrar que sus contactos con Ucrania eran conocidos por el Departamento de Estado, un asunto del que esa institución ha intentado desmarcarse.

Según Karen Hult, experta en las dinámicas del Ala Oeste, Giuliani se ha alzado como el principal altavoz de Trump en esta crisis porque la oficina de comunicaciones de la Casa Blanca no ha conseguido estructurar una estrategia y actualmente tiene una relación “inconsistente” con el mandatario.

“No está claro que aquí haya una estrategia coherente”, subraya Hult, que enseña Política en la universidad de Virginia Tech.

[trend video=”471189″ player=”14557″ title=”Qué otros presidentes de EE.UU. han enfrentado juicio político”]

La Casa Blanca envía por error su estrategia a los demócratas

La apoteosis de todo este desmadre se produjo el miércoles. Ese día la Casa Blanca envío por error a legisladores demócratas un correo electrónico en el que delineaba su estrategia sobre cómo los republicanos debían contestar a preguntas sobre la polémica llamada entre Trump y Zelenski.

En el escrito, titulado “Lo que necesitas saber”, la Casa Blanca aconsejaba a los legisladores usar la palabra “mito” para describir la conversación entre los dos líderes y pedía culpar a los demócratas de “provocar un frenesí mediático de falsas acusaciones”.

Por si fuera poco, luego la Casa Blanca envió otro mensaje a los demócratas para pedirles que, por favor, le devolvieran su estrategia.

[trend video=”470635″ player=”14557″ title=”Con los días contados era solo cuestión de tiempo”]