Crónica: Vuelo macabro con una muerta de compañera de asiento

Crónica: Vuelo macabro con una muerta de compañera (VIDEO)

Los demás pasajeros estaban atónitos. No podían creer que su viaje de placer se hubiera convertido en un vuelo macabro.

Allí estaba, la anciana muerta, y todos los demás no se atrevían ni a respirar.

Alguien tuvo compasión y le sacaron el sweater que tenía puesto para taparle la cabeza con él.

Lo que lo hacía todo aún más grotesco.

Imagino que no hubo ganas de tomar el snack que la azafata habrá ofrecido, y que su sonrisa profesional no habrá convencido a nadie.

Todos los pasajeros querían bajarse ya del vuelo. Así que, cuando tocaron tierra en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en Costa Rica se pusieron a esperar ansiosos que alguien viniera a llevarse el cuerpo.

Pero… ¡no! Les tocó, que por protocolo legal, bajar antes de que la muerta fuera desalojada. Todos y cada uno de los pasajeros pasaron a su lado, incluidos menores.

Habrá quien se haya santigüado, quien haya cruzado los dedos, quien haya contenido la respiración y quién le haya hecho una señal de la cruz. Pero a todos les tocó pasar por al lado de la muerta.

Crónica: Vuelo macabro con una muerta de compañera 

Crónica: Vuelo macabro

ShutterStock

Según Erik Hofmeyer, portavoz de la aerolínea con sede en Miramar, escribió en un correo electrónico: “Creemos que las azafatas utilizaron todas las vías disponibles para ayudar a nuestros pasajeros”.

Pero la enfermera Nathalie Albino quiere que Spirit Airlines gaste más en capacitar a los miembros de la tripulación para situaciones de emergencia. “La azafata con la que estaba hablando después de todo este calvario me dijo que no se sentía preparada”, dijo.

“Fue bastante irrespetuoso”, dijo el prometido de Albino. “Ya sabes, imagina si fue tu madre o tu abuela”.

Hofmeyer también dijo que la ley costarricense requiere que los pasajeros dejen el avión primero en un caso como este. “Decidimos que eso era lo que la ley nos exigía”, dijo. “Decir que forzamos a las personas  a salir del avión es una mentira descarada”.

¿Te imaginas que viaje? ¡Dios mío!

Gracias por leer mi crónica de hoy, te espero en la de mañana, como siempre.

Nota del editor: esta crónica está basada en un caso real y cuenta con elementos ficticios propios de este género.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+