Crónica: Vuelo macabro con una muerta de compañera de asiento

blank
blank

  • Crónica: Vuelo macabro con una muerta de compañera de asiento.
  • Un vuelo entre Miami y Costa Rica se convirtió en una pesadilla espantosa.
  • Uno de los pasajeros estaba ¡muerto!

Un vuelo macabro entre Miami y Costa Rica podría haber sido el escenario de una película de clase B. Así de espantosa fue esta pesadilla entre el Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood y el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en Costa Rica.

Todos los pasajeros estaban en sus cosas, charlando, dormitando, mirando por la ventanilla, leyendo o viendo la pantalla, confiaban en su elección para volar con Spirit Airlines.

Nathalie Albino y su prometido, Jonathan Bunda, volaban a planear su boda a Costa Rica. ¡Habían planeado el momento con anticipación! 

Nathalie es enfermera certificada en RCP y soporte vital cardiovascular avanzado en el del Centro Médico Broward Health. Nunca tenía tiempo para tomar unos días libres y alejarse del trabajo.

Necesitaba unos días lejos de las urgencias y la muerte. Así que, sonreía sorbiendo un vaso de refresco mientras ponía los ojos en blanco.

Todos parecían felices y desestresados.

Todos menos una mujer mayor, de 83 años, que empezó a sentirse mal. La persona a su lado le ofreció ayuda, llamaron a la azafata, pero la mujer se desvaneció, hizo un ruidito con la garganta… y se murió.

La compañera de asiento de la anciana comenzó a gritar. Pedía ayuda.

“¡¡Se muere!! ¡Socorro! ¡Ayuda!”

Nathalie escuchó los gritos y le preguntó a la azafata qué estaba pasando.

La azafata no contestó pero corrió hacia la fila de asientos donde acababa de pasar el desastre. ¡Se les había muerto una pasajera en pleno vuelo! ¿Ahora qué?

Las enfermeras corrieron con su desfibrilador externo automático y pidieron ayuda a los pasajeros capacitados para socorrer en una emergencia médica.

Así que, Nathalie no lo dudó. Se levantó de su asiento y con la ayuda de otros tres pasajeros con conocimiento médico, trasladaron a la pobre anciana al pasillo de la salida de emergencia.

Allí ellos le practicaron técnicas de resucitación durante 35 minutos a la mujer. El personal de vuelo se sentía totalmente incapaz de hacer nada.

Después de ese tiempo de lucha por traer a la anciana de vuelta a la vida, un médico la declaró muerta.

Allí quedó su cadáver, tendido en el suelo, frente a los horrorizados ojos de los pasajeros de esa fila… que habían estado tan contentos de tener la suerte de sentarse justo en los asientos donde podían estirar las piernas.

Ahora tenían las piernas lo más escondidas posible, intentando no tocar ni con la punta del zapato a la anciana muerta.

“Por favor, necesitamos una manta para taparla”, pidió Nathalie a una azafata.

Pero, sorprendentemente, esta se negó y le contestó algo que nunca olvidará.

“Debemos sentarla en su asiento y abrochar su cinturón de seguridad”, dijo.

Nathalie abrió los ojos con desmesura.

“¿Qué?”

Y no pudo decir nada más porque ya estaban levantado el frágil cuerpecito y sentándolo de nuevo en su butaca del avión.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank