Crónica: Golpea a su mujer y regresa a México en crudo episodio de violencia doméstica

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: Golpea a su mujer y regresa a México en crudo episodio de violencia doméstica
Cortesía de Yenny Martínez
  • Crónica violencia doméstica: Hispano golpea a su mujer y regresa a México
  • “Es un verdadero cobarde”, así lo cataloga ahora la víctima
  • El hombre la golpeó sin piedad al saber que ella pretendía abandonarlo

Crónica violencia doméstica. Un flagelo que parece no tener fin y que tampoco conoce límites. Yenny Martínez, una madre venezolana de 40 años y residente de Atlanta (Georgia) es una fiel testigo de lo que es tener una pareja abusiva, pues acaba de vivir la peor pesadilla de su vida.

Relacionado

Y es que su pareja la mantuvo cautiva por un largo rato, tiempo en el cual la torturó y violó como él quiso.  El individuo la obligó a tener relaciones sexuales, primero oral, luego vaginal y finalmente anal, al mismo tiempo que seguía pegándole puñetazos en su cabeza y cara y todo porque se enteró de que pretendía abandonarlo, algo que obviamente no le cayó nada en gracia.

Maldice el día en que lo conoció

crónica violencia doméstica
Fotos cortesía de Yenny Martínez

Hace un par de años que Yenny llegó a Atlanta y un amigo en común le presentó a Édgar Ozuna, un sujeto oriundo de Acapulco, México, de 53 años y que aparentaba ser muy tranquilo. Al poco tiempo, Yenny y Édgar comenzaron a salir y no tardaron mucho en hacerse novios.

Supuestamente, ambos se habían enamorado y por ende decidieron formalizar su relación. Todo iba bien, hasta que se fueron a vivir juntos a un apartamento de la ciudad de Sandy Springs. Fue entonces cuando Édgar comenzó a ‘sacar las uñas’ y a mostrar lo que realmente era: un tipo alcohólico, celoso e impulsivo, cuenta la víctima.

Lamenta haberle permitido que la maltratara así

crónica violencia doméstica

Primero, el mexicano comenzó con malos tratos verbales cada vez que había un desacuerdo, pero luego ascendió a abuso físico. En varias ocasiones Yenny asegura que la golpeó, pero que al ver que ella pretendía alejarse le pedía perdón y ella accedía hasta que finalmente casi la mata.

Pero nada se compara al día en que ella por fin decidió ponerle un punto y final a la relación. El hombre llegó al hogar como siempre y esta vez ella lo esperaba para decirle que había decidido dejarlo para siempre porque sentía que ya no lo amaba más. Su honestidad es algo que evidentemente a Édgar le gustó, por lo que comenzó a amenazarla con matarla si lo dejaba.

La amenazó con asesinarla y luego suicidarse

crónica violencia doméstica

De acuerdo con el reporte policial, el hombre amenazó a la mujer con estrangularla en la tina y que luego se suicidaría, por lo que encontrarían solo sus cuerpos. Ante tales amenazas, Yenny tuvo aún más miedo y eso la convenció de que era el mejor momento para irse.

Cuando pretendía salir de la vivienda, fue tomada por el cabello y el sujeto comenzó a pegarle con todas sus fuerzas en el rostro. A como pudo, ella logró quitárselo de encima y se fue a esconder a su recámara, pero no tenía su celular consigo, por lo que le fue imposible pedir ayuda.

Le tocó aparentar que disfrutaba de la violación

crónica violencia doméstica

En el cuarto estuvo durante un rato, hasta que creyó que la ira de su pareja ya había mermado y salió, y fue cuando se enteró de que la situación era peor que antes. Al parecer, Édgar había trancado la puerta con muchos de los muebles del hogar para prevenir que ella fuera a escapar.

Entonces comenzó otra discusión entre ambos, en la que Yenny fue la perdedora. La madre de dos pequeños básicamente estaba sola y sin ninguna esperanza, así que cuenta que le tocó simular como que estaba disfrutando de esa tortura para que él se calmara.

El abusador completamente exhausto se quedó dormido

crónica violencia doméstica

Al él sentir como que ella había tenido un orgasmo, se tranquilizó un poco y luego se durmió, destaca el expediente judicial. Ella aprovechó ese descuido para huir en busca de auxilio. A como pudo, sacó fuerzas de la nada y logró escaparse, pero más tardó en salir que ya tenía al hombre pisándole los talones.

Ella corrió hacia donde estaban unos vecinos y, al verse rodeada, Édgar huyó de la escena. Cuando la policía llegó ya no había ni rastros del mexicano, que ahora es buscado por múltiples cargos graves. Yenny fue trasladada a un centro médico cercano donde le informaron que tenía una contusión cerebral, además de las severas heridas en los ojos y labios. También se confirmó el abuso sexual, así que ahora más que nunca la policía planea atrapar al agresor.

Todo indica que el agresor se salió con la suya

crónica violencia doméstica

Édgar utiliza varias identidades falsas para trabajar. Se hace llamar José Feliciano, José Hernández y Pedro Almendariz. Se fue huyendo en un vehículo Nissan Sentra modelo reciente. Mide 5’7″ y pesa alrededor de 260 libras. Lamentablemente todo indica que el imputado ya se encuentra en territorio mexicano.

Tras ser rescatada por las autoridades, la víctima fue puesta en un refugio especial bajo custodia, pues mientras que no lo atrapen, la policía sabe que su vida corre peligro. Todo indica que el sujeto está medio loco, porque en el proceso en que la estaba abusando, le dijo a Yenny que le pasaría lo mismo que en la película de Netflix ‘El Paciente’ en donde un hombre mantiene secuestrada a una mujer por mucho tiempo.

¿Hasta dónde una persona debe tolerar la violencia doméstica?

crónica violencia doméstica

A pesar de que se cree que ya está en su tierra natal, la policía sigue tras la pista del sospechoso para hacerlo pagar por sus fechorías. Confían en que algún día el brazo de la justicia lo alcanzará. Yenny considera su “osadía” de haber huido como un vil acto de cobardía. Ojalá que todas esas mujeres e incluso hombres que me leen y que a lo mejor ahora mismo están pasando situaciones similares a las de esta madre suramericana, despierten y reaccionen antes de que sea demasiado tarde.

Muy rara vez una víctima de abuso sexual y violencia doméstica decide dar la cara y exponer su caso, pero Yenny está tan dolida que no quisiera saber que alguien más pasa por lo que a ella le tocó, así que por eso quiso hacer pública su historia. Muchas gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Archivado como: crónica violencia doméstica

Suscríbete a nuestro boletín semanal y participa por una gift card de $100 cada mes. Recibe tus noticias favoritas en tu bandeja de correo electrónico desde hoy mismo.