Crónica: Violan y torturan a madre hispana frente a sus hijos

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: Violan y torturan a madre hispana frente a sus hijos
Alguacil de Gwinnett
  • Crónica: Violan y torturan a madre hispana frente a sus hijos.
  • Los cinco latinos involucrados ya fueron condenados por esas atrocidades.
  • Se trató de una venganza en contra de la mujer por haber abandonado a su marido por otro.

Cuatro jóvenes hispanos de Georgia fueron condenados a varias décadas de prisión luego de que las autoridades los encontraran culpables de cometer varios actos atroces en contra de una mujer también residente del área.

Ana Bárbara López, de 19 años; Francisco Joshua Palencia, de 21; Josué Ramírez Aguilar y Ángela García, ambos de 22 años, tendrán que pasar el resto o gran parte de sus vidas tras las rejas luego de que se les comprobara de que eran los culpables de agredir, secuestrar, quemar con agua caliente, violar y robarle a una mujer delante de sus hijos en su propia residencia, ubicada en Norcross.

La Fiscalía y los investigadores del condado de Gwinnett presentaron unas 160 pruebas en contra de los imputados en donde quedó en evidencia los delitos que cometieron.

Los hechos se remontan a la madrugada del 8 de mayo de 2017 cuando la policía de Gwinnett recibió una llamada que los alertó sobre el intento de robo en una vivienda.

La víctima reportó que se encontraba en la vivienda con su novio y sus hijos, cuando dos hombres enmascarados llegaron y les ordenaron salir de su hogar. Cuando se rehusaron, los individuos rompieron la ventana de una habitación.

Sin embargo, cuando les advirtieron que la policía ya estaba en camino, los delincuentes se retiraron del vecindario.

Una semana después, la mujer salió de su trabajo en una discoteca cercana, tomó un taxi y se fue a recoger a sus niños en casa de una niñera sin imaginarse que la estaban esperando adentro de su hogar.

Crónica Violan torturan madre
El trío es el que cometió el ultraje con la complicidad de dos mujeres. (Alguacil de Gwinnett)

Una vez entró por la puerta principal de su apartamento con su bebé de cinco meses y su otro pequeño de tres años fue emboscada por la misma pareja de enmascarados.

El otro hijo de la mujer, que en ese entonces tenía tres años, fue empujado de la escena por uno de los sujetos.

Mientras, los individuos empezaron a golpear a la mujer y la arrastraron hasta la cocina, en donde estaban hirviendo dos ollas grandes llenas de agua.

Crónica: Violan y torturan a madre hispana frente a sus hijos

Una vez en la cocina, los sujetos arrojaron el agua caliente a la víctima, causándole quemaduras de segundo grado en el cuello, hombro, espalda y costado. La mujer también recibió descargas de una pistola eléctrica.

La Fiscalía dijo que el más “bajito” de los dos sospechosos llevó a la víctima a la habitación donde la obligó a practicarle sexo oral y luego la violó. Luego entró el segundo de los desconocidos y también la asaltó sexualmente.

Durante el asalto sexual, el niño de tres años de la víctima se metió a la recámara y se sentó en la cama llorando.

Cuando ya ambos la habían violado como quisieron, huyeron del apartamento y la víctima se levantó entonces para llamar al 911.

Más tarde, se dio cuenta que faltaban numerosos artículos de su apartamento. Entre ellos, un televisor, joyas, zapatos, un bolso y su cachorro, un pastor alemán de dos meses.

Los detectives de la unidad de Investigaciones de la Escena del Crimen (CSI) recuperó huellas dactilares que después fueron claves para dar con los imputados.

El primero en ser arrestado y acusado fue Josué Ramírez, quien al verse presionado, confesó ser parte del ataque y reveló las identidades del autor intelectual del delito.

Señaló a José Carranza, exmarido de la mujer y padre del niño de tres años de la mujer. El hondureño se encontraba recluido en la cárcel de Inmigración de Irwin y desde ahí planeó todo para vengarse de su ex por tener otra pareja.

Crónica Violan torturan madre
Las pertenencias de la víctima fueron encontradas en las casas de las novias de los imputados por lo que también fueron acusadas. (Alguacil de Gwinnett)

De hecho, el trato era que desfiguraran a la víctima de forma permanente con ácido, pero estos no pudieron encontrar ese líquido.

Carranza, quien valiéndose de su posición como padre del menor de la víctima, hablaba con ella frecuentemente para sacarle información sobre sus horarios de trabajo y cuándo estaría en casa.

Crónica: Violan y torturan a madre hispana frente a sus hijos

Ramírez reconoció que reclutó a Francisco Palencia (alías ‘Chino’) para ayudarlo a llevar a cabo el ataque.

La novia de Ramírez, Ángela García, y la novia de Palencia, Ana López, aceptaron ayudar a cambio de quedarse con los bienes robados y 500 dólares en efectivo.

Los detectives de la policía de Gwinnett allanaron los domicilios de ambas mujeres y rescataron varias de las pertenencias de la mujer, excepto su perro. Las mujeres fueron arrestadas como cómplices.

García y López admitieron haber servido como vigilantes el día del ataque mientras que sus novios esperaban adentro a que ella regresara a casa.

Ramírez y Palencia confesaron haber agredido a la víctima y se culparon mutuamente del asalto sexual. Ninguno lo confesó como propio, pero tampoco negaron que no hubiera ocurrido.

Los investigadores obtuvieron las grabaciones de las llamadas efectuadas desde la prisión por parte de Carranza y se comprobó que durante las tres semanas previas al ataque había hablado muchas veces con Ramírez y Palencia.

Crónica Violan torturan madre
José Carranza Castro Santos es la expareja de la víctima y padre de su hijito de 3 años. (Alguacil de Gwinnett).

Este les había pedido que le cortaran la cara y la golpearan hasta desfigurarla.

Carranza y Ramírez se declararon culpables antes del juicio y recibieron una sentencia de cadena perpetua.

Tanto López como García se declararon culpables antes del juicio y recibieron una sentencia de 30 años.

Tras entrevistar a más de 13 testigos, el jurado encontró a Palencia culpable de todos los cargos y una ofensa de crueldad infantil.

Palencia fue sentenciado a 111 años de cárcel, seguidos de cadena perpetua.

Terrible historia. La buena noticia es que estos delincuentes ya están pagando por sus fechorías. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico.