Crónica: Una tragedia anunciada… Si tan solo lo hubiera reconocido a tiempo…

  • Crónica: Una tragedia anunciada… Si tan solo lo hubiera reconocido a tiempo…
  • El hombre le dio el peor castigo a su mujer, tras arrebatarle a su más preciado tesoro.
  • Tras atrincherarse con su pequeño, las autoridades lo rodearon, pero tomó la peor decisión de su vida.

¿Cuántas veces lo vimos antes? Quizá nuestro vecino, algún familiar o tu esposo.

Seguro que esto no debía pasar. Cuando conoces a alguien y te enamoras, piensas que es para siempre y que la vida será estupenda a su lado. Y lo es, ¡claro que sí!

Durante un tiempo, que debiera ser eterno, todo son besos apasionados y promesas, todo marcha sobre ruedas. Hasta el día en que él se enoja porque algo no le gustó. Una tontería. Un gesto, una falda más corta de lo previsto, un lápiz de labios más osado… entonces, de la nada, aparece del fondo de su alma un ogro temible que grita insultos, obscenidades y te acusa de algo injusto.

Que quieres llamar la atención, que provocas a los “machos”, que qué te vienes creyendo, que a él “con esas” no le vengas. Y te asustas. ¿Quién es ese hombre?

No quieres creer la verdad. Fue solo un momento porque está estresado. “Yo tengo la culpa porque le hice enojar”. Casi pides perdón sin saber exactamente de qué. Y él se calma, te pide disculpas, te besa, te abraza. “Disculpa, mi amor, no quise… es que me ciego porque te amo”.

Y tú, mujer todo corazón, se lo aceptas.

Pasa el tiempo, se suceden estos intervalos de furia y dulzura cada vez con más frecuencia hasta que en uno de ellos, se le va la mano y te golpea. La impresión es fuerte. El latigazo en la cara que arde, el sabor caliente y salado de la sangre de tu boca, el miedo mezclado con incredulidad.

“Algo debo estar haciendo muy mal, me merezco que me pegue, dice que me ama y yo le haga enojar”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+