Crónica: Al calor de los tragos la situación se volvió caótica

Crónica: Al calor de los tragos la situación se volvió caótica

A veces el sistema de justicia estadounidense tarda o es injusto ante la vista de algunos, pero de que a todo el que viola la ley tarde o temprano le llega su día, eso es una realidad.

Herrera es un ejemplo de ello. Finalmente, tras un año y medio de gozar de libertad tras la muerte de Rodríguez le tocó rendir cuentas.

La semana pasada fue sentado en el banquillo de los acusados. Frente a él estaban la esposa e hijo de la víctima, que anhelaban el peor castigo posible para el verdugo del proveedor de su hogar.

Para su mala suerte, no fue así. Herrera se amparó a un recurso legal que le ofreció la Fiscalía para evitar un posible largo y costoso juicio.

El imputado se declaró culpable de la acusación y a cambio de eso recibió un castigo relativamente suave en comparación de si se hubiera declarado inocente.

El juez a cargo del caso determinó que 10 años de condena eran suficientes para darle una lección.

Archivado como: Crónica tragos situación caótica

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+