Crónica: Torturó y violó a su propio hijo con un palo

  • Crónica: Torturó y violó a su propio hijo con un palo.
  • Al niño le tocó vivir toda clase de experiencias dolorosas y desagradables.
  • El padre del menor es candidato a la pena de muerte, pero existe una pequeña posibilidad de que el destino le de una segunda oportunidad para enmendar su vida.

Mauricio Alejandro Torres es un claro ejemplo de lo que es ser un mal padre. Y es que este sujeto de 50 años torturó a su propio hijo sin tener la mínima misericordia.

De hecho, el último sufrimiento que vivió el pequeño Maurice ‘Isaiah’ Torres fue cuando su papá le introdujo un palo por el recto, el cual le produjo una severa infección que lo mandó a la tumba.

Aunque nos cueste creerlo, con ese nivel de crueldad trataron a ese pobre e inocente niño de tan solo 6 años.

Pero antes de que falleciera tras ser violado con ese objeto contundente, Isaiah ya había experimentado todo tipo de torturas.

En las navidades le daban regalos, pero al abrirlo se topaba con un puñado de carbón, mientras que a su hermana mayor de 12 años le daban juguetes reales.

Pero esa tortura emocional es en realidad poco para todo lo que le tocó pasar en vida al pequeño Isaiah.

En el juicio que enfrentó Torres quedó en evidencia cómo el menor era obligado a dormir hasta por un mes en una jaula para perros o estar largas temporadas en un bote de basura cada vez que hacía alguna travesura.

Pero aún falta más, pues un día a este mentado Mauricio, también se le ocurrió sacarle un par de dientes al menor con unas pinzas.

Y cuando Isaiah se excedía al llorar ante semejante trato de su padre, este le pegaban con una correa de cuero, cables de electricidad y hasta con un palo.

Y para colmo de males, al pobre Isaiah ni siquiera lo alimentaban bien, pues cuando le iba bien era al comer arroz, ya que generalmente le daban solo nueces o mantequilla de maní.

El pequeño la estaba pasando tan mal, de que una vez que se enfermó lo ingresaron al hospital y se sentía feliz en esa camilla, porque finalmente podía estar acostado en una cama, ver televisión y alimentarse con “comida de verdad”.

Lamentablemente nadie en el centro médico se dio cuenta a tiempo de todo lo que el pobre chico estaba viviendo en su propio hogar.

Y lamentablemente ni siquiera su propia madre, Cathy Torres, fue capaz de defenderlo, ya que ella misma presenció todos esos abusos y hasta los encubrió.

La mayor parte de lo que Isaiah vivió a su corta edad se sabe gracias a que su hermanita sí se atrevió a exponerlo en la corte ante el jurado y el juez que juzgaron a sus padres.

La adolescente expuso que en muchas ocasiones le tocó tomar comida extra y esconderla para llevársela a su hermano menor, pero que de los malos tratos nunca pudo salvarlo por miedo a convertirse en la siguiente víctima.

La menor que es estudiante de séptimo grado, declaró además que hasta el día de hoy no logra asimilar porqué a Isaiah lo trataron diferente desde el día en que nació.

Sus padres lo veían peor que a un extraño, como si fuera su enemigo, según indicó.

Ese fatídico día en que mataron al pequeño Isaiah tras penetrarle el ano con un trozo de palo fue porque se atrevió a desafiarlos al comerse sin permiso un pedazo de pastel.

Crónica Torturó hijo palo

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+