Crónica: Torturó a su hija porque faltó a la escuela

  • Crónica: Torturó a su hija porque faltó a la escuela.
  • Una madre hispana golpeó y mordió a su hija adolescente brutalmente porque no fue a estudiar.
  • La versión exagerada del “chanclazo” la llevó a estar acusada de abuso infantil.

Cuando yo era pequeño y mi mamá se enojaba mucho, pero mucho, por alguna travesura que yo hacía, a lo sumo se sacaba la chancla y me amenazaba con ella.

Muchos hispanos nos hemos criado con esa costumbre, y, a veces, nos hemos llevado un chanclazo al pasar. O hemos ligado una palmada.

Ya eso quedó atrás y hemos aprendido los padres de hoy que, de ninguna manera, podemos golpear para educar. Es impensable que unos padres amorosos reprendan con maltrato un comportamiento mal aprendido de sus pequeños.

Golpear a un niño, humillarlo, insultarlo o hacerle de menos no lo corrige… muy al contrario, lo daña profundamente y puede resultar al revés de lo esperado.

La violencia engendra violencia.

Por eso, lo que hizo esta madre hispana es una vergüenza para ella, para la comunidad y para el avance de toda una generación.

Es que no me sirve de disculpa eso de que “me educaron así”. Hay que abrir la cabeza y aprender, no repetir esquemas equivocados de la infancia.

Esta madre, Ana Friarosario, solo tiene 33 años, así que sí sabe que golpear no está bien. Pertenece a la nueva generación que está criando a los adultos de mañana. ¿Y qué hizo?

torturó a su hija

Miami-Dade Police

Su hija, de 14 años, no asistió a la escuela ese día. Se escapó. Faltó. Decidió que hacer cualquier otra cosa era mejor que acudir a clase.

Mal hecho. Eso no lo discuto.

Pero, cuando llegó a su casa, un departamento en un complejo al Sureste del Condado de Miami-Dade, se debe haber arrepentido de su travesura.

¿Qué hubieras hecho tú si descubres que tu adolescente se escapó y no fue a la escuela?

Desde luego, espero que algo diferente a lo que hizo Ana. Ella torturó a su hija.

Ella golpeó a su hija.

Al principio debe haber sido una bofetada, supongo, en medio de una discusión acalorada. La adolescente, creo yo, no debe haberse quedado callada. Quizá contestó mal a su mamá… pero lo que siguió no tiene disculpa.

Ana se cebó y se cegó con la violencia. Golpeó a la niña con un cinturón en los brazos, la espalda y la pierna, de acuerdo al informe de arresto.

Y, aunque no lo creas, no le pareció bastante.

Entonces la agarro de nuevo y la golpeó en la cara. Y después, la mordió… sí, me lees bien, mordió a la adolecente en la espalda.

¿Qué se supone qué es eso? ¡Una barbaridad sin nombre!

La golpiza fue tan grande, que los vecinos, alarmados, tuvieron que avisar a la policía.

Las autoridades llegaron al departamento, en el bloque 11000 de Southwest 189th Terrace, y arrestaron a Ana Friarosario.

De acuerdo a los documentos policiales, la niña de 14 años, tenía un ojo morado, marcas de cinturón y hematomas.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+