Crónica: Te espero del otro lado, papá

blank
blank

  • Crónica: Te espero del otro lado, papá.
  • Lucharon por estar juntos, pero el destino parecía jugar con ellos.
  • Heidy no pudo soportarlo, sigue esperando a papá del otro lado.

“Te espero del otro lado, papá”, dijo Heidy en un susurro.

“Sí, mi amor, ya no tardaré. Te prometo que vamos a estar juntos pronto. Te lo juro, mi hija”, contestó Manuel.

“Te quiero, papá”.

Manuel contuvo un sollozo en la distancia. “Yo te adoro, mi vida”.

Tantas veces se habían dicho las mismas palabras a lo largo de los años…

Al principio Heidy era tan pequeña que solo se escuchaba su respiración cuando le hablaba por teléfono. Después fueron balbuceos, más tarde español lleno de tropiezos infantiles… pero siempre la misma conversación.

blank

La niña crecía lejos de él. Sola con los abuelos en su Honduras natal. La madre los había dejado cuando ella era apenas un bebé, así que emigró a Estados Unidos para buscar un mejor futuro. Y esa búsqueda le estaba tomando años y años.

Su relación con Heidy era telefónica, pero su amor trascendía todo. El sueño de sus vidas era estar juntos. Juntos para siempre.

Cuando Heidy encontró a su abuelo agonizando en las calles de El Progreso por culpa del ataque de unos pandilleros, seguramente de la MS-13, Manuel supo que había que hacer algo más.

Ya no quedaba nadie para cuidar a la niña en Honduras más que la abuela y su hermana. Estaban solas y en riesgo.

Manuel se subió a un avión y dejó atrás Long Island, a su hermana Jessica ya establecida allá y sus sueños de un mejor futuro. Volvió a casa para retorcerse de dolor por la pérdida de su padre, a la que siguió la de su madre por complicaciones con la diabetes (eso dijeron los médicos… pero Manuel sabía que murió de tristeza) pocos meses después.

La felicidad de compartir su vida con Heidy estaba ensombrecida por la inseguridad y la incertidumbre. De nuevo en el punto de origen. Honduras sin futuro y en peligro. Era como una pesadilla que giraba en círculos y no terminaba nunca.

Y Manuel tomó una nueva decisión. ¿Te la imaginas?

¿Qué hubieras hecho tú en su lugar?

Envió a Heidy y a su hermana a Estados Unidos con su otra hermana Jessica.

Primero llegó Heydi, de 9 años, y meses después, Zoila.

Solo faltaba Manuel.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank