Crónica: “¿Te acuerdas de mí?”… Ojo por ojo, diente por diente

  • Crónica: “¿Te acuerdas de mí?” … Ojo por ojo, diente por diente.
  • La ley del talión en su versión hispana… ¡Escalofriante!
  • Un partido de fútbol acaba de la manera más increíble y espantosa.

El partido de futbol estaba por comenzar y Silverio Acosta, de 46 años, se sentía el espectador más orgulloso ese día.

No es para menos, su hijo menor se encontraba entre los jugadores titulares que disputarían la gran final.

Acosta y su familia habían llegado temprano ese día, pues querían garantizarse un buen lugar en la gradería y así poder apreciar mejor los goles de su equipo favorito.

Seguramente planeaban gritar hasta donde su voz y gargantas se los permitieran. Lo que menos se imaginaron es que gritarían y llorarían, pero de dolor.

Frente a Acosta se paró de repente un sujeto de aspecto joven.

te acuerdas de mí
“¿Te acuerdas de mí?”, le preguntó el desconocido… Mientras que Acosta lo veía minuciosamente para tratar de recordarse y así poderle dar una respuesta favorable.

Sin embargo, el individuo decidió no esperar su respuesta, ya que, acto seguido, desenfundó un arma y le disparó a quemarropa varias veces.

Una de las balas le pegó en el rostro, la otra en el pecho y, por último, le dieron un tiro de gracia en la cabeza, el cual le causó la muerte de inmediato, de acuerdo con los reportes policiales.

Ante el estruendo de las detonaciones los jugadores y aficionados entraron en pánico y comenzaron a correr despavoridos para prevenir ser alcanzados por las balas.

El asesino trató de aprovechar ese alboroto para darse a la fuga, pero, para su mala suerte, en la cancha ese día había un par de policías cerca precisamente para garantizar la seguridad del partido.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+