Crónica: Su adicción al alcohol hunde a hispano en prisión

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Gwinnett County Sheriff
  • Crónica: Su adicción al alcohol hunde a hispano en prisión
  • El latino fue condenado a cadena perpetua por su problema con la bebida
  • Sin duda alguna Nicolás Herminio Reyes aprendió la lección demasiado tarde

Un latino de Georgia deberá pasar el resto de su vida en prisión tras acumular una serie de delitos relacionados con sus problemas con el alcohol.

Los líos legales para Nicolás Herminio Reyes, de 43 años, comenzaron en octubre de 2002, cuando fue arrestado por conducir intoxicado, falta conocida en inglés como DUI.

El mexicano fue liberado tras pagar una fianza, pero no se presentó a su cita ante un juez estatal, por lo que un año después, en octubre de 2003, volvió a ser detenido.

En marzo de 2004, a Reyes lo volvieron a sorprender tras el volante completamente embriagado.

Sin embargo, otra vez volvió a correr con la suerte de que le concedieran la libertad bajo fianza.

La que sí corrió con mala suerte fue la novia de Reyes, Sadot Carmona, quien fue asesinada por el mexicano justo unos meses después de su liberación.

Crónica adicción alcohol prisión

La madrugada del 1 de agosto de 2004, Reyes y Cardona estaban departiendo en una fiesta de cumpleaños en su casa con algunos de sus familiares y amigos cuando de repente, al calor de los tragos, comenzaron a discutir.

La pelea se tornó tan acalorada, según dijeron algunos testigos, que la mujer se vio en la necesidad de pegarle a su novio con una botella de cerveza en la cabeza.

El sujeto salió del hogar tras la petición de algunos de sus parientes y se fue a dormir al carro.

Lo que nunca se imaginaron es que cuando la fiesta terminara, Reyes regresaría a la vivienda para tomar venganza por lo que consideró una agresión, según las autoridades.

Crónica adicción alcohol prisión

Sin que nadie se diera cuenta, entró a la habitación de su pareja y la apuñaló varias veces, de acuerdo con la evidencia que se presentó en su contra.

La víctima presentaba múltiples lesiones en el pecho, cuello y otras partes de su cuerpo, las cuales acabaron con su vida en el acto.

Su cuerpo fue encontrado la mañana siguiente por algunos de sus allegados, que llamaron de inmediato a la policía. Sin embargo, para esa hora el asesino ya se había dado a la fuga.

Archivado como: Crónica adicción alcohol prisión

Crónica adicción alcohol prisión

Pero tarde o temprano la justicia siempre llega. Reyes fue capturado en California en 2016, por agresión en contra de un niño, otra vez, bajo la influencia del licor.

Aunque en esa oportunidad dio información falsa, tras su detención cotejaron sus huellas dactilares y el ADN, lo que arrojó positivo con el sospechoso del crimen en Georgia, por lo que decidieron mejor juzgarlo por el crimen y no por el delito último por el cual había sido apresado.

La semana pasada un jurado del condado de Gwinnett encontró al imputado culpable de los cargos de asesinato y asalto agravado, tras varios días de deliberación.

Archivado como: Crónica adicción alcohol prisión

Crónica adicción alcohol prisión

Irónicamente, la misma sangre que encontraron en la botella que su novia le quebró en la cabeza unas horas antes de su asesinato es la que encontraron los investigadores en la navaja con la que se cometió el crimen.

La esposa de Reyes, quien vive en México, atestiguó contra su marido, alegando que ella también sufrió violencia domestica de su parte.

La mujer declaró que una vez que le pidió el divorcio este la persiguió hasta el baño y le metió la cabeza en el inodoro.

Archivado como: Crónica adicción alcohol prisión

Tras considerar esa información como “vital”, el jurado unánimemente lo declaró culpable del homicidio, por lo que un juez estatal lo condenó a cadena perpetua.

Con esta sentencia, la Fiscalía dijo que Reyes no volverá jamás a infringir la ley ni a atentar contra personas inocentes.

Increíble, para que veamos hasta dónde llega el descontrol de algunas personas en lo que respecta a las bebidas embriagantes.

Archivado como: Crónica adicción alcohol prisión

Han sido tantos los casos que he documentado de personas que literalmente arruinaron sus vidas por las adicciones.

Son incontables las historias que he expuesto de sujetos que mataron a otros cuando conducían borrachos o drogados.

También la de individuos que, al calor de los tragos, cometieron crímenes atroces y cuando recapacitaron, ya era demasiado tarde para enmendar el daño.

Muchas gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Archivado como: Crónica adicción alcohol prisión

Regresar al Inicio