Crónica: ¡Sorpesa, sorpresa! Tragedia familiar en Texas

blank
blank

  • Crónica: ¡Sorpesa, sorpresa! Tragedia familiar en Texas.
  • El coronavirus no es para tomárselo a broma, y si no, mira lo que le pasó a esta familia.
  • ¡Sorpresa, sorpresa! La fiesta de cumpleaños que terminó de forma trágica.

Ya se está abriendo todo. Estamos muy cansados de la curentena, las mascarillas y que nos digan que no podemos hacer. Es verdad, esta pandemia nos tiene a todos hasta la corona, nunca mejor dicho.

Pero, pareciera, hermano, que este virus maldito está esperando eso, que nos cansemos y nos relajemos para pegarnos donde más nos duele.

Por favor, ten cuidado. No dejes de observar los protocolos sanitarios de distancia de seguridad, ponte la mascarilla aunque te moleste, no vayas todavía a grandes reuniones.

Sé que es difíci y que, si esta noche te invitan a un cumpleaños, vas a querer ir.

No digo lo contrario, yo tambien querría. Claro que sí. ¿Qué hay mejor que reunirse con los que más quieres y celebrar? Unas cervezas, comida deliciosa en la parrilla, el calorcito del verano.

Pero tienes que seguir atento, sobre todo si entre los que más amas, precisamente, hay personas que tienen alto riesgo de enfermarse de coronavirus, como ancianos o personas con problemas médicos previos.

¡Qué pesado! Estás pensando, este Mario ya está con la cantinela del COVID-19.

Pues sí, toca, hermano, porque lo que te voy a contar me ha servido de recordatorio personal. Y, a ti, apuesto que también te va a servir.

Mira, ocurrió en Texas, no en el fin de mundo.

Ron Barbosa está horrorizado.

Y no es para menos.

Sucedió que su sobrino hizo una fiesta sorpresa para su nuera por su cumpleaños. A Barbosa no le pareció buena idea por los riesgos de contagio que eso podría suponer y no quiso ir.

Le dijeron de todo, imagino, desde antipático a exagerado, pero el hombre se mantuvo en sus trece.

Sus padres, de más de 80 años, y su hermana, enferma de cáncer, dudaron. El papá de Ron, frank, no fue, pero la mamá pasó “un minuto” a dejar algo en la fiesta. Tenía demasiadas ganas de ver a la familia después de meses sin reunirse.

“Será solo un ratito, estaremos bien”, le dijeron.

La fiesta duró nada más que un par de horas, pero hubo unos 25 asistentes a la misma. No es que hicieran nada ilegal, tuvieron cuidado con los protocolos del estado, pero lo que no sabían es que no era suficiente porque el anfitrión de la fiesta ¡estaba infectado con COVID-19!

El sobrino de Ron Barbosa infectó, sin saberlo ni quererlo, a 7 personas, que, a su vez, infectaron a otras 10, de los cuales, dos son niños.

O sea, 18 familiares se contagiaron por dos horas de fiesta sorpresa de cumpleaños.

Crónica: ¡Sorpesa, sorpresa! Tragedia familiar en Texas

Crónica: ¡Sorpesa, sorpresa! Tragedia familiar en Texas

“¡Sorpresa, sorpresa!”, cantaron todos a coro aquel día. Pero no que no sabían es que la sorpresa real y trágica llegaría después.

La madre de Ron Barbosa, Carol, fue ingresada en el hospital después de dar positivo el 6 de junio. Su padre, Frank, está en terapia intensiva, muy grave, con su vida pendiendo de un hilo por complicaciones con el virus.

Su hermana, Kathy, también estuvo en peligro pero, tanto ella como Carol, ya pudieron volver a casa.

Estamos en veremos con Frank, que está siendo tratado con plasma de alguien que ya estuvo enfermo de coronavirus y se recuperó.

Por favor, las cosas se están poniendo difíciles otra vez, si es que alguna vez no lo estuvieron, con el coronavirus. Ten cuidado, cuida a los tuyos.

Gracias por leer mi crónica de hoy para Mundo Hispánico, te espero en la de mañana, como siempre.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank