Crónica: Sin pasaporte por su color de piel

  • Crónica: Sin pasaporte por su color de piel
  • A María Soto le negaron el pasaporte a pesar de ser ciudadana por su… ¡color de piel!
  • Otra historia tremenda de hispanos discriminados por ser hispanos.

Ese viaje a Perú con su esposo era lo que María había estado planeando con emoción contenida durante meses. ¡Ya se imaginaba allí, disfrutando de un destino maravilloso! Solo le faltaba el pasaporte, así que, como cualquier ciudadano… aplicó.

“Mira, amor, ya envío los documentos y el mío está listo. ¿Tienes todo lo tuyo?”, preguntaba a su esposo.

Él sonreía, le gustaba verla tan contenta. Habían ahorrado durante meses y habían planeado durante años.

“Sí, amor”, le respondía con un beso. “Preocúpate por mi equipaje, mejor… ¡No quiero olvidarme nada!”

María envió su certificado de nacimiento en California y todos los otros requerimientos necesarios para su pasaporte: copia certificada por el estado de California, su licencia de conducir, su tarjeta de la seguridad social, una carta de su colegio en México y sus antecedentes médicos. Lo echó al correo y se olvidó del asunto. Había cosas más importantes, como elegir una buena cámara.

La sonrisa de María es contagiosa. Una mujer feliz y plena.

Sus padres, originarios de México, lo hicieron bien. Emigraron a Estados Unidos y cuando María nació, en 1971 en Los Angeles County Hospital en California, guardaron celosamente su certificado de nacimiento.

Como las cosas estaban difíciles para criar una niña y trabajar por un futuro estable, mandaron a la bebé a México con sus abuelos. Pero estaban tranquilos. Sabían que María era estadounidense.

De hecho, siempre cruzó la frontera como tal.

Cuando cumplió 18 años, eligió volver de México y asentarse en el sur de Oregon. Pero no llegó sola. Trajo a su esposo, al que ‘esponsoreó’ como ciudadana para que consiguiera su green card. Y aún lo hizo dos veces más para esponsorear a su mamá y su hermano.

Ya tenía todo listo. Solo faltaba que llegara su pasaporte.

Y llegó la comunicación del Gobierno. No podía obtener su pasaporte porque “no había enviado suficientes pruebas de que fuera una ciudadana americana”. ¡Eso a pesar de su certificado de nacimiento y de que el mismo estado la había aceptado como espónsor para sus familiares!

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+