Crónica: Será deportada por culpa de sus pitbull

Mario Guevara te cuenta uno de los sucesos más escalofriantes relacionados con ataques de perros y un giro inesperado en esta crónica.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Crónica: Será deportada por culpa de sus pitbull
  • Una anciana hispana de 76 años fue atacada brutalmente por tres perros de raza pitbull en Dallas.
  • La dueña de los animales, identificada como Martha Yescas, tiene una orden de deportación pendiente.

María Lupita Robledo se levantó esa mañana en Dallas con ganas de caminar un poco. Sus ya 76 años no impedían que disfrutara de una buena caminata por el parque.

Se puso los zapatos y agarró las llaves. Volvería a tiempo para cocinar el almuerzo.

Martha Yescas, por su parte, miró por la ventana de la cocina. Los perros estaban en el jardín ladrando cuando alguien pasaba cerca.

Martha Yescas-Lira mugshot Photo credit: Dallas County Sheriff’s Department

Eran tres pitbull que su hijo amaba y, además, mientras se los cuidaba, la servían como defensa. Nunca se sabe cuándo ‘La Migra puede aparecer. De vez en cuando, caía en la realidad de que tenía una orden de deportación pendiente.

Pero no quería volver. No quería salir de Estados Unidos.

“¡Ya, basta, dejen de ladrar!” les gritó a los perros.

Ellos la miraron por un instante con sus ojos dorados y sus enormes cabezas. Por un rato quedaron sentados, pero estaban alterados. Ella no era su líder.

Crónica: Sus pit bull la llevaron a la deportación
Uno de los pit bull implicados en el ataque. @DavidSFOX4

Había una escuela cerca y un parque, se escuchaba a los niños gritar y jugar cuando la brisa traía el sonido desde ese lado.

Uno de los perros comenzó a cavar con sus patas poderosas bajo la cerca.

María caminaba resuelta. Pensaba en sus cosas. Era una mañana normal de un día normal. Eso pensaba ella… pero pronto todo cambiaría.

Martha se acercó de nuevo a la ventana. Los tres perros estaban husmeando algo en la cerca. Uno de ellos intentaba meter la cabeza por debajo.

“Bueno, tengo que decirle a mi hijo que refuerce eso o los ate”, pensó. Pero nunca imaginó que ya era tarde.

El primer pitbull metió la cabeza en el hoyo que había excavado y se retorció hasta que pudo atravesarlo. Los otros dos le siguieron sin dudarlo.

Ahora eran tres enormes animales con el instinto desatado… y María estaba justo allí.

La anciana escuchó una especie de ladrido profundo antes de paralizarse de terror. Esos tres animales la rodeaban cortándole el paso.

“¡Fuera!, ¡largo!”, les gritó con la voz temblorosa, y alzó el brazo para defenderse.

Eso hizo que uno de los pitbull la atacara directamente, lo que sirvió como detonante para que los otros dos lo imitaran.

María gritaba, sentía cada mordida, cada pedazo de carne desgarrada, el olor a sangre, su sangre, mezclado con el aliento de los perros tan cerca de su rostro.

Ellos mordían, desgarraban, volvían a morder, gruñían.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1573662749/james-garcia-1_ylv3on.jpg” url=”https://mundohispanico.com/cronica-hispano-mata-perro-de-su-madre-porque-no-le-dejo-tener-sexo/” title=”Crónica: Hispano mata perro de su madre porque no le dejó tener sexo”]

Archivado en: Crónica: Hispana será deportada

Crónica: Será deportada por culpa de sus pit bull, por Mario Guevara

Ella desfallecía, el dolor era tan grande que sentía que la estaban despedazando y cerró los ojos.

Había dos hombres cerca que vieron el instante en que María desparecía bajo los perros. Actuaron con valor, casi sin pensar.

Uno de ellos agarró un poste y comenzó a golpear a los perros.

El otro, viendo que ya no había más tiempo, saltó a su camioneta y los embistió. Una vez, dos veces. Era como golpear acero. Los animales estaban enceguecidos.

“¡Muéranse!¡Dios mío, suéltenla!”, vociferaba mientras intentaba atropellarlos para detener el ataque.

Crónica: Será deportada por culpa de sus pit bull, por Mario Guevara

Uno de los perros aulló, finalmente los dos hombres habían conseguido hacer que los pitbull soltaran a María. Pero la anciana estaba muy malherida.

Martha escuchó las sirenas de la ambulancia y la policía, algo había pasado en el parque. Por tercera vez esa mañana miró por la ventana… pero los perros ¡no estaban!

Había un agujero en la cerca. Sirenas y gritos de personas. Y algo le revolvió el estómago. Sabía que algo terrible había pasado.

María casi muere por el ataque de los perros descontrolados, tuvo que ser internada en la unidad de cuidados intensivos del Methodist Dallas Medical Center debido a la gravedad de las mordidas.

Los perros fueron puestos bajo guarda de Control Animal de Dallas.

¿Y Martha?

Martha enfrenta ahora cargos serios por el ataque de los perros de su hijo a María. Pero, además, con todo este asunto, saltó que tiene una orden de deportación que la enfrenta con las autoridades migratorias… y eso puede llevarla a ser deportada.

Crónica: Será deportada por culpa de sus pitbull, por Mario Guevara

Ya ves, hermano. Cualquier cosa puede llevar a otra.

En principio, la irresponsabilidad de tener animales que no están bien educados. Que pueden causar tanto daño y hasta la muerte.

Después, poner en riesgo toda una vida como inmigrante, con lo que sabemos que eso implica, por la falta de precaución. Si sabes que no puedes meterte en problemas, si sabes que tienes un familiar que debe mantenerse lejos del radar de inmigración… ¿Cómo no tener cuidado extra?

Los perros no tienen la culpa, son los dueños.

Quizá podríamos decir que Martha no tiene la culpa, que son los perros de su hijo la que la han puesto en esta situación.

Pero María casi pierde la vida y tardará en recuperarse. Ella sí que no es responsable de lo que le pasó.

Al final, una vez más, un asunto que nada tiene que ver con inmigración hace que alguien sea deportado.

Gracias por leer mi columna de hoy, te espero en la de mañana, como siempre.

Continua artículo relacionado