Crónica: Se pasaron de tragos y ahora pagarán por ello

  • Crónica: Se pasaron de tragos y ahora pagarán por ello.
  • Latinos que salieron de fiestas y manejaron tras haber bebido caen en manos de la policía.
  • Inmigración también se involucró y ahora varios de ellos serían deportados.

Parece que el tema de conducir borracho es el de nunca acabar. Por más que los medios de comunicación advirtamos sobre las consecuencias legales y la policía repita que tiene cero tolerancia, nunca falta quien se atreva a desafiarlos.

Este fin de semana, las autoridades de Georgia capturaron a una veintena de conductores que aparentemente se encontraban intoxicados y entre ellos había varios hispanos.

Tan solo en el condado de Gwinnett, en el lapso de una hora fueron detenidos tres choferes latinos la madrugada de este domingo.

Uno de los primeros en caer fue el mexicano Paulino López Duarte, de 39 años y quien iba manejando su vehículo 20 millas por arriba del límite, lo que hizo que un patrullero de la ciudad de Duluth lo parara.

El oficial solo pretendía multarlo, pero tras hablar con él se dio cuenta de dos problemas más serios: en primer lugar, que no contaba con una licencia de conducir y que, por otra parte, olía a licor.

El uniformado lo sometió a las pruebas respectivas, las cuales no logró superar, por lo cual fue arrestado y acusado de conducir ebrio (DUI).

Crónica: Se pasaron de tragos

Apenas unos minutos después del arresto de López, el mismo agente estaba deteniendo a otra conductora.

Esta vez se trataba de la colombiana Leidy Orozco Orjuela, de 32 años. El oficial asegura que se iba saliendo de su carril, por lo cual le ordenó detener la marcha.

Al parecer, ella tampoco pasó ninguna de las pruebas, por lo cual también acabó tras las rejas, aunque le concedieron una fianza de casi 1,800 dólares.

Crónica: Se pasaron de tragos

Casi de manera simultánea al arresto de Orozco, pero en otra localidad del área metropolitana de Atlanta, la policía estaba deteniendo a otro hispano.

En esa oportunidad MundoHispánico, a través de mi lente, fue testigo del arresto del ecuatoriano José Ramón Rendón Casquete.

La detención del suramericano fue bastante curiosa porque el patrullero Benny Peña, del Departamento de Policía de la ciudad de Norcross, lo siguió por varias millas hasta que se convenció de que algo no andaba bien con él.

Y es que, según las imágenes que captaron nuestras cámaras, se estaba saliendo continuamente de su carril, por lo cual lo paró antes de que fuera a ocasionar un accidente.

Cuando Peña lo abordó, le dijo la razón por la cual lo había detenido y posteriormente le pidió la licencia de conducir y Rendón le entregó una de su país.

Cuando el uniformado lo cuestionó sobre por qué no tenía una de Georgia este le dijo que porque se encontraba en calidad de turista y le entregó su pasaporte.

Peña le pidió entonces que bajara de su carro y cuando este lo hizo, dejó la reversa activada, por lo cual el vehículo quedó en riesgo de retroceder, pero afortunadamente, la policía se dio cuenta antes de que alguien resultara golpeado.

Crónica: Se pasaron de tragos

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+