Crónica: Recapturan a peligroso predador sexual de Georgia

blank
blank

  • Crónica: Recapturan a peligroso predador sexual de Georgia.
  • El astuto delincuente se desapareció del mapa en cuestión de minutos.
  • Traicionó la confianza de la familia que lo acogió cuando volvió tras ser deportado y de paso, abusó del más chico de la casa.

Tras cinco días de haber sido liberado accidentalmente, un peligroso predador sexual infantil de Georgia ya está de nuevo donde merece: tras las rejas.

Tony Muñoz Méndez, de 31 años, tuvo un golpe de suerte el pasado viernes 25 de octubre cuando los custodios que lo vigilaban le abrieron su celda y le dieron la buena noticia de que estaba en libertad.

El guatemalteco seguramente no entendía lo que pasaba, a lo mejor pensó: “¿Será esto una broma?”, pues sabía que para alguien condenado a cadena perpetua como en su caso, salir libre sería un verdadero milagro.

Pero ni lento ni perezoso, por si las dudas, decidió seguirles el juego y salió caminando como si nada por la puerta ancha, esa misma por la que había entrado un par de años atrás.

Cuando las autoridades se dieron cuenta de que no era él la persona que debía ser liberada, ya era demasiado tarde. Y es que quién sabe cómo le hizo, pero en cuestión de minutos el sujeto ya se había desaparecido por completo del mapa.

Esta equivocación de los carceleros generó un amplio despliegue policial. Agencias locales, estatales y federales unificaron esfuerzos y lanzaron a nivel nacional una intensa cacería humana para poder recapturarlo.

Y es que no se trataba de cualquier individuo, sino de un abusador de niños.

En febrero de 2013, la policía del condado de Gwinnett arrestó a Muñoz Méndez tras ser denunciado por la familia de un niño que había sido violado.

Un par de años más tarde, el sujeto fue encontrado culpable de las acusaciones y condenado a purgar cadena perpetua.

No merecía menos por todas las aberraciones que le hizo a ese pequeño, indefenso e inocente ser.

Tras resultar convicto, pasó de la cárcel de la localidad a la Prisión Estatal de Rogers en la ciudad de Reidsville, de donde lo liberaron por “error”, de acuerdo con el reporte del Departamento de Correcciones de Georgia.

Fueron horas y días intensos para poder dar con su paradero. Los investigadores intervinieron teléfonos y montaron vigilancia discreta en los hogares de todas las personas, tanto familiares como amigos del guatemalteco.

Comenzaron a espiar cada paso que daba toda persona que ellos consideraron podía ser capaz de esconder o ayudar a su peligroso fugitivo a evadir su destino.

Afortunadamente, los esfuerzos de los detectives finalmente dieron los frutos que esperaban y lograron ubicar a Muñoz Méndez.

La noche del pasado miércoles, un equipo fuertemente armado y entrenado para casos como este fueron a sacarlo de su escondite.

Lo encontraron en un punto que aún no ha sido revelado de Fort Thomas, en Kentucky, muy cerca de la línea divisoria con Ohio.

Hasta el cierre de esta nota, las autoridades no revelaron cómo es que llegó hasta ahí.

Lo que sí informaron es que al verse completamente rodeado por los oficiales de la Oficina de Alguaciles de Estados Unidos y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), no tuvo más remedio que salir y entregarse.

blank

Archivado como: Crónica: Recapturan peligroso predador

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank