Crónica: Se quisieron tomar el freeway pero el tiro les salió por la culata

Crónica: Se quisieron tomar el freeway pero el tiro les salió por la culata. Manifestantes armados con pistolas exigen fin del abuso policial

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Crónica: Se quisieron tomar el freeway pero el tiro les salió por la culata.
  • Manifestantes armados con pistolas exigen fin del abuso policial.
  • La protesta nuevamente pasó de ser pacífica a violenta y nuestro equipo se quedó en medio del fuego cruzado.

Anoche me tocó cubrir otra protesta más de los afroamericanos en contra de la brutalidad policial, pero esta fue completamente distinta a las demás.

Desde que llegué al lugar de la manifestación, ahí mismo donde dos policías blancos de la ciudad de Atlanta mataron a Rayshar Brooks, sentí que algo no andaba bien y no tardé mucho en darme cuenta del porqué.

Y es que la agresividad de algunos de los manifestantes no era solo contra las autoridades como se suponía, sino también hacia los miembros de la prensa.

Mientras que hacía mi primera transmisión en vivo junto con una de mis colegas, fuimos rodeados por tres individuos de la raza negra quienes nos amenazaron.

“Quiero saber exactamente qué es lo que tú estás reportando”, me dijo de frente uno de ellos. “Pues lo que está pasando aquí”, le respondí.

“Me refiero a qué dices sobre nosotros, porque si estás diciendo algo malo sobre el movimiento te vamos a confiscar tu equipo y a sacar de aquí”, me amenazó el sujeto.

Traté de guardar la calma y no mostrarle miedo, porque eso puede ser un motivador para que alguien abuse de su poder.

“Mira mi trabajo es ser imparcial y me limito a exponer lo que ocurre solamente. Pero recuerda que somos periodistas y legalmente no puedes despojarnos de nuestras cámaras”, sostuve.

“Bueno soy el que encargado de la seguridad de este sitio y ya estás advertido”, recalcó, justo antes de que se regresaran por donde vinieron.

Los volvimos a ver un par de veces durante la protesta, pero gracias a Dios que ya no se volvieron a meter más con nosotros.

La mayoría estaban protestando pacíficamente (de pie y algunos sentados) frente a la entrada principal del restaurante de comida rápida Wendy’s que quemaron la noche anterior, pero de repente todo dio un giro inesperado.

Todos salieron a la calle a marchar, pero por lo menos tres de los manifestantes exhibían sus armas de fuego, lo que es inusual durante las protestas.

Por un momento pensé en acercarme a ellos y preguntarles con cámara en mano sus razones para andar armados, pero algo me dijo que no debía hacerlo porque eso podría provocarlos y aumentar la tensión.

Siguiendo mi instinto preferí guardar un poco de distancia a ellos y me metí entonces entre medio de los que iban caminando, los cuales por cierto repentinamente se salieron de la vía y comenzaron a subir una colina cercana.

Su idea era evidente. Pretendían tomarse la Interestatal 75, una de las principales autopistas de Georgia, pero la jugada no les salió como ellos esperaban.

Crónica: Quisieron tomar freeway pero el tiro les salió por la culata
Mundo Hispánico

Y es que al lado de la carretera los esperaban múltiples patrullas policiales y al verlos asomar, los oficiales salieron a su encuentro y no de una forma amigable.

Crónica: Quisieron tomar freeway pero el tiro les salió por la culata

De hecho, uno de los uniformados, para colmo también blanco, empujó bruscamente a una de las manifestantes, lo que airó a sus acompañantes.

De inmediato se inició un forcejeo entre ambas partes que acabó por dos razones muy poderosas.

Por los gases lacrimógenos y gas pimienta lanzados por la policía que en segundos se propagó por los aires afectando a todo mundo, incluyendo los conductores que se habían visto obligados a detenerse para no atropellar a la gente que ya estaba en plena autopista.

Casualmente, justo en ese preciso instante en que cada cual trataba de librarse de los efectos de esos químicos, comenzó a llover a cantaradas.

Aparte del gran aguacero, un ventarrón que ni se imaginan, así que ante ese par de enormes barreras los manifestantes se regresaron y vieron fracasado su intento de cerrar el freeway.

Crónica: Quisieron tomar freeway pero el tiro les salió por la culata
Mundo Hispánico

Muchos nos refugiamos de la lluvia al interior de una gasolinera, sin imaginarnos lo que estaba a punto de suceder.

Y es que había ahí varios sujetos parados sobre vehículos gritando consignas en contra de la policía cuando de repente se escuchó una fuerte detonación. Ahí a solo un par de metros de donde su servidor y mi colega nos encontrábamos.

Casi de inmediato otra explosión, pero ya un poco más distante. No vimos quién fue el que disparó ni hacia dónde, pero sí como todos alrededor corrían a esconderse detrás de los autos que estaban ahí cargando combustible.

Nosotros también hicimos lo mismo, pero me di cuenta de que seguíamos expuestos, así que mejor corrimos hacia el interior de la tienda, el lugar más seguro en los alrededores.

Adentro del negocio encontramos varias personas literalmente bañándose en leche, pues todavía estaban afectadas por los gases que les tiraron los agentes policiales.

Minutos después la lluvia cesó y no hubo más balazos, así que regresamos a la calle, aunque completamente empapados.

Descansamos unos minutos ahí sentado a un costado del restaurante Wendy’s esperando a ver qué pasaba y poco a poco, los manifestantes se fueron reagrupando otra vez.

Cuando se formó un grupo muy grande y ya tras haber oscurecido, salieron nuevamente a marchar, esta vez iban con rumbo al precinto central de la policía de Atlanta, según anunciaron.

Crónica: Quisieron tomar freeway pero el tiro les salió por la culata

La caminata fue de más de una hora, pero no se sintió mucho, debido a la adrenalina que sentíamos al lado de la multitud.

Fue solo cuestión de tiempo para que llegaran a la barricada de la policía local que desde tempranas horas se dispuso a resguardar su cuartel para prevenir que fuera a ser quemado como ocurrió en Minnesota tras la muerte de George Floyd.

Los manifestantes se apostaron justo enfrente de la tropa que aparte de sus armas de fuego de su equipo de rutina poseían enormes escudos, cascos, máscaras antigases y los temidos garrotes conocidos en algunos países latinoamericanos como ‘macanas’.

Crónica: Quisieron tomar freeway pero el tiro les salió por la culata
Mundo Hispanico

El enfrentamiento duró solo un par de minutos. Más fue la gran caminata que dimos todos pues al final a todos (excepto los periodistas que los acompañábamos y seis manifestantes que fueron arrestados) les tocó devolverse corriendo.

Así acabó la protesta de anoche, pero los participantes, en su mayoría jóvenes afroamericanos, prometieron que hoy estarían de vuelta en el mismo sitio y más fuertes que antes.

Ahí estarán otra vez nuestros lentes para tratar de traerles a ustedes las mejores imágenes de la jornada. Solo espero que la situación no sea tan caótica ni peligrosa como ayer y que todos podamos regresa a casita con nuestros seres queridos.

Muchas gracias por ver mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado