Crónica: Quisieron hacer el trío perfecto, pero les fue muy mal

  • Crónica: Quisieron hacer el trío perfecto, pero les fue muy mal.
  • Madre latina vendió a su bebé recién nacido a pareja por $2,000.
  • Tanto la mujer como los compradores ya están tras las rejas.

Al sistema de emergencia 911 entró una llamada muy inusual: “Por favor vengan cuanto antes porque aquí hay una mujer que está regalando a su niño”, reportaba el denunciante.

Las autoridades desplegaron de inmediato a sus unidades más cercanas, que en cuestión de minutos dos patrullas llegaron al sitio indicado que, por cierto, se trataba de una escuela primaria.

Tras llegar, se toparon con una pareja latina con un pequeño en brazos. No muy lejos estaba otra mujer, también hispana, observándolos detenidamente.

Al ver a los oficiales, los tres comenzaron a caminar como tratando de alejarse del lugar, lo cual generó sospechas.

Los uniformados decidieron abordar a ambas partes para interrogarlas.

Primero hablaron con María Domingo Pérez, de 31 años, quien después supieron era la madre del bebé.

Inicialmente Domingo Pérez hizo declaraciones contradictorias, lo que aumentó aún más las sospechas de los agentes policiales.

Pero, finalmente, tras ser presionada, le confesó a la policía que acababa de dar en adopción a su bebé y señaló a la pareja como los “padres adoptivos”.

La investigación entonces se tornó hacia Pascual José Manuel, de 45 años, y Catarina Felipe José, de 37 años.

Los detectives hablaron con ambos, quienes rápidamente aceptaron que recién le habían pagado $2,000 a Pérez por el niño.

La policía llamó de inmediato a la agencia de Protección Infantil y los trabajadores sociales llegaron para hacerse cargo del bebé y de los otros cuatro hijos de Pérez.

Mientras tanto, los tres adultos fueron apresados y acusados de compra venta de un niño, lo cual es un delito grave.

Los investigadores determinaron que el bebé nació en octubre pasado, aunque la transacción ilegal se llevó a cabo el pasado 2 de diciembre en la ciudad de Bowling Green (Kentucky).

Si lo que Pérez hubiera querido era deshacerse de su pequeño, bien habría podido, pues existen mecanismos legales para eso.

Por ejemplo, la ley permite que acuda a un hospital y lo entregue al personal médico. En esta clase de casos, le permiten marcharse sin tener que responder a ninguna pregunta.

También podría haberlo dejado en el Departamento de Policía o de Bomberos más cercano, pero en cambio, decidió darlo ella misma en adopción.

Tras la confesión de la pareja, quedó en claro que había intereses económicos de por medio, lo cual les echó a perder el negocio sin duda alguna.

Creo que Pérez aprendió a la fuerza una gran lección. Ahora enfrenta dos largas y tediosas batallas. La primera es salir de prisión y librarse de la deportación y la segunda, recuperar la custodia de sus demás hijitos.

Crónica Quisieron trío perfecto

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+