Crónica: “Quiero deshacerme de mi mujer”

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crónica: “Quiero deshacerme de mi mujer”
  • Crónica: “Quiero deshacerme de mi mujer”.
  • El joven indígena guatemalteco Marcial Cax Puluc fue el “chivo expiatorio” de un “respetable policía de Georgia.
  • En Georgia se han registrado varios casos en la última década. Uno de ellos y creo que es el más sonado, es el de un policía que planeó un crimen que según sería perfecto, pero para su mala suerte, escrito está que todo en esta vida tarde o temprano sale a la luz.

El matrimonio no es nada fácil. Quién dijo que la vida de casados sería pan comido? Es todo lo contrario.

La diversidad de personalidades muchas veces impide que haya una relación correcta, es por eso que, según los expertos, la mayoría de los divorcios ocurren por dos razones: indidelidad o “carácteres incompatibles”.

La separación de la pareja cuando las cosas no marchan bien es cada vez más común, pero lo que afortunadamente es inusual, es que uno de los dos planee asesinar al otro para quedarse solo “disfrutando de la vida”.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1561116317/Amenaza-migratoria-1_ftpue7.jpg” url= “https://mundohispanico.com/detencion-migra-ice-plan-emergencia/” title= “Cómo actuar si ‘La Migra’ llama a tu puerta: plan de emergencia para estar preparado”]

A ninguna persona cuerda (en sus cinco sentidos) le pasará por su mente hacer algo así con ese ser que un día juró ante el altar amar, respetar y proteger.

Y peor aún cuando esa persona es la madre de los hijos de uno. Que Dios me libre de siquiera pensar en hacer algo así de terrible.

Sin embargo, tengo que reconocer que lamentablemente los feminicidios han aumentado en los últimos años en Latinoamérica y Estados Unidos.

En Georgia se han registrado varios casos en la última década. Uno de ellos, y creo que es el más sonado, es el de un policía que planeó un crimen que pensaba sería perfecto, aunque, para su mala suerte, escrito está que todo en esta vida tarde o temprano sale a la luz.

La mañana del nueve del junio de 2008, Derrick Yancey, entonces de 48 años, salió a las calles de Atlanta a buscar un jornalero que le hiciera “un trabajo en su casa”.

El oficial de la Oficina del Alguacil del condado de DeKalb se topó con Marcial Cax Puluc, un jovencito indígena guatemalteco de tan solo 18 años.

El muchacho recién había emigrado ilegalmente al país en busca de un trabajo que le permitiera sacar de la pobreza a sus ancianos padres.

Derrick Yancey
Derrick Yancey

[trend video=”442956″ player=”14557″ title=”Todos contra Joe Biden y a favor de reformar el sistema migratorio”]

Crónica: “Quiero deshacerme de mi mujer”

Cax Puluc apenas hablaba español y no sabía ni siquiera una palabra de inglés, pero conocía el lenguaje universal, el verde los dólares, pues precisamente venía por ellos.

El agente Yancey fue muy astuto. Sabía que mostrándole los billetes y hasta pagándole por adelantado lo convencería de irse con él a su hogar aun sin haberse podido comunicar verbalmente.

El inocente jornalero centroamericano no tenía ni idea de los planes perversos que el “respetable funcionario” tenía.

Yancey lo llevó a su casa y le encargó ciertos oficios. Le dijo que regresaría pronto e hizo como que se fue marchaba.

Mientras que el pobre e indefenso inmigrante hacía lo encomendado para ganarse honradamente su dinero, escuchó unas detonaciones de bala.

Se asustó al escuchar las tres detonaciones tan cerca, pero no sabía qué hacer. Ni siquiera tenía idea de donde se encontraba, pues se suponía que lo llevarían de regreso al lugar donde lo contrataron.

De repente, apareció ante él Yancey con arma en mano. Lo obligó a caminar a una de las habitaciones y se topó con una imagen horrenda.

[trend video=”442956″ player=”14557″ title=”Todos contra Joe Biden y a favor de reformar el sistema migratorio”]

Había una mujer tirada en el la alfombra completamente ensagrentada. No gritaba ni respiraba. Ya estaba muerta.

Nunca sabremos exactamente lo que pasó por la mente de Cax Puluc, pero no hace falta ser adivino para pensar que seguramente estaba aterrado.

La reacción del guatemalteco fue correr. Lastimosamente, Yancey tenía una puntería muy buena, pues como policía había sido entrenado la mitad de su vida.

Le disparó un par de veces por la espalda y atinó. El indefenso joven fue asesinado en el acto. ¿Pero por qué paso esto? Ahora les cuento.

Deshacerme de mi mujer
Cax Puluc

Crónica: “Quiero deshacerme de mi mujer”

Yancey llamó al 911, sí a sus colegas. Les dijo que acababa de matar a un delincuente. Reportó también que su mujer, Linda Yancey, también estaba muerta.

La treta de Yancey fue hacerle creer a las autoridades de que el inmigrante que recién había contratado se le ocurrió robar en su casa cuando lo dejó solo, pero que su esposa lo descubrió y que este la mató.

En eso dijo que él llegó y al ver la escena del crimen y al “asesino” aún ahí, le tocó defenderse para evitar que lo fueran a matar a él también.

Al principio le creyeron, pues tenía una reputación intachable como agente de la ley.

Sin embargo, un par de meses después y tras las investigaciones realizadas, Yancey fue acusado por el asesinato premeditado de su esposa Linda, que por cierto, también era oficial de policía del mismo condado, solo que ella trabajaba en la corte juvenil.

Lo acusaron además del crimen de Cax Puluc, pero por haber sido un “hombre de bien” toda su vida, un juez estatal le concedió el privilegio de salir libre bajo una fianza de 150 mil dólares.

[trend video=”442223″ player=”14557″ title=”Despus de su mayor gloria vino la peor pesadilla para boxeador hispano”]

En abril de 2009, Yancey se burló de la justicia y se escapó tras destruir el brazalete electrónico que controlaba sus movimientos.

Pero poco después, un cazarecompensas lo encontró en Belice y fue extraditado a Georgia para rendir cuentas.

Finalmente, en noviembre de 2010, Yancey fue hallado culpable del doble homicidio y lo condenaron a doble cadena perpetua.

Lo último que supe de este caso es que su abogado defensor pidió al tribunal que le realizaran a su cliente un nuevo juicio alegando que, según él, una de las evidencias con la cual fue inculpado fue colectada de manera ilegal de la escena del crimen.

Su apelación no prosperó, así que Yancey, ahora de 59 años, nunca más volverá a las calles y me alegro. A nadie le conviene que un criminal con semejante mente asesina ande suelto.

Y aunque la familia de las víctimas, entre ellos los hijos del mismo Yancey, jamás volverán a ver a sus seres amados, al menos pueden estar tranquilos de que se hizo justicia. Claro está, el asesino legalmente era candidato a le pena capital, pero por alguna razón que todavía no me explico, este castigo no aplicó para él.

Muchas gracias por leer mi crónica de hoy. Hasta la próxima.

Deshacerme de mi mujer

 

Desde su lanzamiento en 2015 MundoHispánico.com ha crecido rápidamente para convertirse en el destino digital de noticias nacionales e internacionales elegido por los hispanos en Estados Unidos. Le informamos acerca de todo lo que tiene que saber par a mantenerse al día. Además, contamos con segmentos dedicados a la moda, entretenimiento, finanzas, deportes y más. Encuentre nuestro canal en YouTube, síganos en Instagram y en Twitter.

[trend video=”440943″ player=”14557″ title=”Arrestan a dos hispanas por trabajar como dentistas sin tener licencia”]