Crónica: Policía hispano se queda sin trabajo por metiche

Crónica: Policía hispano se queda sin trabajo por metiche. El oficial intervino en el arresto de un sospechoso de conducir borracho.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Policía de Hialeah
  • Crónica: Policía hispano se queda sin trabajo por metiche.
  • El oficial intervino en el arresto de un sospechoso de conducir borracho.
  • Gracias a su acción, el irresponsable chofer ahora podría salirse con la suya.

 Un conductor hispano de Florida salió de un bar tras haberse tomado un “par de tragos” y se pasó un semáforo en rojo, razón por la cual lo paró un policía del estado.

“Manuel Abreu confesó que había bebido algunas cervezas en un casino local. Emanaba un fuerte olor a licor, sus ojos estaban brillantes y llorosos y hablaba de manera errática”, escribió en su reporte el oficial de Florida Highway Patrol, J.F. Domínguez.

El patrullero le hizo algunas pruebas de sobriedad a Abreu para determinar su nivel de intoxicación y no pasó ninguna, por lo que le dijo que quedaría bajo arresto.

Antes de esposarlo, como gesto de cortesía, el agente le ofreció al conductor la oportunidad de que hiciera una llamada a alguien que pudiera llegar a recoger su vehículo y así no tener que remolcárselo, lo que le ahorraría dinero y contratiempos.

Sin pensarlo dos veces, Abreu, de 50 años, tomó su teléfono y llamó a alguien. El oficial entonces lo esposó y sentó en el asiento trasero de su unidad antes de trasladarlo hacia su precinto para hacerle otros exámenes que mostrarían exactamente si se había excedido consumiendo licor o no.

Mientras que el patrullero esperaba a que apareciera el allegado de Abreu, llegó una camioneta civil, pero con luces policiales prendidas.

Domínguez sabía que se trababa de un colega, pero pensó que estaba ahí para asegurarse de que todo estuviera bien u ofrecerle ayuda con algo, o simplemente brindarle apoyo en su trabajo, pero cuán equivocado estaba.

Crónica Policía hispano metiche
Luis Lahera (Policía de Hialeah)

Apareció el teniente del Departamento de Policía de Hialeah, Luis Lahera, quien está a cargo de uno de los precintos policiales de esa ciudad.

Según lo descrito por el patrullero estatal, el oficial de alto rango se acercó a su patrulla y sin permiso de nadie, abrió la puerta trasera donde estaba sentado el detenido.

Entonces comenzaron a hablar en español y el preso le preguntó que sí debía o no someterse a las pruebas. El oficial Domínguez lo interrumpió entonces y le dijo a Lahera que por favor no interviniera dándole ningún tipo de información.

“No obstante, el teniente le dijo en español al sospechoso de que no se sometiera al resto de pruebas a lo que el señor Abreu respondió que estaba bien. Luego al llegar a la cárcel, ya no quiso hacérselas a pesar de que inicialmente me dijo que las tomaría”, escribió Domínguez en su reporte.

Crónica: Policía hispano se queda sin trabajo por metiche

Pese a que la licencia de conducir de Abreu fue suspendida temporalmente, por el hecho de haberse negado a someterse a las pruebas de alcohol, al final, solo fue acusado de un delito menos grave que un DUI, gracias a la orientación de Lahera.

Al ver que su caso fue echado por la borda por un colega, el oficial Domínguez reportó lo sucedido con su supervisor, quien, sin dudarlo, hizo una denuncia con el jefe de Lahera.

Luego de ello, la Unidad Anticorrupción de la policía de Hialeah abrió una investigación en contra de Lahera y al verse acorralado, este prefirió retirarse.

Sin embargo, porque haya dejado su puesto no quiere decir que su acción quedará impune, pues ya hasta la Fiscalía del condado de Miami-Dade fue notificada al respecto, por lo que se cree que algún tipo de repercusión legal podría enfrentar Lahera.

Se desconoce a ciencia cierta la relación que hay entre Abreu y Lahera. Pero sí se sabe que el primero está asociado a varias compañías locales que venden muebles y además ofrecen servicios de carpintería.

Es increíble que este hombre, teniendo tantos años como representante de la ley en una agencia del orden de Estados Unidos, no supiera que se metería en problemas legales por intervenir en un arresto.

Eso para cualquier civil habría sido causa suficiente de una acusación de obstrucción a la justicia, pero bueno, a ver cómo le va a Lahera.

Hay que reconocer que por lo menos es un buen amigo, que sin importarle su trabajo le hace ‘paros’ a sus cuates. A ver cómo termina todo esto para él.

Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Crónica Policía hispano metiche

 

 

Continua artículo relacionado