Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López

Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López. Sigue el escándalo relacionado con la Iglesia Puertas Abiertas en Carolina del Norte

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
FOTO Cortesía de Félix Arias
  • Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López
  • Sigue el escándalo relacionado con la Iglesia Puertas Abiertas
  • El líder religioso que metió preso a su feligrés tiene mucha tela que cortar

Crónica pastor Albert López. El pastor Albert López pasó de ser un pastor hispano en el anonimato a uno de los más famosos en Estados Unidos, pero para su mala suerte, no por algo bueno.

El líder religioso se volvió muy popular desde hace unos días, cuando expulsó de su iglesia y metió preso a uno de sus feligreses que estaba en desacuerdo con su forma de dirigir la congregación.

López no tuvo misericordia en echarle la policía a Félix Arias, a pesar de que sabía de que éste sufre de insuficiencia renal. No tenía ni idea de que esa injusticia se le voltearía rápidamente.

Y es que menos de 24 horas después de ese escándalo, la investigación dio un giro radical cuando las autoridades federales, estatales y locales decidieron que era él quien merecía estar preso.

En mi crónica de hoy quiero contarles detalles que logré investigar durante mi reciente viaje a Carolina del Norte, donde funciona la Iglesia Bautista Puertas Abiertas, que por casi dos décadas “gobernó” López.

Y es que cuando denunció al ‘hermano’ Félix, la policía cayó en cuenta de que él tenía deudas con la justicia desde 2011 tras haber sido acusado por varios menores de edad de haberlas abusado sexualmente.

Crónica Pastor Albert López
FOTO Especial

Al parecer esas alegaciones provienen de hijas adoptivas de López, pues en el pasado, cuando en la época de Obama estaban las deportaciones en su mayor apogeo, él se quedó con varias niñas de miembros que fueron expulsados del país, según la información que logré recabar de varios de los exseguidores del pastor.

Cuando la policía ató cabos, fueron a buscar a López a su casa en la ciudad de Greensboro para arrestarlo, pero todo indica que no lo encontraron.

Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López

Supuestamente el ahora famoso pastor casualmente estaba fuera de su hogar en ese momento y tras enterarse por medio de sus allegados de que lo andaban buscando y sin pensarlo dos veces, intentó darse a la fuga.

La policía logró rastrearlo por medio de su teléfono y lo encontraron en un motel de la ciudad de Ashville, en el estado vecino de Tennessee, según me indicaron varias fuentes.

Cuando le cayeron para apresarlo, supuestamente le encontraron una gran cantidad de dinero en efectivo, aunque es un monto que aún no he podido confirmar de manera oficial con las autoridades.

López, un puertorriqueño de 54 años, fue arrestado en el acto y acusado de múltiples cargos graves, entre ellos violación y perversión de menores de edad.

Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López

Ayer domingo, la iglesia que antes estaba a cargo de López no operó como de costumbre.

Y es que llegaron dos grupos de personas: los que apoyan al pastor y quienes están en desacuerdo con él.

Entre los que respaldan al líder religioso había varios armados. De hecho, uno de ellos, identificado como Luis Cobos, intentó evitar que yo efectuara mi trabajo.

Me corrió de la iglesia de una manera prepotente y amenazante, pero al ver que no le hice caso, llamó a la policía para que me corriera. Ante la indicación de las autoridades de que debía salir de la propiedad de inmediato, no tuve más remedio que acatar.

Sin embargo, más tardé yo en marcharme que en regresar. Y es que cuando los feligreses se dieron cuenta de cómo me habían tratado, decidieron no quedarse de brazos cruzados.

Se juntaron y comenzaron a exigirle a quienes estaban en el interior del templo que los dejaran entrar porque también ellos tenían ese derecho. Como les estaban impidiendo el paso, se armó un escándalo.

Hubo forcejeos, empujones y gritos, al punto de que varios de los presentes llamaron al 911.

Crónica pastor Albert López

Sí, nuevamente, por tercera vez en una semana, llegó la policía a poner orden en dicha congregación, pero en esta ocasión, afortunadamente, nadie terminó arrestado.

Las autoridades dejaron que ambas partes negociaran de manera pacífica y que llegaran a un acuerdo, pero los que están en contra del pastor salieron decepcionados.

Y es que aseguran que descubrieron que la propiedad y absolutamente todo en la iglesia está a nombre de López, así es que reemplazarlo no les será tan fácil como pensaban y ahora saben que les depara una larga batalla en las cortes.

Crónica: Lo que nadie sabe sobre el pastor Albert López

La iglesia, independientemente del credo, es considerada en Estados Unidos como un lugar sagrado y de sumo respeto, por ende, debería de ofrecer paz a los visitantes, pero estos casos solo nos confirman que todo en esta vida es “en teoría”, porque en la realidad, las cosas suelen ser distintas.

A mi criterio, el problema es que en los altares hay muchos líderes religiosos que no tienen la vocación real de servir. Pienso que, para ser un pastor, se debe tener corazón para ello.

La Biblia describe a un pastor como alguien que conforta y cuida de sus ‘ovejas’, incluso con su propia vida, pero lastimosamente, movidos por intereses personales, muchos hacen todo lo contrario, los quieren solo por “su lana”.

En el caso de López, según me dijeron mis fuentes, les exigía a los miembros que cada tres meses entregaran un cheque completo de su semana para “la obra de Dios”.

Todos los feligreses que entrevisté coincidieron en que no sabían para nada las acusaciones previas que tenía de abuso sexual. De hecho, dijeron que les asombraba porque simulaba ser un hombre muy recto y hasta radical en sus decisiones.

Aseguran que, por ejemplo, prohibía el uso de celulares en el templo, que las adolescentes se sentaran junto con los varones y era muy estricto en cuanto a la vestimenta de las mujeres.

Crónica pastor Albert López

No me extraña nada de esto. En mi experiencia, la mayoría de los líderes religiosos que son legalistas, al final terminan cometiendo los mismos errores que ellos quieren evitar entre su congregación.

En cuanto a la Iglesia ‘Puertas Abiertas’, demostró que eso solo le queda el nombre, porque no cualquiera es bienvenido ahí. Yo le cambiaría a ‘Puertas Cerradas’, aunque algunos de mis seguidores ayer escribieron en las redes de manera jocosa que mejor deberían ponerle ‘La Puerta Negra’.

Muchas gracias por leer mi columna de hoy en Mundo Hispanico.com. Te espero en la de mañana, como siempre.

Continua artículo relacionado