Crónica: Policía intercepta a pareja latina justo al entrar al motel

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: Policía Norcross / Video: MH
  • Crónica: Policía intercepta a pareja latina justo al entrar al motel
  • Al ver que arrestaban a su “amiga”, David confrontó a los uniformados
  • Ambos fueron esposados y acabaron en una de las frías celdas de la cárcel de Gwinnett

Maribel García Velázquez y su “amigo” David Lara, planeaban pasar una noche cálida en el interior de un pequeño motel de la ciudad de Norcross (Georgia), pero lamentablemente para ellos, las cosas no terminaron como lo deseaban.

Y es que justo cuando estaban a punto de llegar al hospedaje, Maribel, quien iba tras el volante esa noche, cometió una serie de infracciones de tránsito que llamaron la atención de un policía de la localidad que, casualmente estaba detrás de ellos.

Policía intercepta a pareja latina justo al entrar al motel

pareja latina
Foto: Policía Norcross.

Al notar que  la camioneta se iba saliendo a cada instante de su carril y que era incapaz de mantenerse por un buen tramo en esta vía, el policía decidió prenderle sus luces para asegurarse de que todo estuviera bien con el conductor.

El uniformado quería cerciorarse de la condición del chofer, pues no sabía si era alguien que se iba durmiendo por el cansancio después de una larga jornada laboral, uno de tantos conductores que conducen mientras utilizan sus celulares o, peor aún, que estuviese intoxicado con licor u otra sustancia ilegal.

Ni siquiera la mascarilla evitó que la descubrieran

pareja latina
Foto: Policía Norcross.

El conductor resultó ser una mujer y el agente Benny Peña no tardó mucho en darse cuenta de que iba bajo la influencia del alcohol. “Siento que emanas un fuerte olor a licor a pesar de que traes la mascarilla puesta. ¿Cuánto has bebido?”, le cuestionó el funcionario.

“Solo una cerveza modelo de botella y fue hace una hora”, le respondió la mujer, que luego dijo que recién había salido del Lucky 77, un popular centro nocturno de la zona y al que cada fin de semana acuden cientos de latinos.

La policía no se llevó solo a la conductora

Foto: Policía Norcross.

Por cierto, muchos de esos ‘parranderos’ han sido aprehendidos por el oficial Peña y sus colegas y algunos de ellos hasta deportados por haberse atrevido a manejar borrachos, un delito conocido en inglés como DUI (driving under de influence).

Pero la historia de Maribel y David, la pareja latina, resultó ser completamente diferente, ya que generalmente la policía solo detiene al chofer, pero en este caso, ambos fueron a parar a una fría celda del Centro de Detención del condado de Gwinnett.

“Deja de hacer tanto show y arréstame de una vez”

Foto: Policía Norcross.

De la pareja latina, la primera en ser esposada fue la mujer cuando se negó rotundamente a someterse a las pruebas con las que Peña pretendía determinar el nivel de alcohol que había en su organismo. Legalmente ella estaba en su derecho a negarse a tomar tales análisis.

“¿Para qué vamos a estar haciendo tanto espectáculo?, si siempre me vas a arrestar”, le reprochó la conductora al oficial de policía, quien de inmediato le refutó: “nadie ha dicho que serás arrestada, solo quiero saber si estás bien o no para seguir guiando”.

Al pasajero se le ocurrió bajarse sin permiso del auto

Foto: Policía Norcross.

Y mientras que Peña debatía con la automovilista, ocurrió algo que nadie se esperaba. David, su acompañante, que ella dijo que era su amigo, se bajó repentinamente del coche poniendo en alerta a los tres oficiales que estaban en el sitio.

Los agentes le ordenaron que regresara a su asiento y que esperara ahí, hasta que ellos le indicaran lo contrario. El hombre acató las indicaciones y se regresó, al menos por un instante, pues luego saldría nuevamente para hacerla de “salvador”.

No entendió con la primera advertencia de la policía

Foto: Policía Norcross.

Y es que al ver que unos minutos después Peña le pondría las esposas a su “amiga”, David se volvió a bajar de la camioneta. Aunque lo hizo con las manos en alto, fue un tremendo error, pues enojó mucho a los policías, quienes comenzaron a gritarle que se regresara.

David evidentemente enojado comenzó a exigirle a los oficiales que dejaran de preguntarle cosas, por ejemplo, sobre cómo se iría de ahí, ya que también le advirtieron que no podía manejar porque igual se encontraba ebrio.

Por “terco” se lo llevaron a él también

Foto: Policía Norcross.

“Eso no les importa. Voy a irme como me dé la gana”, les respondía a los oficiales, quienes estaban tratando hasta de conseguirle un taxi para que lo llevara de vuelta a su casa. “Ya te dije que como saldré de aquí es algo que no les incumbe a ustedes”, recalcó.

Los agentes fueron sumamente pacientes con él, al punto de que hasta fueron a llamar a Peña para que le hablara en español y asegurarse así de que entendiera las indicaciones, pero ni de esa manera hizo caso.

Entre tres policías lo esposaron por desobediente

Foto: Policía Norcross.

Al contrario, comenzó más a alzar la voz, lo que enojó a Peña. “Mira, tú estas borracho y si no te regresas ahora mismo al carro, te vamos a detener”, le advirtió. “¿Y por qué? Dime ¿por qué?”, le gritaba David. “Vas a ir preso si no me atiendes, una vez más. Vete para adentro”, le volvió Peña a ordenar.

David respondió con un rotundo “no”, y la respuesta de los representantes de la ley no se hizo esperar. Uno lo tomó por el cuello, y dos más de sus brazos. Fue así como un par de minutos más tarde, por terco, David ya estaba también sentado esposado en una patrulla policial.

No es la primera vez que la pareja latina va al ‘bote’

pareja latina
Foto: Policía Norcross.

“Te vas a la cárcel por conducta desordenada e intoxicación en la vía pública. Tuviste la opción de irte a dormir tranquilo, pero te pusiste rebelde… por una estupidez vas preso”, le manifestó Peña mientras lo escoltaba a su unidad.

En julio de 2016 a David lo habían arrestado por primera vez en Georgia, aunque por un delito mucho menor: manejar sin licencia, aunque  salió de la cárcel tras pagar una fianza de 860 dólares. Curiosamente hoy que enfrenta dos cargos más serios, la fianza es menor ($740).

Maribel también ya había estado en la cárcel

pareja latina
Foto: Policía Norcross.

En cuanto a la conductora, tampoco es la primera vez que pisa la prisión de Gwinnett, aunque cuando cayó antes fue por algo peor que conducir bajo la influencia de sustancias (DUI en inglés). En 2014 la acusaron de cargos relacionados con drogas, lo que le costó miles de dólares y un buen tiempo tras las rejas.

Tanto David como su “amiga” Maribel, ambos de origen mexicano, tuvieron mucha suerte de que en Gwinnett ya no estén los oficiales de Inmigración, así que pudieron salir tras pagar sus respectivas fianzas, de lo contrario, la pareja latina habría quedado expuesta a la deportación. Solo espero que hoy ambos aprendan la lección. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Regresar al Inicio