Crónica: Padres de niña violada lo sabían y no hicieron nada

  • Crónica: Padres de niña violada lo sabían y no hicieron nada.
  • El acusado rechazó a la víctima y se puso solo a manos del juez.
  • Inmigración nada pudo hacer con este hispano, porque tiene la suerte de ser ciudadano estadounidense.

Uno de los casos de abuso sexual infantil más sonados en Georgia es el de Derlin Antonio Guevara, que acaba de ser condenado por lo que le hizo a una niña, también latina.

El hispano de 25 años y residente de la ciudad de Lawrenceville se aprovechó de la inocencia de una menor de edad que vivía en su mismo domicilio.

Todo indica que la violó en múltiples ocasiones durante los años 2012 y 2014, hasta que ella finalmente se atrevió a confrontarlo y le puso un alto para que no volviera a tocarla.

Sin embargo, la situación no trascendió y ella decidió guardar silencio, por lo que nadie más se enteró de lo que había sucedido entre ambos.

No fue hasta mediados de 2018 cuando la adolescente acudió a una charla de prevención de abusos sexuales en su escuela que se atrevió contarle a la conferencista lo que le había ocurrido años atrás.

La profesional contactó de inmediato a los padres de la menor y les expuso lo que esta le había confesado.

No obstante, los progenitores de la niña no le dieron la importancia debida al informe y decidieron pasarlo por alto y ni siquiera llamaron a la policía para pedirles que investigaran al acusado.

Unos meses después, la niña volvió a exponer lo sucedido, esta vez a una de sus maestras, que de inmediato llamó a las autoridades correspondientes.

En esta ocasión sus padres no tuvieron más remedio que cooperar y al final, los investigadores arrestaron a Guevara tras considerar que tenían suficientes pruebas en su contra.

La semana pasada el imputado finalmente se sentó en el banquillo de los acusados ante un juez estatal que, sin pensarlo tanto, lo declaró culpable de todos los cargos.

Guevara decidió no cooperar con la Fiscalía del condado de Gwinnett declarándose culpable, sino que optó por ir a juicio, pero pidió que este fuera diferente.

Y es que su defensa solicitó que Guevara no quería que un jurado decidiera su futuro, sino que le bastaba con que solo el magistrado Ronnie Batchelor lo escuchara y él mismo emitiera veredicto.

También rechazaron la oportunidad de interrogar a la víctima, alegando que no quería volver a verla nunca más en su vida.

Las cosas se hicieron tal como Guevara quería, pero tampoco le fue tan bien que se diga.

Y es que, tras escuchar detenidamente su versión de los hechos, el juez lo declaró culpable y sentenció a 15 años de encierro.

Cuando cumpla con su condena, el sujeto deberá pasar otros 15 bajo libertad condicional, pero quedará registrado de por vida en la lista nacional de predadores sexuales.

Inmigración no pudo hacer nada para expulsarlo del país, ya que según los expedientes judiciales Guevara es ciudadano estadounidense.

Crónica: Padres de niña violada

Derlin Antonio Guevara (Alguacil de Gwinnett)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+