Crónica: Obreros hispanos acorralados en gasolineras

blank
blank

  • Crónica: Obreros hispanos acorralados en gasolineras.
  • Al verse rodeados, Omar Soto y Guillermo Orellana se corrieron.
  • Las autoridades advirtieron de que volverán a esta clase de lugares para imponer orden y castigar a los infractores.

En los últimos días la policía en Georgia ha estado acorralando a hispanos que se congregan en gasolineras y otros establecimientos comerciales y en mi crónica de hoy te contaré de quiénes se trata y por qué les están haciendo esto.

Desde las siete de la mañana, y en ocasiones antes, en múltiples negocios del área metropolitana de Atlanta se pueden ver muchos de estos hombres hispanos esperando chamba.

Son los famosos jornaleros o trabajadores de un día (day laborers), como se les llama en inglés a esas personas que diariamente se reúnen en sitios estratégicos y generalmente muy transitados, en donde se suelen parar muchos autos.

Se les ve en las tiendas de Home Depot y las estaciones de servicio, pues están a la espera de que aparezca algún individuo interesado en que le realicen alguna labor en su casa o lugar de trabajo.

Generalmente son pintores, jardineros, albañiles y mecánicos, aunque hay muchos que no saben ningún oficio en particular y que solo aceptan ofertas para cargar objetos durante mudanzas, por ejemplo.

Seguramente todos hemos visto en algún momento esas escenas de jornaleros corriendo detrás de los autos y apuñándose alrededor de estos cuando se detienen.

Hay gente que mira mal esta clase de acciones, alegando que dan mala imagen a las ciudades y hasta se quejan al retirarse estos por las tardes, dejan montones de basura por doquier de todo lo que han comido y debido.

Y es que, aunque no lo crean, también entre esos jornaleros hay quienes en el fondo son como aquellos que dice el viejo refrán: “salen a buscar trabajo rogando a Dios no encontrar”, o sea en pocas palabras, no les gusta trabajar.

Son pocos, pero los hay. Les gusta que les paguen superbien y por adelantado o de lo contrario no aceptan un trabajo.

Se reconocen porque llegan intoxicados o de ‘cruda’ como les llaman en muchos países de Latinoamérica cuando ya están saliendo de la embriaguez.

Pero independientemente de si a uno le gusta o no esta situación, eso no es relevante. Lo que realmente importa es lo que piensan las autoridades locales y los dueños de los negocios donde estos hechos se suscitan.

Está comprobado de que la mayoría de propietarios de estos establecimientos no están de acuerdo con su presencia. Por años callaron, pero todo indica que ya se cansaron y ahora están llamando al 911 para que los vayan a desalojar.

Generalmente los agentes llegan y solo los echan de los lugares con la advertencia de que serán arrestados si vuelven, pero hoy, decidieron darles una lección.

En ciertas ocasiones les imponen multas por “vagancia” o ‘loitering’ como se le conoce en inglés a este delito menor o por estar bebiendo en la vía pública, dependiendo del caso.

Crónica: Obreros hispanos acorralados

Al verse rodeados por la policía Omar Soto y Guillermo Orellana se corrieron, por lo que ahora podría irles peor. (Alguacil de Gwinnett)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank