Crónica: “No quiero sexo contigo” dijo, y la mató a sangre fría

  • Crónica: “No quiero sexo contigo” dijo, y la mató aplastándola con su SUV.
  • Un adolescente de Lovington, en Nuevo México, atropelló a Ariel Payen  dos veces con su SUV por despecho.
  • “No quiero sexo contigo”, le habría dicho la muchacha.

Los investigadores informaron este jueves que Carlos Cardona Elmore, de 19 años, presuntamente mató a Ariel Payen, de la misma edad, al impactarla con su camioneta SUV en dos ocasiones.

Sucedió cerca de East Forrest y North Love Street en presencia de multitud de testigos.

¿Qué llevó a este adolescente a cometer semejante salvajada y cómo fue?

No quiero sexo contigo, dijo, y la mató atropellándola, por Mario Guevara

Crédito: Lea County Detention Center

Carlos se cercó sonriente a Ariel.

“Hola, bebé, ¿qué haces?”

Ella lo miró con desdén.

“Nada, pasando el tiempo”.

A Carlos Cardona lo desesperaba el cambio de actitud de Ariel. Antes había sido cariñosa. De hecho, todavía podía sentir el calor de su piel y su aroma cuando hacían el amor.

Pero de un tiempo a esta parte, Ariel no quería nada con él. Se había vuelto distante, no lo trataba como en el pasado, parecía que lo despreciaba.

Carlos se miraba en el espejo y se preguntaba por qué. ¿Era por su tez oscura? ¿Tenía alguien más lindo?

“¿Qué te pasa, mi reina?”, insistió Carlos. “¿No quieres que vayamos a algún lugar solitos?”

Ariel lo miró detenidamente. Había más amigos alrededor esperando por su respuesta. Lo que dijera en ese momento era decisivo para su imagen social… y Carlos ya no le parecía lo mejor.

“¡No quiero ir a ningún lado contigo! ¡No quiero sexo contigo! ¡Entiéndelo de una vez!” le espetó. “Ahora qué… ¿vas a llorar, nenita?”

Para la joven hombría de Carlos las palabras de la muchacha eran una sentencia de muerte. Empezaba a escuchar los cuchicheos y risitas de las personas alrededor.

Ariel lo miraba desafiante y un poco temblorosa. ¿Dónde estaba la chica que se deshacía en ronroneos entre sus brazos?

“Esto no se va a quedar así…”, pensó Carlos.

Pero no dijo una palabra. Se dio la vuelta y se dirigió a su camioneta SUV.

Ariel pensó que se  lo había quitado de encima y sonrió a la audiencia. No es que Carlos fuera mal tipo, solo se arrepentía de haberse acostado con él.

Carlos puso en marcha la camioneta, aceleró y se sujetó con fuerza en el volante.

Los testigos del hecho cuentan que se le vino encima por sorpresa. Pasó por encima de ella como si fuera un poste, con rabia, y la vieron tendida en el suelo, rota.

Antes de que pudieran hacer nada, Carlos dio marcha atrás con una única idea en la cabeza.

“Te vas a morir, perra…”, susurró entre dientes.

Y, midiendo bien la distancia, volvio a embestir el cuerpo de Ariel por segunda vez.

Archivado en: No quiero sexo contigo

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+