Crónica: Niñera se duerme mientras que su marido abusa de niña

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Crónica: Niñera se duerme mientras que su marido abusa de niña
Alguacil del condado de Gwinnett
  • Crónica: Niñera se duerme mientras que su marido abusa de niña
  • Policía afirma que el guatemalteco se fue a trabajar tras consumar el hecho
  • Los padres de la pequeña fueron alertados tras notar su comportamiento anormal

Crónica esposo de la niñera. Don Carlos y doña Carmen (nombres ficticios) jamás se perdonarán el error que cometieron al dejar por gusto propio a su pequeña e indefensa niña de apenas 9 años en manos de un psicópata sexual, aunque obviamente esa tendencia de parte de su vecino es algo que ellos desconocían en ese momento.

Y es que cuando llevaron a la menor al apartamento de su niñera en la ciudad de Norcross (Georgia) a eso de las 6:30 de la mañana porque les tocaba entrar temprano al trabajo, no fue ella quien les abrió la puerta, sino que su marido, identificado como Edson Fernando Miro López, un ciudadano guatemalteco de 40 años.

Crónica esposo de la niñera: la dejaron y se fueron a trabajar

Crónica esposo de la niñera
Alguacil de Gwinnett

Edson les dijo que su mujer estaba en el baño en ese instante y los padres de la niña cuya identidad vamos a omitir por obvias razones, la dejaron con él y se fueron al trabajo, pues no podían seguir perdiendo más tiempo. Lo que ignoraban es que la niñera estaba en su mejor sueño en ese instante.

Todo indica que, al quedar solo con la inocente criatura, al centroamericano se le despertaron sus más bajas y tenebrosas pasiones, al punto de que empezó a seducirla. La policía asegura que primero le comenzó a tocar su cabello y rostro. Luego siguió con su cuerpo y piernas, pero se detuvo un largo rato en su vagina, hasta que finalmente la penetró.

Crónica esposo de la niñera: al rato, despertó su mujer y Edson se fue al trabajo

Crónica marido abusa niña
Foto referencial: Shutterstock

Pasadas las 8am., después de más de una hora de sufrir ese tormentoso abuso, finalmente la mujer de Edson despertó y este se fue al trabajo. Para ese momento ya la niña en cuestión se había quedado dormidita en el sofá, así que ella ni siquiera sospechó algo. En el transcurso de la mañana le llevaron a su esposa otros cuatro niños que usualmente ella cuidaba.

Por ende, ya sumaban cinco niños en ese hogar con la pequeña abusada, aparte de otra pequeña de tan solo tres años, que es hija de Edson y de su esposa, la niñera, cuya identidad tampoco vamos a exponer, pues al final de cuentas, ella no ha sido acusada de nada y es muy probable que ignorara por completo lo que había sucedido.

Crónica esposo de la niñera: por la tarde llegaron a recoger a la víctima

Crónica marido abusa niña
Foto: Shutterstock

Después de una larga jornada laboral, don Carlos y doña Carmen finalmente regresaron a recoger a su pequeña y juntos volvieron a su apartamento, localizado en el mismo edificio de donde vive la niñera y Edson, o sea que estaban separados solo por algunas puertas y a solo unos cuantos metros de distancia.

Una vez en el hogar, los padres de la niña notaron algo inusual en su comportamiento. Vieron que ella se olía a cada instante su vestido. Le preguntaron sobre lo qué pasaba y ella respondió que sentía un mal olor. La olieron, pero no pudieron sentir nada, aunque eso dejó un poco preocupados a ambos padres.

Crónica esposo de la niñera: la mamá la espió cuando fue al baño

Crónica marido abusa niña
Foto: Shutterstock

Antes de que la familia se fuera a descansar, doña Carmen tuvo un presentimiento y se puso a vigilar los pasos de su pequeña. Fue así como notó cuando ella entró al baño y como había dejado la puerta medio abierta, se percató de que la niña se estaba revisando su parte íntima y hacía como que se sobaba.

De inmediato decidió abordarla y junto con su esposo, comenzaron a interrogarla, pero ella estaba bien esquiva. Como son una pareja muy religiosa que asiste a la iglesia varias veces por semana, le dieron a la niña por donde sabían que la harían confesar. “A Dios no le gusta que los niños mientan, sino que se agrada cuando estos son sinceros son sus papás”.

Crónica esposo de la niñera: la pequeña irrumpió en llanto

Crónica marido abusa niña
Foto referencial: Shutterstock

Ante la posibilidad de quedar mal con el Creador, la menor expuso lo que la estaba atormentando. Les contó a sus padres todo lo don ‘Elson’ como ella le llama a Edson, le hizo esa mañana desde que ellos la dejaron bajo su cuidado al irse al trabajo. Cuánto la ultrajó y cómo el quiso, aunque no se dejó revisar su parte íntima.

Sin pensarlo dos veces, la madre de la niña llamó de inmediato al 911 para reportar el hecho. En cuestión de minutos el lugar estaba lleno de policías. Las autoridades lograron confirmar que, en efecto, la pequeña tenía irritaciones en su vagina y marcas no naturales, por lo cual, fueron tras el sujeto que ella tildaba como su agresor.

Crónica esposo de la niñera: la niña ha cambiado su conducta

Crónica marido abusa niña

Los investigadores se llevaron la vestimenta que la menor vestía ese día para analizarlo como evidencia en contra del guatemalteco, quien ya está preso acusado de ‘child molestation’ un delito extremadamente grave en Georgia y por el cual podría pasar hasta varias décadas tras las rejas.

Mientras tanto, los días posteriores los detectives siguieron visitando a la niña para tratar de sacarle más información y fueron informados por sus padres que su comportamiento era diferente. Que casi no comía y que continuamente se quejaba de dolor de estómago, lo cual antes no ocurría.

Crónica esposo de la niñera: la pequeña necesitará mucha atención y hasta tratamiento

Crónica marido abusa niña
Getty Images

No hace falta ser psicólogo ni experto en el tema del abuso infantil para saber que la niña afectada va a requerir mucho más cuidado en adelante, porque debido a lo que vivió podría quedar propensa a ser desconfiada, tornarse rebelde o peor aún, hasta tener sentimientos de capacidad y hasta de suicidio.

Ningún niño que es abusado sexualmente vuelve a ser el mismo de antes, es por eso por lo que me alegro de que la justicia estadounidense sea severa con quienes los cometen, pues deben garantizar que no vuelvan a hacerlo con ningún otro ser indefenso. Como dicen por allá en mi tierra “Ahí encerraditos se ven más bonitos”. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Crónica: Pero, ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Wendy Rianos y Omayra Ramos (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

Media docena de mujeres hispanas de Georgia han dado de qué hablar en los últimos días tras ser arrestadas por las autoridades y acusadas de delitos graves que, comúnmente, suelen ser cometidos por hombres, como lo es el tráfico de drogas y los abusos sexuales en perjuicio de menores de edad. Y a partir de ahí les cuento esta crónica: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Las seis imputadas se encuentran tras las rejas a la espera de ser enjuiciadas y en caso de que la Fiscalía logre probar su culpabilidad en las cortes, seguramente van a pasar muchísimos años en prisión, ya que los cargos que se les imputan se encuentran considerados entre los más graves en Estados Unidos.

Policía dice que se trata de féminas narcos: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Fotografía publicada en la página de Facebook del sheriff de Monroe

La semana pasada cuatro mujeres fueron capturadas por las autoridades federales y estatales por presuntamente tener nexos con el narcotráfico. Fueron dos operaciones simultáneas, pero en lugares distintos y, en cada una de ellas, cayeron dos mujeres, todas de origen mexicano, quienes fueron identificadas como Claudia Álvarez, de 34 años; Angélica Rambo, de 43; Wendy Rianos, de 31, y Omayra Ramos, de 37.

Álvarez y Rambo fueron capturadas en su hogar, en el condado de Monroe, al sureste de Atlanta. La Oficina del Alguacil de esa localidad allanó la vivienda de las imputadas tras recibir información confiable de que se dedicaban a la venta de fármacos. Prácticamente, les pusieron el dedo y la policía consiguió una orden, que permitió el hallazgo de metanfetaminas.

A este par las atrapó directamente la DEA: ¿qué le está pasando a nuestras damas?
Crónica: pasando nuestras damas
Wendy Rianos y Omayra Ramos (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

A Wendy Rianos y Omayra Ramos les fue todavía peor, pues quien las cachó con las manos en la masa, o mejor dicho, en la droga, fue nada más y nada menos que la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), el cuerpo de la ley más temido por los narcos en todo el mundo.

De acuerdo con los expedientes judiciales, a esta pareja de mujeres las atrapó el agente especial de la DEA, Chris Valente, luego de una larga pesquisa. Cuando el detective y su equipo consideraron que tenían suficientes pruebas para acusarlas, les cayeron, y ahora ambas están recluidas en la cárcel del condado de Gwinnett sin derecho a fianza, también acusadas de tráfico de metanfetaminas.

También cayeron dos presuntas violadoras: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Norma Sánchez (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

Las otras dos mujeres restantes de las cuales les hablé al principio de mi crónica de hoy titulada ¿qué le está pasando a nuestras damas?, están acusadas de algo aún peor y más raro, por lo menos en una dama. Una de ellas es Norma Sánchez, originaria de México, quien fue arrestada por la policía del condado de Gwinnett bajo cargos de violar a un menor de edad.

La mexicana, de 36 años, ya tiene antecedentes penales en Georgia, pues en 2015 la capturaron por manejar sin licencia, pero salió libre tras pagar una fianza. Antes de eso, en 2007, la detuvieron por traficar con cocaína y marihuana. Estuvo un año presa y recuperó su libertad, pero de los cargos que ahora se le imputan, no tan fácil saldrá bien librada.

Esta otra se metió con un niño especial: entonces, ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Jacqueline Flores Alonzo (Alguacil de Bexar)

Pero si ustedes que me leen creen que Norma ahora sí sobrepasó la raya, pues esperen que lean el caso de Jacqueline Flores Alonzo, de 30 años, quien fue acusada nada más ni nada menos que de tener relaciones sexuales con un adolescente de 14 años que padece de autismo y ante la presencia de los abuelos de este pequeño.

Según los expedientes judiciales, todo salió a la luz cuando casualmente el chico tuvo una entrevista con trabajadores sociales que esporádicamente lo visitan para saber cómo está. Ante ellos, el adolescente les expuso la experiencia que le había tocado vivir, lo que desencadenó una intensa investigación.