Crónica: Necesitamos otro milagro

Crónica necesitamos otro milagro

Cuando ya iba camino de ser deportado, los oficiales le mandaron a ponerse su ropa de civil y le abrieron las puertas. «Vete a casa con tu hija», le dijeron.

Cuando le entrevisté en su casa, todavía pude ver el miedo, la desconfianza a la suerte en sus ojos exhaustos.

Pero lo que más me impactó fue Esperanza, a sus cinco años, llena de vida, fuera de peligro serio. Papá había vuelto y todo era posible, hasta sanar y escapar por los pelos de la muerte.

Todos celebramos. Un hermano y su familia habían salido victoriosos de la lucha del inmigrante y para ellos sí había sueño americano.

Un año y medio después, recibí el llamado de su esposa, Aracely.

[trend video=»439085″ player=»14557″ title=» Emergencia de salud pblica declarada tras brote de bola en el Congo»]

Página: 1 2 3 4 5