Crónica: Las mujeres también pegan y muy duro…

Crónica mujeres también pegan y muy duro... Una hispana acaba de ser arrestada por pegarle a su novio afuera del motel. Hispana en problemas

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
La sospechosa fue identificada como Merci Pérez, de 32 años. (Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett)
  • Crónica: Crónica: Las mujeres también pegan y muy duro…
  • Una hispana acaba de ser arrestada por pegarle a su novio afuera del motel
  • Cuando la policía la cachó pegándole, ambos simularon que solo estaban jugando

Crónica mujeres también pegan. Una hispana de Georgia acaba de ser arrestada por pegarle a su novio en las afueras de un motel donde habían rentado una habitación para pasar una jornada amena. Pero resulta que al parecer algo salió mal adentro de la habitación, pues luego de varias horas encerrados, ambos salieron y comenzaron a discutir.

En cuestión de minutos la discusión verbal trascendió, al punto de que comenzaron a forcejear, por lo cual los administradores del hospedaje se vieron obligados a llamar a las autoridades locales para denunciar el hecho. Una patrulla llegó al sitio indicado y encontró a la pareja infraganti.

“Estamos jugando de lucha libre”

Crónica Crónica mujeres pegan
Momento en que la policía encontró a la pareja forcejeando en el patio trasero del motel. (Departamento de Policía de Norcross)

Al percatarse de la presencia de la unidad policial, la pareja se levantó del suelo donde se encontraban, se abrazaron y comenzaron a caminar hacia ella. Al ver que se estaban acercando, el uniformado se bajó para interceptarlos antes. No tardó nada en darse cuenta de que algo no andaba bien con ellos.

Y es que el agente notó rápidamente que el hombre sangraba de su rostro. Tenía al menos dos lesiones, la peor de ellas en la boca, pues la tenía hinchada y un labio roto. “¿Hola cómo están?”, les preguntó el agente. “Muy bien”, le respondieron ambos. ¿Qué te pasó, veo que estás herido?”, cuestionó el uniformado directamente al sujeto. “Estábamos jugando de lucha libre”, acotó este. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

Obviamente el oficial no les creyó

Crónica Crónica mujeres pegan
La mujer insitió en todo monento de que solo se estaba divirtiendo con su novio. (Departamento de Policía de Norcross)

“¿Ella te pegó?”, le volvió a interrogar el agente. “Sí, pero solo estábamos jugando”, fue la respuesta que recibió. “¿Jugando de golpearse al aire libre?, no tiene sentido”, le dijo el agente justo antes de ordenarles a los dos que se sentaran en la grama para comenzar a investigar sobre lo que realmente hacían ahí.

Cuando llegaron los refuerzos, el representante de la ley se fue hasta las oficinas del motel para hablar con la persona encargada y escuchar lo que este tenía que decirle con respecto al altercado. El dependiente del lugar fue mucho más allá, pues le mostró los videos de las cámaras de seguridad del establecimiento. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

Al ver las imágenes actuó de inmediato

Hispana en problemas
Los oficiales le tomaron fotos de las lesiones a la víctima para usarlas en contra de la imputada. (Departamento de Policía de Norcross)

En las grabaciones el uniformado pudo apreciar claramente desde el instante en que la pareja salió de su recámara y se les veía discutiendo fuertemente. Después se les ve caminando hacia un área verde y fue ahí cuando se enfrascaron en una batalla campal, la misma que ellos dijeron que se trataba de un juego.

Con semejante prueba, aunque no estaba claro el motivo de la riña ni quién de los dos es el que la había comenzado, el uniformado sí estaba seguro de que cuál de los dos es el que se había llevado la peor parte. Por lo general suele ser la mujer, antes considerada el “sexo débil”, pero ahora no fue el caso. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

Le tomó fotografías al agredido

Hispana en problemas
De tan cansada que se sentía después de “jugar a la lucha libre” Pérez hasta se quedó dormida en la patrulla camino a la cárcel. (Departamento de Policía de Norcross)

El agente regresó a la escena del incidente, esta vez ya con una idea más clara de lo acontecido y a sabiendas de lo que debía de hacer. Sin pensarlo dos veces, le colocó sus esposas a la mujer, que fue identificada como Merci Pérez, de 32 años. La arrestó bajo el cargo de violencia doméstica.

La identidad del hombre no fue revelada, pero según lo que se pudo apreciar en el video de la cámara corporal del uniformado, era de origen asiático. Ambos coincidieron en que eran novios, así es que aplica la acusación de violencia intrafamiliar, a pesar de que sostuvieron hasta el último minuto de que solo estaban jugando. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

¡No más actos de violencia doméstica!

Crónica mujeres también pegan
La sospechosa fue identificada como Merci Pérez, de 32 años. (Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett)

Espero que esta pareja recapacite, pero no se puede convivir de esa manera, como perros y gatos, decía mi abuelita cuando era un niño. Lo ideal, cuando no hay comprensión, es una separación a tiempo, antes de que las cosas trasciendan al punto de que hasta puedan terminar en tragedia.

No sería nada nuevo que en un hogar termine alguien muerto por una disputa familiar. De hecho, en Georgia hasta hay casos sonados como el de una madre que esperó a que todos se durmieran para atacarlos con un cuchillo de cocina. Mató hasta sus hijitos. Dios quiera que algo así no se repita. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

No termina la violencia entre familias hispanas

Crónica mujeres también pegan
Foto: Shutterstock

El caso de esta pareja se sumó a otros más relacionados con violencia doméstica que se han registrado en los últimos meses en el área metropolitana de Atlanta, algunos de ellos muy inusuales. Por ejemplo, me llamó mucho la atención el arresto de una madre de Roswell tras haber sido acusada de estrellarle un florero a su hijo en la cara.

El muchacho de 25 años acabó en el hospital con varias cortaduras en la frente y aunque en un principio se negaba a delatar a su agresora, finalmente lograron sacarle la verdad. La mujer de 47 años fue detenida por asalto agravado y en ese entonces estaba en riesgo de ser deportada. Los investigadores creían que el ataque lo cometió bajo la influencia del alcohol o alguna droga ilegal. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

Otro caso de violencia entre familias hispanas

Crónica mujeres también pegan
Archivo/MH

Recuerdo otra historia similar. Joaquín Obispo Reyes, de 44 años, está preso por presuntamente haber llegado al hogar de su exesposa para tratar de intimidarla para que volviera con él, por las buenas o por las malas. Según la policía, al estilo de las guerrillas, el sospechoso le dijo a la mujer que si seguía ignorándolo, sus días estaban contados y que acabaría lanzándole cocteles molotov.

Tras proferir semejante amenaza, el hijo mayor de la mujer salió para decirle al individuo que su madre no estaba sola y le mostró su pistola para convencerlo de que mejor se marchara. La táctica le funcionó, pero por poco tiempo. Y es que un instante más tarde Obispo Reyes le mandó un texto con fotografías preocupantes a la mujer. Archivado como: Crónica mujeres también pegan

Las fotos amenazadoras

Crónica mujeres también pegan
Archivo/MH

En una de las fotografías se veían botellas de cervezas llenas con un líquido y trapos saliendo de ellas. “Mas les vale que compren crema para las quemaduras que sufrirán”, les dijo el acusado en dicho mensaje, que luego usaron como prueba en su contra, pues con eso, la policía tuvo más que suficiente para ir tras él. Obispo Reyes fue acusado de proferir amenazas terroristas, entre otros cargos graves.

Así que las historias de violencia doméstica parecen no tener fin, pero qué bueno que aquí en Estados Unidos, a diferencia de lo que suele ocurrir en muchos países de Latinoamérica, esto sí es tratado como lo que es: un problema serio.

Violencia entre familias hispanas, una historia sin fin

Crónica mujeres también pegan
Archivo/MH

Ah, y también recuerdo que el año pasado las autoridades arrestaron a la guatemalteca Loida Roblero y al mexicano Luis Felipe Serrano en casos separados, pero por lo mismo que hoy les relato: agresión a sus cónyuges y por maltratar a sus hijos.

¿Cuándo acabará esto?, me pregunto. Creo que tanto estrés por el encierro y por aún no poder hacer lo mismo que antes realizábamos debido a la pandemia del COVID19 tiene mucho que ver con la tensión en los hogares. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado