Crónica: Otro muerto y heridos tras pachanga en night club

FOTO Alguacil del condado de Wake
  • Crónica: Otro muerto y heridos tras pachanga en nightclub
  • La policía asegura que ya tiene al sujeto que jaló del gatillo
  • Fueron varios los hispanos que se enfrascaron en la violenta disputa

Crónica muerto night club. “No estaba muerto, andaba de parranda” corea una popular y vieja canción en mi país, refiriéndose al caso de un individuo del que no se sabía nada y al que todos creían que había fallecido, pero que apareció de repente.

Lastimosamente este no será el caso de Eric Hernán Salas Nepomuceno, un jovencito al que acaban de matar justamente después de una de sus acostumbradas parrandas.

Eric, de tan sólo 22 años, murió abatido a tiros en las afueras de El Piano Bar, una popular discoteca hispana de la ciudad de Cary (en Carolina del Norte) la noche del pasado 13 de febrero.

Desde que se registró ese trágico incidente, las autoridades locales comenzaron a buscar al asesino, pero no habían tenido suerte, hasta hace un par de días, cuando capturaron a Juan Manuel Calvo Hernández, de 21 años.

Las autoridades creen que fue Juan quien jaló del gatillo de esa arma de fuego que le arrebató la vida de inmediato a Eric.

Juan fue acusado de asesinato en primer grado, entre otros cargos graves, por lo que podría ser castigado con cadena perpetua sin libertad condicional y hasta la pena de muerte, de acuerdo con las leyes de ese estado.

Crónica muerto night club

Juan Manuel Calvo Hernández, de 22 años. (FOTO Alguacil del condado de Wake)

Además de haber encontrado el cuerpo de Eric en el estacionamiento de El Piano, los agentes que respondieron a esa llamada de emergencia también hallaron a tres personas baleadas, quienes afortunadamente sobrevivieron al ataque.

Las víctimas heridas fueron identificadas como: Edgar Eduardo Salas Nepomuceno, Naymir Solís, ambos de 22 años y una chica, Lesly Castillo, de 20 años, todos residentes de la localidad aledaña de Durham.

Archivado como: Crónica muerto night club

Hasta el cierre de esta edición, Lesly Castillo continuaba hospitalizada debatiéndose entre la vida y la muerte ya que sus heridas fueron graves.

Los investigadores creen que este enfrentamiento fatal inició tras una “transacción” que el grupo planeaba hacer, pero que al final acabó mal para todos.

“Nuestro personal ha trabajado arduamente para resolver este caso cuanto antes y esperamos que el arresto del sospechoso este brinde consuelo a las víctimas y un respiro a la comunidad”, declaró el subjefe policial de Cary, Ken Quinlan.

Juan Manuel se encuentra recluido en el Centro de Detención del Condado Wake sin derecho a salir bajo fianza y lo tienen bien custodiado, pues lo consideran altamente violento.

Archivado como: Crónica muerto night club

Crónica: Otro muerto y heridos tras pachanga en night club

Tras la crisis del coronavirus que vivimos en 2020, la mayoría de estados del país decidieron reabrir los bares, lo cual considero fue un error y no solo porque eso aumentaría el brote de la enfermedad, sino porque históricamente, esta clase de negocios siempre ha traído problemas, aunque obviamente son de los más rentables.

Después de la reapertura, les reporté de que los arrestos de conductores borrachos se habían incrementado drásticamente en Georgia, en comparación con los meses anteriores cuando los bares estaban cerrados.

Luego me tocó darles otra mala noticia: La muerte de dos hombres y el atropellamiento de otro más en las afueras del Corona Billares, en la ciudad de Norcross.

Al calor de los tragos, la riña, cuyo motivo aún se desconoce, se tornó violenta, por lo que los involucrados fueron desalojados. El grupo salió al estacionamiento para acabar con el problema y vaya que sí lo hicieron, pero de la peor manera.

Uno de los individuos se subió a su camioneta y pasó por encima de otros tres, matando en el acto a dos de ellos e hiriendo gravemente a otro más.

Los fallecidos quedaron allí, tendidos en el pavimento justo afuera del night club al que llegaron con el afán de divertirse la noche anterior, mientras que el herido fue trasladado de emergencia a un hospital.

Como era de esperarse, su atacante huyó a toda prisa en su vehículo, pero su escape no le duró mucho tiempo.

Y es que uno de los testigos de esta tragedia decidió seguirlo en su carro y mientras que iba tras él, llamó al 911 para denunciar el violento enfrentamiento.

Afortunadamente, un policía que se encontraba fuera de servicio y que acababa de terminar su turno como agente de seguridad privada en una tienda a poco más de una milla de donde ocurrió el altercado, atendió a este llamado de emergencia.

El uniformado alcanzó la camioneta y le prendió las luces azules. Tras efectuar esta parada de tránsito, detuvo en el acto al conductor.

El sospechoso del crimen fue arrestado casi infraganti (FOTO Policía del condado de Gwinnnett)

Todas las víctimas eran de origen hispano, pero sus nombres serán liberados pronto luego de que la policía haya notificado a sus respectivas familias.

Sin embargo, el sospechoso fue identificado como José Basulto, de 40 años, quien enfrenta múltiples cargos graves.

Crónica muerto heridos nightclub

José Basulto (FOTO Alguacil de Gwinnett)

Los investigadores lo recluyeron en una celda durante varias horas para esperar a que le pasaran los efectos del alcohol y la inflamación en el rostro, producto de los golpes que recibió posiblemente de alguno de los occisos, y de esta manera poderlo interrogar detenidamente.

Una vez obtuvieron su versión de los hechos, Basulto fue recluido en la cárcel del condado de Gwinnett sin derecho a salir libre bajo fianza.

No hace falta ser adivino para saber de que este sujeto está en tremendo lío legal, que podría incluso confinarlo a cadena perpetua, ya que tener dos homicidios encima no es poco.

Archivado como: Crónica muerto night club

Crónica: Otro muerto y heridos tras pachanga en night club

Yo sabía que con la reapertura de las discotecas en Georgia se avecinaban más problemas igual, o incluso peores que el mismo coronavirus, pues dichos lugares son famosos por la creación de “desmadres”.

Pero bueno, muchos hispanos bebiendo y rodeados de mujeres, cuyas intenciones reales son solo nuestro dinero, nos creemos muy “machitos” y pues tarde o temprano cometemos errores y luego nos toca pagar las consecuencias.

Precisamente por ello, hace unos días cuestioné al comisionado de seguros de Georgia, John King, el hispano con mayor rango en el Gobierno estatal sobre el por qué reabrieron los bares cuando son considerados negocios no indispensables y su respuesta me dejó perplejo.

“Se reabrieron porque la vida tiene que seguir. Pero eso no significa que estamos invitando a la gente a que vaya a esos lugares. Si crees que algo es riesgoso, pues no vayas, no sólo porque esté abierto significa que tienes que ir. Cada uno debe ser responsable de su vida y de sus acciones”, me dijo.

Negocio donde ocurrió la tragdia. (Policía del condado de Gwinnnett)

Tremenda su respuesta y basada en una gran realidad. Lo malo es que las repercusiones de las decisiones equivocadas que tomamos no las pagamos sólo nosotros, sino que también arrastramos a nuestras familias, sino pues pregúntenle al montón de latinos detenidos que acabo de mencionar en mi nota de ayer y al mismo Basulto, porque los muertos lamentablemente no hablan.

Ojalá que este escrito de hoy sirva como un llamado a la conciencia, porque al final de cuentas el arresto y deportación no es lo peor de todo, ya que al manejar ebrios podemos acabar con nuestras propias vidas o incluso con la de seres inocentes y entonces sí, acabar de por vida tras las rejas o en un cementerio.

Gracias por leer mi columna de hoy en MundoHispánico, le espero en la de mañana, como siempre.

Archivado como: Crónica muerto night club