Crónica: Muerte de inocentes en manos hermanas

  • Crónica: Muerte de inocentes en manos hermanas
  • Quedó viuda en Honduras y emprendió su viaje hacia el ‘sueño americano’ con sus tres hijos
  • Todo parecía ir muy bien hasta que su mano amiga terminó siendo su verdugo

Rossibeth levantó la vista del plato. Se escuchaba cantar a su hija Dani en el patio. El pequeño Ever jugaba con un camioncito de plástico en el borde de la mesa.

“Vaya a jugar con su hermana, mi solcito”, le dijo dulcemente.

Después miró fijo a su madre. Bety la contempló despacio antes de volver a hablar. Esta hija suya había sufrido tanto… ¡quedar viuda tan joven! Ya no había nada que esperar para ella en su pequeño pueblo de Honduras.

Estaba segura que lo mejor era convencerla de irse con los niños a Estados Unidos. Una vez allá podría pedir asilo.

Marvin Escobar Orellana - Triple homicidio

Twitter

“Mira, hija, ya le hablé a Martín. Está allá con su familia. Les va muy bien. Me dijo que estarán encantados de ayudar”.

Rossibeth se resistía a dejar lo conocido, pero un futuro nuevo lejos de tanto dolor era algo que la tentaba.

“El coyote es mucha lana, mamá”, protestó. “No podemos”.

“Martín dice que te paga el coyote, ya después verás cómo le pagas la deuda, una vez allí”.

Rossibeth abrió mucho los ojos. Se le nublaron con desconfianza.

“No hay cuidado, es de confianza. Favor con favor se paga, m’hija”.

Y es que Martín ya había vivido con ellas un tiempo, antes de emigrar definitivamente a Estados Unidos desde su Guatemala natal. Bety lo conocía bien, conocía a su esposa. Todo encajaba perfecto.

“Bueno, mamá”, Rossibeth se persignó, “nos vamos a ir”.

Las llamadas por teléfono de Rossibeth eran emocionantes. Al principio contaba cómo era todo tan lindo, qué bien estaban los niños y cómo, especialmete Daniela, que ya tenía 11 años, se estaban adaptando a su nueva vida.

Martín era muy amable. Hasta le dio trabajo. Su esposa también, y los hijos jugaban todos juntos en Des Moines, Iowa.

Después de un par de meses la voz de Rossibeth perdió frescura.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+