Crónica: Baleados volviendo a México por las fiestas

  • Crónica: Baleados volviendo a México por las fiestas.
  • Un emigrante mexicano de Aurora, Texas, volvía a Jalisco a pasar las fiestas con su hija y su padre… pero todo terminó en tragedia.
  • José Luis Gutiérrez sufrió heridas graves y fue trasladado en avión a un hospital. 

Migrantes baleados volviendo a México… qué triste titular para lo que debiera haber sido un momento feliz.

Nosotros sabemos lo que uno sueña con volver al país de origen, a casa, a visitar a los que amamos y tuvimos que dejar atrás.

Y cuando un viaje de vuelta a casa se convierte en un ataque, es una historia que duele.

Les sucedió a Jose Luis Gutiérrez, su hija Sofía, de 19 años, y su padre Jose Jesus, de 85 años, hace unos días.

Crónica: Baleados volviendo a México por las fiestas.

Twitter @Chicago_NC

Jose Luis es un jardinero que vive con su familia en Aurora. Tiene 52 años y sus orígenes en México, en Jalisco. Casado desde hace 28 años con su esposa, Alejandra Gómez, tiene tres hijos.

La tierra “llama”… y la sangre más. Así que Jose Luis no quiere dejar pasar demasiado tiempo sin visitar a su madre, que aún vive en su Jalisco natal.

Como en otras ocasiones, decidió visitarla por estas fechas. Viajaría con Sofía y en el camino recogerían al abuelo, José de Jesús. Así los tres pasarían tiempo juntos en México.

“Te amo”, dijo Jose Luis, y besó a Alejandra tiernamente en los labios.

Ella le puso su mano en el antebrazo. “Ten cuidado, Jose, no corras, llevas a la niña contigo. Quiero que todos vuelvan sanos y salvos”.

“¡No te preocupes, mamá, yo los cuido a los dos!”, gritó Sofía desde el asiento del copiloto. Disfrutaría mucho de este viaje, estaba segura. Iba a hacer mil fotos y selfies para mostrarles a todos.

Alejandra los vio partir y sonrió. Por un instante se puso triste, pero después volvió a lo suyo. Sabía que iban contentos y regresarían pronto.

Padre e hija bromearon todo el camino hasta recoger al abuelo. Querían llevarlo porque con sus 85 años a cuestas, siempre pensaba que no le quedaban muchas oportunidades de visitar México y a la mamá de Jose Luis.

Además, ese tiempo de viaje con su hijo y su nieta era invaluable.

Llevaban horas de viaje, Jose Luis había conducido mucho rato y se sintió cansado. Era de noche y no quería poner en riesgo de accidente a los demás, así que decidió detenerse y dormir unas horas antes de continuar su viaje hacia Arandas en el estado de Jalisco.

Había decidido hacer el trayecto por una carretera mexicana que no requería peaje, así era más barato… pero mucho más peligroso, puesto que estas carreteras no están vigiladas por la policía local o el ejército.

Eran como las 3.00 de a madrugada cuando se disponían a echar un sueñecito al costado de la carretera en Zacatecas. Y entonces, el viaje de Navidad se volvió pesadilla.

De la nada aparecieron varios hombres que rodearon el auto. Estaban armados, eran violentos. Ninguno de los ocupantes del coche sabía qué pasaba.

Los sacaron del auto a empujones y golpes. Sofía gritaba aterrada, el abuelo apenas se sostenía después de los golpes. Jose Luis quería defender a su familia, pero el ataque era constante. Golpes, insultos, terror.

“¿Qué quieren? ¿Qué pasa?”, aullaba Sofía.

La única respuesta que obtuvo fue el auto marchándose a toda velocidad con los hombres armados y su papá. El abuelo y ella quedaron abandonados a su suerte en la carretera.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+