Crónica: Mató de 15 balazos al novio por una riña de pareja

  • Crónica: Mató de 15 balazos al novio por una riña de pareja
  • Karina Vanessa Corbalán, de 23 años, fue arrestada la madrugada un día después de que matara a su novio disparándole unos 15 tiros en el pecho.
  • Alejandro Sánchez, de 28 años, murió en Hialeah en brazos de su madre.

Karina Vanessa Corbalán usa un chaleco de seguridad verde militar y tiene la mirada perdida en el horror.

Su cabello teñido de rubio apenas oculta lo hispano, específicamente cubano, de su sangre apasionada. Pero de la alegría de tiempos pasados no queda nada.

Debe enfrentar a una jueza. Eso es lo de menos a estas alturas, ya no tiene nada que decir, nada por lo que vivir, nada en el horizonte.

Su vida se detuvo con la de Coco. Lo demás no importa.

La jueza, Mindy S. Glazer, tiene una audiencia en el condado de Miami-Dade, Florida, por asesinato en segundo grado.

La acusada es Karina.

Mató de 15 balazos al novio por una riña de pareja, por Mario Guevara

MIAMI-DADE CORRECTIONS

Pero hay alguien más en la sala, que solloza destrozada por el dolor.

Se trata de la madre de Coco… Alex o Alejandro Sánchez, que la dejó a los 28 años con una herida en el alma que nunca podrá sanar.

“Quiero verla pagar por lo que le hizo a mi familia”, le dice a la jueza Glazer entre lágrimas. En sus manos aprieta, casi ahoga, un rosario blanco.

Karina siempre fue apasionada, rebelde. Esta no es la primera vez que acude a la corte. Los registros judiciales muestran que Corbalán tenía una historia violenta.

El año pasado la arrestaron por agredir a un agente de la ley y luego resistirse a un oficial con violencia.

Alex calmó su rebeldía. La acompañó durante el programa de rehabilitación previo a aquel juicio que se cerró porque pudo cumplir a tiempo su programa.

“Tienes que portarte bien, amor”, le decía. “No seas tan violenta, no hace falta, te meterás en problemas, mi vida”.

Y ella le sonreía.

A Alex lo enamoró on sus ojos fieros y su pasión. Y lo asustó precisamente con lo mismo.

A poco de empezar la relación entre los dos, Alex enfrentaba discusiones de pareja casi a diario. Karina era celosa, posesiva, autoritaria y violenta.

“¿Qué m… le mirabas a esa?”, le espetaba. “¿Dónde estabas? ¿Por qué no contestabas el celular?”

La madre de Alejandro, Amy Sanchez, estaba feliz de ver a su hijo contento y enamorado, pero los arranques de Karina la preocupaban.

“Hijo… esta muchacha… es demasiado intensa”

Coco decía que no con la cabeza y con las manos y la abrazaba. “No te preocupes, mamita, yo puedo con eso y con más”.

Pero no pudo.

Karina, efectivamente se ponía cada vez más intensas, las dicusiones cada vez más fuertes. Y terminaron la relación, pero ella no se daba por vencida. Seguía insitiendo en volver… hasta el lunes en Hialeah.

Discutieron de nuevo. Los vecinos escuchaban pero no le dieron demasiada importancia… era más de lo mismo con esos dos. Después, estos mismos vecinos dijeron que Sánchez y Corbalán tenían una relación muy problemática.

Amy salió a ver qué era la gritadera.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+