Crónica: Mató a su hijastro porque se parecía a su papá

blank
blank

Lo más triste es que como Andrés, ahora mismo hay muchos niños y adolescentes sufriendo en silencio a manos de padrastros y madrastras desalmados que por alguna razón son incapaces de amarlos.

Son unos verdaderos hipócritas, egoístas e irresponsables, pues si buscaron o aceptaron a su pareja a sabiendas de que ya tenía hijos de relaciones previas, es su obligación moral también velar por el bienestar de los pequeños.

Pero tampoco puedo dejar de lado el hecho de que los padres también tenemos cierta culpa de que los niños estén sufriendo.

Con tantos hombres abandonando sus hogares y dejando a los suyos desprotegidos por irse detrás de una aventura y mujeres que por tal de que las mantengan y suplan sus necesidades prefieren que sus niños sufran desplantes en lugar de ponerse a trabajar duro ellas mismas para sacarlos adelante.

¡Por favor comunidad! Reaccionemos antes de que se demasiado tarde. Que el caso triste de Andrés nos sirva de recordatorio de que el enemigo muchas veces puede estar en la misma casa.

Y que sirva además como ejemplo de lo que nunca se debe de soportar en un hogar. Pongamos en práctica el famoso adagio de que “el que ama la gallina también debe querer a sus polluelos” y punto final… Gracias por leer mi columna de hoy. Hasta la próxima.

Archivado como: Crónica: Mató hijastro

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+
blank