Crónica: “El que mal anda, mal acaba”

  • Crónica: “El que mal anda, mal acaba”.
  • Popular rapero hispano abatido a tiros junto a su mejor amigo.
  • Vicente Arocho tampoco era una blanca paloma… a su corta edad ya tenía un extenso récord delictivo.

“El que mal anda, mal acaba” es uno de los dichos más populares El Salvador y lo escuché un millón de veces durante mi juventud, especialmente durante aquella etapa de mi vida en que me torné rebelde.

Esa frase me la decía a cada rato mi abuela, mis tíos y maestros, pero como suele suceder entre los jóvenes, por “un oído me entraba y por el otro me salía”, otro proverbio muy popular en mi país.

Sin embargo, puedo decir que gracias a Dios logré superar esa dura etapa de la cual solo me quedaron recuerdos, algunos malos y otros tristes, pero lo hice y ahora mi vida es diferente.

Y es que no todos logran salir adelante después de haberse desviado del camino correcto y en mi crónica de hoy quiero hablarles de un caso en particular que ha llamado mucho mi atención.

Vicente Arocho era un muchacho brillante con un futuro prometedor. Tenía talento de sobra y una voz que atraía multitudes.

No obstante, escogió la ruta más corta, esa que genera fama y dinero a corto plazo, pero que, al pasar la factura, suele ser muy alta, al punto que, en el caso de Arocho, le costó la vida.

El popular rapero de Carolina del Norte fue asesinado a tiros junto a uno de sus mejores amigos el pasado 4 de septiembre en la ciudad de Raleigh.

Tenían menos de 24 horas de haber sido liberados de una cárcel local y no era la primera vez que Arocho había tenido encuentros forzosos con las autoridades.

De hecho, a su corta edad (apenas 28 años) tenía un extenso expediente delictivo en su estado, pues desde que se convirtió en mayor de edad cayó preso en múltiples ocasiones.

Crónica mal anda mal acaba

En sus redes sociales Vicente Arocho se jactaba de estar haciendo mucho dinero. (Fotografía tomada de su cuenta en Facebook)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+