Crónica: Uno por uno van cayendo los mafiosos

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Crónica: Uno por uno van cayendo los mafiosos
Retrato policial del Alguacil del condado de Bartow | Fotos de Mario Guevara | Video de MH
Etiquetas:
  • Crónica: Uno por uno van cayendo los mafiosos
  • Esta historia es del mexicano que sorprendió a las autoridades de Georgia
  • Cientos de indocumentados pudieron ser víctimas del ‘prestigioso empresario’

Crónica mafioso. “Por fin se le acabó el negocio”, fue lo que dijeron las autoridades federales con respecto a un “mafioso” que por años operó como un “respetable empresario”. Se trata de Juan Antonio Pérez, quien, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), se valió de muchos inmigrantes para enriquecerse de manera ilícita.

Varias agencias de la ley presentaron los artículos de lujo confiscados al reconocido comerciante mexicano detenido en una redada en Georgia. En una conferencia de prensa en la cárcel del condado de Bartow fueron expuestos una veintena de vehículos de lujo y armas de fuego, entre ellas ocho pistolas y seis rifles, presuntamente propiedad de Pérez.

Crónica mafioso: aseguran que explotaba indocumentados

El empresario fue arrestado y acusado de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, explotación de mano de obra de indocumentados y posesión ilegal de armas de fuego, entre otros delitos graves. Las autoridades federales allanaron una fábrica, tres casas y un restaurante propiedad del empresario hispano.

Los oficiales dijeron que procesarán a Pérez con todo el peso de la ley pues además de defraudar al gobierno y abusar de sus trabajadores, también afectó a negocios que operaban legalmente. Asimismo, las autoridades indicaron que se concentrarán ahora en las personas que ayudaron al mexicano a violar la ley, una de ellas Eva Torres, su esposa.

Archivado como: crónica mafioso

Crónica mafioso: operación múltiple en varias localidades

El operativo múltiple se llevó a cabo en las ciudades de Hixson y Rossville, Georgia, localizadas al noroeste de Atlanta. La investigación estaba relacionada con la contratación de indocumentados para trabajar en Aztec Framing y Aztec Builders por parte de Pérez, quien figura como dueño de las propiedades allanadas.

De acuerdo con las fuentes consultadas por MundoHispánico, en esa operación simultánea participaron agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el Buró de Investigaciones de Georgia (GBI) y la Oficina del Alguacil del condado de Bartow, entre otras agencias de la ley.

Crónica mafioso: tenía lujos por doquier y hasta a nombre de terceros

El sujeto tenía lujosos vehículos y propiedades con los que hasta impresionaba a “sus amantes”, dijeron las fuentes policiales. ICE está satisfecho de haber acabado con sus negocios ilícitos y esperan que pase encerrado mucho tiempo. Todo indica que Pérez se valía de otras personas para poner propiedades bajo su nombre y así evitar llamar la atención de las autoridades.

Aztec Framing fue fundada como compañía en 1988, pero no fue hasta en 2013 cuando la empresa pasó a la mira de la policía, pues tuvo conocimiento de que la empresa estaba pagando excesivamente a ciertas personas, pero que en realidad nunca recibían esas cantidades.

Crónica mafioso: le gustaban los vecindarios y cosas exclusivas

Los mismos sujetos también tenían a su nombre vehículos lujosos y casas en vecindarios exclusivos, que en realidad le pertenecían a Pérez, según las autoridades. Pérez y su familia vivían en una propiedad de más de 7,500 pies cuadrados, que está valorada en un millón dólares, en donde tenía hasta guardias de seguridad privados.

El gobierno federal también le confiscó varios autos clásicos y deportivos de los modelos y marcas Camaro, Corvette y Porsche que Pérez tenía como colección, de acuerdo con las fuentes policiales.

Archivado como: crónica mafioso

Crónica mafioso: con tanto lujo atría mujeres a diestra y siniestra

cae mafioso explotar inmigrantes

De acuerdo con los expedientes judiciales, Pérez también tenía una casa de campo en Kingston, una costosa área rural de Georgia, donde guardaba muchos de sus “juguetes costosos” y que, de paso, le servía para sus citas íntimas con amantes, las cuales eran bastantes frecuentes. Lo que al parecer el glamuroso empresario mexicano no sabía es que lo que fácil llega, fácil se va y que, lo que mal anda, mal acaba, dos adagios muy populares en Latinoamérica, así es que se le llegó su día al señorón.

Lo peor de todo esto es que acciones como esas nos dejan mal parados como comunidad ya que no faltará quien nos señale a todos como mafiosos, aunque la verdad sea que la mayoría de latinos venimos a este país a trabajar arduamente. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Archivado como: crónica mafioso