Crónica: Policía asegura que descubrió los secretos de Mario

Compartir
Suscríbete
Crónica: Policía asegura que descubrió los secretos de Mario
Foto: Alguacil de Alexander / Video: MH
  • Crónica: Policía asegura que descubrió los secretos de Mario
  • Cuando las autoridades le cayeron, salió a la luz todo lo que escondía
  • El joven latino podría pasar varios años en la cárcel por su desviación

Durante seis meses, las autoridades de Carolina del Norte estuvieron investigando la procedencia de una serie de imágenes pornográficas infantiles que aparecían de repente en Internet. Más adelante descubrirían los secretos de Mario.

Las horrendas fotografías implicaban a menores de edad en escenas explícitas donde eran abusados sexualmente por personas mayores. Las imágenes rodaban por doquier en Internet y fueron muchos los que las vieron y otros las compartieron a sabiendas de que eso es ilegal en Estados Unidos, aunque algunas fueron reportadas, lo que ayudó a frenarlas.

En plena pandemia rodando porno infantil

Crónica Policía secretos Mario

De acuerdo con las autoridades de ese estado, luego de una intensa indagación cayeron en cuenta de que el responsable de subir dichas imágenes en las redes sociales y otros sitios en línea era nada más ni nada menos que un jovencito hispano.

Todo indica que Mario Mendoza Cazarez, de 20 años, en plena pandemia, cuando medio mundo estaba en cuarentena, se puso a descargar y distribuir esa clase de material prohibido. Cuando la policía fue a su hogar el pasado 15 de marzo, confirmaron sus sospechas. Las autoridades habían descubierto los secretos de Mario.

Tras descubrirse los secretos de Mario, lo acusan de explotación

Crónica Policía secretos Mario

Y es que tras allanar el domicilio localizado en la pequeña ciudad de Taylorsville, en el condado de Alexander, encontraron múltiples imágenes comprometedoras de niños teniendo relaciones íntimas. Ante semejante hallazgo, Mario fue capturado en el acto y acusado de múltiples cargos graves.

Las autoridades alegan que cometió explotación sexual de menores en segundo grado, lo cual podría acarrearle una condena de hasta más de una década tras las rejas. En esa pesquisa participaron el Buró de Investigaciones de Carolina del Norte, la policía del Oeste de Virginia y la Oficina del Alguacil del condado de Alexander.

Secretos de Mario al descubierto: 520 mil dólares deberá pagar

Crónica Policía secretos Mario
Foto: Shutterstock

Luego de que la policía descubriera sus secretos, Mario fue recluido en la prisión del condado de Alexander, donde un juez estatal le impuso una fianza de más de medio millón de dólares. La semana entrante tendrá su primera audiencia en corte, donde la Fiscalía y el magistrado a cargo de su caso le leerán formalmente las acusaciones en su contra.

El caso de Mario Mendoza no es el primero y seguramente tampoco será el último de esa índole en dicha zona. De hecho, apenas el año pasado descubrieron a otro sujeto en las mismas andanzas, solo que se trataba de un gringo, quien por cierto ya fue condenado.

Mario no era el único con secretos

Crónica Policía secretos Mario

Los próximos 15 años serán inolvidables para un hombre de Carolina del Norte, quien recibió esa condena por poner sus ojos en quienes no debía. Y es que, de acuerdo con las autoridades federales, a Benjamin Michael Lineberger, de 28 años, le gustaba coleccionar videos y fotos de niños en poses sugestivas o que eran sometidos a abusos sexuales.

La detención del imputado se produjo gracias a que en el año 2019 su IP Address quedó registrado en una base de datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), donde se investigan a personas que descargan o suben este tipo de contenido en páginas de Internet o en las redes sociales. El IP Address es el número de identificación único que cada aparato electrónico, como celulares, tabletas o computadoras poseen.

Sorprendido con las manos en la masa

Crónica Policía secretos Mario
Foto: Shutterstock

Dicho IP Address se puede rastrear dependiendo de la red telefónica o del wifi a la que se haya conectado al momento de cometer el delito. Al parecer, Benjamín ignoraba esto y se dio gusto descargando imágenes prohibidas, sin saber que ya había caído en el radar de las autoridades federales.

Cuando menos pensaba, su casa -localizada al centro de la ciudad de Raleigh, en Carolina del Norte, ya estaba rodeada por decenas de uniformados. Y cuando Benjamín notó la presencia de los agentes del orden, sabía perfectamente por qué estaban ahí, y trató de eliminar toda prueba en su contra.

Mostrando su mejor pose en el ‘mugshot’

Benjamin Michael Lineberger fue sentenciado a 15 años de prisión. Foto: Alguacil del condado de Wake

Se encerró en el baño y destrozó su celular, pisándolo en múltiples ocasiones, y luego lo metió en el tanque de agua del inodoro. Pero de acuerdo con los expedientes judiciales, su acción premeditada no fue suficiente y, aún así, los detectives lograron extraer del aparato inservible casi 1,500 imágenes explícitas de menores de edad.

Entre ellas había 170 videos donde niños eran abusados sexualmente de diferentes formas, algo que la policía describió como “conductas sádicas o masoquistas”. Todo eso fue presentado como evidencia en los tribunales y, entonces, el juez a cargo del caso no tuvo objeción en darle la pena máxima que había pedido la Fiscalía de 15 años.

Severamente castigado por su fechoría

Cuando Benjamín recupere su libertad, aparecerá en la lista nacional de delincuentes sexuales, así es que literalmente, por las estupideces que hizo, se arruinó la vida.

Aparte de la sentencia tras las rejas, Benjamín también recibió la orden de pagar 33 mil dólares, en restitución a las víctimas que aparecían en las imágenes y cuyas identidades se conocen. El magistrado fue severo porque no es la primera vez que el convicto se veía involucrado en actos similares, pues en 2018 lo arrestaron por posesión de pornografía infantil y estuvo varios meses preso.

Cuando Benjamín recupere su libertad, aparecerá en la lista nacional de delincuentes sexuales, así es que, literalmente, por las estupideces que hizo se arruinó la vida. Espero que su caso sirva como recordatorio de que, aunque en Estados Unidos ver, crear, descargar o distribuir material pornográfico no es ilegal, cuando se trata de menores involucrados, entonces pasa a ser un delito grave y severamente penado por la ley.

Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Suscríbete a nuestro boletín semanal y participa por una gift card de $100 cada mes. Recibe tus noticias favoritas en tu bandeja de correo electrónico desde hoy mismo.