Crónica: Les encantaban los videos porno, pero infantiles

Crónica: Les encantaban los videos ‘porno’ pero infantiles. Gilberto Rodríguez tenía su propia “productora” de películas ilegales.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Alguacil del condado de Johnston y policía de Chalotte-Mecklenburg
  • Crónica porno: Les encantaban los videos porno, pero infantiles
  • Gilberto Rodríguez tenía su propia “productora” de películas ilegales
  • Autoridades prometen no descansar hasta atrapar a todos los pervertidos

Crónica porno. Ver películas pornográficas no es un delito en Estados Unidos. De hecho, hoy a diferencia de antes que alguien tenía que esconderse para poder ver alguna revista o video XXX, con los avances tecnológicos la pornografía está a la orden del día en las redes sociales y el Internet, al punto que ya ni siquiera hace falta buscarla para que le aparezca a uno de repente.

Es justamente por ello que hay que tener mucho cuidado cuando ponemos dispositivos electrónicos en manos de nuestros hijos. Pero como todo, este tema también tiene sus límites, pues cuando a un sujeto mira, comparte, produce, descarga o sube imágenes pornográficas en línea relacionadas con pequeños, está cometiendo un delito gravísimo.

Crónica porno: Gilberto Rodríguez lo sabía, pero no le importó

Crónica encantaban porno infantiles
Gilberto Rodríguez Carvajal (Alguacil del condado de Johnson)

En los últimos años, muchos individuos de todas las razas y en su mayoría hombres han sobrepasado la delgada línea entre lo legal e ilegal al relacionarse con videos y fotografías íntimas relacionadas con menores de edad, ya sea de adolescentes, niños y hasta de infantes. Uno de los casos más recientes es el arresto de Gilberto Rodríguez Carvajal.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, durante un buen tiempo este hombre estuvo no solo produciendo, sino también distribuyendo por Internet archivos e imágenes explicitas sobre explotación sexual infantil, hasta que, por fin, lograron detectar exactamente en dónde se encontraba y le cayeron de sorpresa.

Crónica porno: lo cacharon con las manos en la masa

Crónica encantaban porno infantiles
Archivo/MH

Los investigadores del Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados que a diario inspeccionan las redes sociales y demás sitios en línea que son frecuentados por pedófilos, detectaron que de una casa en una remota área rural de la ciudad de Benson (Carolina del Norte) estaban subiendo imágenes pornográficas de niños.

Las autoridades estatales y locales consiguieron una orden de allanamiento y llegaron al domicilio. Múltiples agentes del Buró de Investigación del Estado (SBI) y de la Oficina del Alguacil del condado de Johnston rodearon el domicilio y tumbaron la puerta. Una vez adentro, apresaron a Gilberto.

Crónica porno: le daba uso inapropiado a su computadora

Crónica encantaban porno infantiles
Gilberto no tenía ni idea que las autoridades estatales ya habían identificado lo que hacía con su computadora. (ICE/Archivo)

Tras esculcar cada uno de los rincones de la casa, al final los agentes se terminaron llevando una computadora propiedad de Gilberto, en donde se supone que encontraron múltiples imágenes prohibidas sobre niños desnudos y en poses perturbadoras o participando en encuentros sexuales, lo cual usarán como prueba en su contra en corte.

Fue recluido en la prisión del condado de Johnston acusado de dos cargos de explotación sexual de menores en segundo grado. Un juez estatal le concedió una fianza de 200,000 mil dólares, así que una vez que logre juntar el dinero, recuperará su libertad mientras que le llega el día de su juicio. En caso de resultar culpable, podría pasar varios años tras las rejas.

Crónica porno: el hondureño que se aprovechó de cinco niños

Crónica encantaban porno infantiles
Oscar Hernández Maldonado (Policía de Charlotte-Mecklenburg)

Oscar Hernández Maldonado es un fiel testigo de lo severas que son las autoridades estadounidenses cuando se trata de abusos sexuales contra niños. Y es que todavía le faltan purgar tres décadas en prisión por una serie de delitos que cometió en perjuicio de cinco pequeños con quienes vivía.

En el tribunal donde fue juzgado se comprobó que no solo violó a cuatro niñas y a un niño cuyas edades oscilaban entre los 5 y 10 años, sino que también gravó sus perversas acciones. El parentesco de las pequeñas víctimas no ha sido revelado por las autoridades, aunque al final de cuentas eso es lo menos importante.

Crónica porno: al verse acorralado decidió cooperar

Crónica encantaban porno infantiles

Tras verse confrontado en el banquillo de los acusados y ser acorralado por la Fiscalía, el hondureño de 48 años decidió cooperar y declararse culpable para recibir así un castigo menos severo. A pesar de ello, el juez a cargo del caso le dictó 30 años de encierro seguido de probatoria de por vida, para evitar de que vuelva a cometer los mismos crímenes.

De acuerdo con la información presentada por las autoridades, en 2008 Oscar comenzó a abusar de los pequeños en su residencia en Charlotte. Los ultrajes continuaron a lo largo de 8 años, hasta que todo salió a la luz a mediados de 2019. En diciembre de ese mismo año él por decisión propia decidió confesar sus fechorías.

Crónica porno: más le valía porque le habría ido peor

Crónica encantaban porno infantiles

Por haber cooperado, le ahorró al Estado mucho tiempo y recursos, así es que lo premiaron reduciéndole su sentencia a tres décadas, pues de lo contrario, era candidato a la cadena perpetua, ya que la fiscalía presentaría en su contra todos los videos de los abusos que encontraron en su computadora y que él mismo había grabado.

El centroamericano había tratado de borrar muchas escenas, pero dejó evidencias de estas en ciertas partes de su papelera y disco duro, de donde los expertos policiales lograron extraerlas. Inmigración ha dicho que cuando cumpla su sentencia, lo van a deportar porque ni siquiera papeles tiene y bien hecho, es la clase de extranjeros que no merecen estar aquí. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado