Crónica: Hay latinos que le deben un gran favor a ICE

  • Crónica: Hay latinos que le deben un gran favor a ICE.
  • Inmigración los mandó a su país antes que pagaran por sus fechorías.
  • Las autoridades esperan que esta historia no se repita más por el bien de las víctimas.

Caer en manos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) es uno de los más grandes temores de cualquier indocumentado.

Y es que esta es la agencia federal más temida por los inmigrantes que carecen de estatus legal, pues tiene la potestad de deportar a cuanta persona sin papeles encuentre a su paso.

En la última década ICE ha apresado y expulsado del país a millones de extranjeros, en especial durante la gestión del expresidente Barack Obama, que es considerado el “jefe mayor” en deportaciones, al menos hasta hoy, pues aun no sabe si Donald Trump logrará superarlo.

Da la impresión de que Inmigración ha cumplido al pie de la letra con su tarea de remover a personas consideradas “no gratas” por las autoridades y es posible que sí, pero también toca exponer que muchas veces se ha equivocado, o ha metido la pata, como dicen por ahí.

Por ejemplo, a nivel nacional son incontables los casos de inmigrantes con permisos de trabajo o visas vigentes que han sido detenidos en redadas de ICE y hasta de ciudadanos estadounidenses que fueron deportados.

Pero eso no lo es todo, también hay casos muy sonados de sujetos a los que ICE, en su intento por sacarlos rápido de EE.UU. y seguir así sumando “números positivos”, los ha deportado ignorando que tenían cuentas pendientes con la justicia.

A ellos Inmigración les hizo un gran favor, pero afectó severamente las investigaciones de la Fiscalía estatal y de los cuerpos de policía locales. Y de paso, también ha logró que los delitos queden impunes y las víctimas burladas.

En Georgia un centenar de latinos que cometieron o se vieron envueltos en delitos graves terminaron en sus países antes de ser juzgados, lo que tiene muy molestas a las autoridades locales.

Precisamente de algunas de esas historias es que quiero hablarles en mi crónica de hoy.

En 2017 la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) propinó un duro golpe a una célula de narcos que operaba en el área de Gainesville y sus alrededores.

Cayeron en una casa de la ciudad de Oakwood tras ser alertados por sus informantes de que acababan de recibir una fuerte cantidad de drogas.

Al ingresar, los agentes federales descubrieron cocaína, heroína y varias armas de fuego. El cargamento estaba valorado en más de 6 millones de dólares.

Arrestaron a dos mujeres, Mónica Pascual Brito, mexicana de 24 años y Karla Álvarez, estadounidense de 28 años.

La primera es hermana de Ricardo Pascual Brito, un reconocido narco de la zona, mientras que la segunda, era maestra de la localidad.

Crónica latinos favor ICE

Los hermanos Brito fueron deportados a pesar de que todavía no habían sido juzgados por narcotrafico. (Alguacil Hall)

A Ricardo lo atraparon unos días después realizando una fuerte transferencia a México, por lo que la DEA creyó que por fin ya estaba por cerrar ese capítulo.

Con lo que no contaban es que ICE sacaría de la cárcel local a la pareja de hermanos y la deportaría a su país antes de que fueran sentados en el banquillo de los acusados.

De esta manera, la que se llevó la peor parte fue la docente que al final, se supo nada tenía que ver en las vueltas ilegales de los hermanos Brito.

Y es que el único, pero gran error de Álvarez fue haber rentado una recámara a los hermanos sin saber a lo que se dedicaban en realidad.

Karla perdió el trabajo y estuvo varios meses encarcelada hasta que la Fiscalía le retiró los cargos por falta de pruebas. Pero mientras que ella estaba tras las rejas, los Brito seguramente disfrutando de sus ganancias en México, pues ICE los deportó rápido.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+