Crónica: Latinos hacían carreras en la calle con sus camionetas de trabajo

Crónica Latinos carreras camionetas de trabajo. El temido oficial Peña los vio y persiguió, pero solo logra agarrar a uno.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Departamento de policía de la ciudad de Norcross
  • Crónica: Latinos hacían carreras en la calle con sus camionetas de trabajo
  • El temido oficial Peña los vio y persiguió, pero solo logra agarrar a uno
  • Uno de los individuos desató una tremenda persecución a toda velocidad

Crónica Latinos carreras camionetas. Roky Eli Lima Perez y uno de sus amigos (cuya identidad se desconoce) salieron cansados del trabajo. Se les ocurrió pasar a un bar del área metropolitana de Atlanta (Georgia) para echarse unos cuantos tragos juntos y así relajarse. Bebieron más de lo que pensaban, pero a pesar de ello, hasta ahí todo iba bien, pero tomaron la mala decisión de sobrepasar la línea.

Y es que a pesar de que ya estaban bien tomados, ambos se montaron en sus respectivas camionetas y por si eso fuera poco, hasta iban compitiendo en las calles para ver cuál era más veloz y “eficiente” tras el volante. Pero este par de conductores irresponsables tuvo la mala suerte de que los viera un policía, y no se trataba de cualquier patrullero, sino que el temido oficial Benny Peña.

Peña es experto en detectar conductores borrachos

Crónica Latinos carreras camionetas

Peña es muy conocido entre la comunidad hispana de Georgia porque es un verdadero profesional en cachar choferes intoxicados y porque jamás, le ha perdonado una a nadie de los que sorprende. Pues al ver las camionetas disputándose la vía las persiguió y les ordenó detenerse con su sirena y luces azules.

Solo una de ellas se paró, la otra decidió darse a la fuga a toda prisa. Peña optó por dejar en paz a la primera y se le pegó a la otra porque al final de cuentas si estaba huyendo, era por algo… La unidad era conducida por Roky Eli Lima Perez, un ciudadano guatemalteco de 30 años. Archivado como: Crónica Latinos carreras camionetas

Roky dejó la camioneta abandonada pero con velocidad

Crónica Latinos carreras camionetas

El centroamericano se quiso pasar de listo al intentar evadir varias veces la patrulla de Peña, pero no lo logró. El uniformado lo siguió durante varias millas y hasta el último instante. Al ver que no le iba ser posible perderlo, Roky intentó algo más que creía sería su última oportunidad de escapar de la justicia.

Se metió a un complejo de apartamentos, se paró de repente, abrió la puerta y se bajó corriendo, pero dejando la camioneta prendida y con la velocidad puesta. Muy inteligente el hombre, sabía que eso podría distraer el agente que para evitar un accidente se enfocaría en parar el automotor, pero se equivocó. Archivado como: Crónica Latinos carreras camionetas

Quiso huir a pie, pero su esfuerzo fue en vano

Crónica Latinos carreras camionetas
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

A todo esto, Peña ya había pedido refuerzos. Ya venían en camino muchas más patrullas, pues se oían a lo lejos sus sirenas. El conductor sabía que era cuestión de un par de minutos para que las autoridades lograran acorralarlo, así que intentó otra estrategia más en su afán de evadir el arresto.

El motorista se echó a correr hacia un área boscosa. El oficial Peña hizo exactamente lo mismo, pero detrás de él. Seguramente eso puso nervioso al conductor, que tuvo la mala suerte de tropezarse con algo en la oscuridad y cayó encima de unos arbustos. Peña, que estaba a solo unos cuantos metros de distancia al verlo caído se le fue encima para no darle tiempo de que fuera a pararse y defenderse. Archivado como: Crónica Latinos carreras camionetas

El guatemalteco estaba ebrio, pero no para tanto

Crónica Latinos carreras camionetas
Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett

Fue hasta entonces que Peña descubrió que se trataba de un conductor hispano. Tras esposarlo, lo identificó como Roky Eli Lima Perez, de 30 años y de origen guatemalteco. Justo en el instante que ya estaba esposado, comenzaron a llegar los colegas del oficial dominicano. Policías tanto de Norcross como del condado de Gwinnett.

Por más que hubiera hecho para prevenir que lo capturaran, la posibilidad de que huyera era muy remota, pues literalmente ya lo tenían rodeado. Y en caso de que hubiese logrado esconderse en el bosque o subirse a alguno de los árboles, es seguro que los perros de la unidad canina lo habrían detectado. Archivado como: Crónica Latinos carreras camionetas

Muy mala decisión la que tuvo Roky

hispano detenido
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

El centroamericano fue arrestado formalmente y acusado de múltiples cargos graves, entre ellos: conducir de manera temeraria, intentar evadir a la policía, conducta desordenada y resistirse al arresto. Fue recluido al Centro de Detención de Gwinnett donde le impusieron una fianza de más de 5 mil dólares.

Roky también enfrenta las siguientes infracciones de tránsito: conducir sin poseer una licencia válida, manejar con excesiva velocidad, pasarse una luz en rojo, salirse del carril de manera inapropiada y para colmo, conducir ebrio, pues también le detectaron alcohol en su organismo, a pesar de que él declaró que solo una cerveza se había tomado. Archivado como: Crónica Latinos carreras camionetas

No vale la pena cometer esta clase de locuras

hispano detenido
A como pudo, el guatemalteco sacó su celular a pesar de que ya estaba esposado y se puso a textear con quién sabe quién mientras que lo llevaban a la cárcel.

¿En qué cabeza cabe que acá en Estados Unidos alguien va a poder escapársele a la policía? Solo en la mente de una persona intoxicada seguramente, pues basta con que el oficial diga un solo código por radio para que decenas de sus compañeros por aire, agua y tierra (dependiendo de las circunstancias), acudan en su auxilio.

Por cierto, Roky no tiene estatus legal en el país y debe ser agradecido porque de haber hecho esta ‘burrada’ en cualquier momento del año pasado, se habría ganado un viaje sin derecho a retorno para su país. Le fue bien que en la cárcel de Gwinnett ya no estén los agentes de Inmigración. Espero aproveche esta segunda oportunidad que le está dando la vida y se comporte mejor en adelante. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado