Crónica: Juntos por siempre… o hasta que la cárcel los separe

Archivado como: Crónica Juntos por siempre

Cuando un extranjero es deportado por cometer algún delito relacionado con las drogas, le queda una marca de por vida. No puede arreglar papeles de ninguna manera, las peticiones de hijos ciudadanos o de una pareja estadounidense salen sobrando.

Y si a ese individuo se le ocurre regresar ilegalmente y es atrapado en la frontera o descubierto después por alguna autoridad, enfrenta cargos adicionales por ‘re entry’, lo cual acarrea condenas de hasta ocho años.

En el caso de Valenzuela y Castillo, no sé cuándo se hayan casado, pero de lo que estoy seguro es que su matrimonio ya fue disuelto por razones de fuerza mayor, pues es casi seguro que no se volverán a ver nunca.

Ojalá que los demás delincuentes que siguen sus pasos aprendan la lección y corrijan su estilo de vida, aunque también sé que no es tan fácil, pues ya están acostumbrados a un estilo de vida de ricos que muy difícilmente podrán mantener con un trabajo normal.

Gracias por haber leído mi crónica de hoy. Hasta la próxima.

[trend video=»452145″ player=»14557″ title=»Mexicano incapacitado recibe ayuda»]

Archivado como: Crónica Juntos por siempre

Página: 1 2 3 4 5