Crónica: Jefe de policía se convierte en mafioso

Crónica jefe de policía se convierte en mafioso. Autoridades alegan que se robaba las drogas y armas de los narcos.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Policía de Chadbourn
  • Crónica jefe de policía se convierte en mafioso
  • Autoridades alegan que se robaba las drogas y armas de los narcos
  • El alto funcionario no solo perdió su puesto, sino que ahora enfrenta cárcel

Crónica jefe de policía. Lo peor que puede tener cualquier comunidad es una autoridad corrupta, pues en teoría, uno como residente de cualquier lugar debería tenerle confianza absoluta a los policías, jueces y fiscales, pero tristemente en la mayoría de los países de Latinoamérica es más fácil toparse con un mal funcionario que con uno bueno.

Lamentablemente ni siquiera Estados Unidos se salva de esta clase de malos garantes de las leyes, pero la diferencia es que aquí, cuando los descubren, la justicia es más severa con ellos que con los mismos delincuentes, lo cual es bueno, pues es la única manera de evitar que otros se corrompan.

El jefe policial que ha decepcionado a todos

Crónica Jefe policía mafioso
Anthony Spivey, exjefe policial de Chadbourn (Alguacil del condado de Bladen)

Cualquier agencia de la ley queda herida cuando sale a la luz que uno o varios de sus integrantes son corruptos y aún más, cuando se trata de la cabeza de esta, como el caso que acaba de descubrirse en una importante ciudad de Carolina del Norte, uno de los estados del país donde habitan muchísimos latinos.

Y es que el jefe del Departamento de Policía de Chadbourn fue arrestado esta semana acusado de sustraer evidencias que habían sido confiscadas en operativos previos a peligrosos narcotraficantes, para vendérselas a delincuentes locales, fomentando así de una manera indirecta la criminalidad en los mismos barrios que él y su gente debían cuidar.

Crónica jefe de policía: enfrenta 88 acusaciones en total

Crónica Jefe policía mafioso
Anthony Spivey, exjefe policial de Chadbourn. (Policía de Chadbourn)

Se trata de Anthony Spivey, ahora exjefe policial de Chadbourn, quien está acusado de haber sustraído dinero en efectivo, múltiples armas de fuego y drogas, entre otros objetos, del almacén donde se guardan las evidencias que son decomisadas a las personas que arrestan por cometer delitos, comprometiendo de una manera muy radical los casos.

Y es que esas son exactamente las pruebas que luego la Fiscalía debería haber presentado en los tribunales durante los juicios en contra de los imputados, pero debido a las supuestas malas acciones de Spivey, muchos de esos casos no fueron resueltos debidamente, lo cual afectaría no solo a sus víctimas, sino también a toda la comunidad.

Crónica jefe de policía: ¿será que necesitaba el dinero?

Crónica Jefe policía mafioso
Esta imagen de archivo muestra a Spivey cocinando para la gente en un evento comunitario. (Policía de Chadbourn) policial de Chadbourn. (Policía de Chadbourn)

De acuerdo con los expedientes judiciales, Spivey sacaba a escondidas sin ninguna autorización ni justificación los objetos almacenados para vendérselos a amigos y conocidos, razón por la cual fue despedido de su cargo y ahora está en la cárcel del condado de Bladen, en compañía de muchos criminales que sus agentes arrestaron bajo su mandato.

La fiscalía indicó a la prensa que tienen pruebas “contundentes” para acusar al exjefe policial del robo de varias armas, algunas de las cuales ya fueron recuperadas, aunque de la mayoría no hay ni siquiera rastros. Se cree que podrían estar en manos de delincuentes que andan por ahí robando, intimidando y atacando a otros.

Crónica jefe de policía: lo descubrieron “sin querer queriendo”

Inmigrante morder agente ICE
Archivo/MH

Las malas acciones de Spivey quedaron al descubierto el mes pasado cuando el Estado se dio cuenta de que repentinamente la policía de Chadbourn había dejado de enviarles drogas al laboratorio estatal para que fueran analizadas y procesadas para los juicios. Eso llamó mucho su atención, tanto que se lo pasaron a sus fiscales para que investigaran.

Los investigadores no tardaron mucho en descubrir anomalías y al final llegaron a la conclusión de que Spivey, entre 2018 y el 2021, pudo haberse robado más de 30 mil dólares en efectivo, cientos de paquetes de drogas y una veintena de armas, por lo que consiguieron una orden de arresto en su contra. Casi de inmediato fue cesado de su cargo y ahora está preso.

Crónica jefe de policía: no es el primero, seguramente tampoco el último

Archivo/MH

Spivey no es el primer funcionario que decepciona a las autoridades de Carolina del Norte y aunque duele decirlo, seguramente tampoco será el último. Hace apenas un par de años resultó culpable otro policía local que ayudaba a una célula de narcotraficantes mexicanos para que operaran libremente en su zona.

Se trata del Antonio Tillmon, hoy de 35 años, exoficial del Departamento de Policía de la ciudad de Windsor, en el condado Bertie, quien actualmente purga una condena de 180 meses de prisión por haber protegido a ciertos narcos para que transportaran y vendieran estupefacientes en su localidad a cambio de jugosos pagos.

Le encantaban los sobornos al policía sinvergüenza

Antonio Tillmon (Foto Alguacil del condado de Bertie)

En mayo de 2017, Tillmon fue encontrado culpable de haber aceptado 6,500 dólares de agentes encubiertos del FBI que le hicieron creer que eran narcotraficantes para que le ayudaran a mover unos 30 kilogramos de heroína de Carolina del Norte a Maryland. Lo hizo en tres diferentes ocasiones entre agosto de 2014 y abril de 2015.

En cada una de esas veces, Tillmon ocupó su placa y hasta patrulla para evitar que los que creía eran narcos pasaran sin ningún problema la droga por sus calles y carreteras. Aprovechándose de su puesto, les informaba a los detectives que posaban como mafiosos, dónde exactamente debían pasar para evitar contacto con sus compañeros de trabajo o las patrullas estatales.

Traía consigo cinco armas de fuego

Pompeo Amenaa Sancionar Armas
Archivo MH

Cuando decidieron caerle a Tillmon tras acumular suficientes pruebas en su contra, los agentes federales fueron a buscarlo al cuartel de policía y, tras requisarlo, se dieron cuenta que traía consigo cinco armas de fuego sin registro, incluyendo un rifle de asalto oculto en su camioneta. Tras su detención, otros 14 sujetos fueron acusados, ya todos ellos fueron sentenciados.

Me alegro de que ya estén donde deben de estar, pues esas malditas drogas que ellos avalan al final llegan a manos de niños y jóvenes en nuestros vecindarios y escuelas. Triste pero cierto. Acá en Georgia también ya varios policías han sido condenados por hacer exactamente lo mismo. De localidades como Atlanta, DeKalb y Clayton, entre otros. Espero que después de salir de la cárcel aprendan la lección y que nunca más vuelvan a ser representantes de la ley. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Crónica: Pero, ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Wendy Rianos y Omayra Ramos (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

Media docena de mujeres hispanas de Georgia han dado de qué hablar en los últimos días tras ser arrestadas por las autoridades y acusadas de delitos graves que, comúnmente, suelen ser cometidos por hombres, como lo es el tráfico de drogas y los abusos sexuales en perjuicio de menores de edad. Y a partir de ahí les cuento esta crónica: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Las seis imputadas se encuentran tras las rejas a la espera de ser enjuiciadas y en caso de que la Fiscalía logre probar su culpabilidad en las cortes, seguramente van a pasar muchísimos años en prisión, ya que los cargos que se les imputan se encuentran considerados entre los más graves en Estados Unidos.

Policía dice que se trata de féminas narcos: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Fotografía publicada en la página de Facebook del sheriff de Monroe

La semana pasada cuatro mujeres fueron capturadas por las autoridades federales y estatales por presuntamente tener nexos con el narcotráfico. Fueron dos operaciones simultáneas, pero en lugares distintos y, en cada una de ellas, cayeron dos mujeres, todas de origen mexicano, quienes fueron identificadas como Claudia Álvarez, de 34 años; Angélica Rambo, de 43; Wendy Rianos, de 31, y Omayra Ramos, de 37.

Álvarez y Rambo fueron capturadas en su hogar, en el condado de Monroe, al sureste de Atlanta. La Oficina del Alguacil de esa localidad allanó la vivienda de las imputadas tras recibir información confiable de que se dedicaban a la venta de fármacos. Prácticamente, les pusieron el dedo y la policía consiguió una orden, que permitió el hallazgo de metanfetaminas.

A este par las atrapó directamente la DEA: ¿qué le está pasando a nuestras damas?
Crónica: pasando nuestras damas
Wendy Rianos y Omayra Ramos (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

A Wendy Rianos y Omayra Ramos les fue todavía peor, pues quien las cachó con las manos en la masa, o mejor dicho, en la droga, fue nada más y nada menos que la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), el cuerpo de la ley más temido por los narcos en todo el mundo.

De acuerdo con los expedientes judiciales, a esta pareja de mujeres las atrapó el agente especial de la DEA, Chris Valente, luego de una larga pesquisa. Cuando el detective y su equipo consideraron que tenían suficientes pruebas para acusarlas, les cayeron, y ahora ambas están recluidas en la cárcel del condado de Gwinnett sin derecho a fianza, también acusadas de tráfico de metanfetaminas.

También cayeron dos presuntas violadoras: ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Norma Sánchez (Oficina del Alguacil de Gwinnett)

Las otras dos mujeres restantes de las cuales les hablé al principio de mi crónica de hoy titulada ¿qué le está pasando a nuestras damas?, están acusadas de algo aún peor y más raro, por lo menos en una dama. Una de ellas es Norma Sánchez, originaria de México, quien fue arrestada por la policía del condado de Gwinnett bajo cargos de violar a un menor de edad.

La mexicana, de 36 años, ya tiene antecedentes penales en Georgia, pues en 2015 la capturaron por manejar sin licencia, pero salió libre tras pagar una fianza. Antes de eso, en 2007, la detuvieron por traficar con cocaína y marihuana. Estuvo un año presa y recuperó su libertad, pero de los cargos que ahora se le imputan, no tan fácil saldrá bien librada.

Esta otra se metió con un niño especial: entonces, ¿qué le está pasando a nuestras damas?

Crónica: pasando nuestras damas
Jacqueline Flores Alonzo (Alguacil de Bexar)

Pero si ustedes que me leen creen que Norma ahora sí sobrepasó la raya, pues esperen que lean el caso de Jacqueline Flores Alonzo, de 30 años, quien fue acusada nada más ni nada menos que de tener relaciones sexuales con un adolescente de 14 años que padece de autismo y ante la presencia de los abuelos de este pequeño.

Según los expedientes judiciales, todo salió a la luz cuando casualmente el chico tuvo una entrevista con trabajadores sociales que esporádicamente lo visitan para saber cómo está. Ante ellos, el adolescente les expuso la experiencia que le había tocado vivir, lo que desencadenó una intensa investigación.

Continua artículo relacionado