Crónica: Inmigración está resentida con la policía

  • Crónica: Inmigración está resentida con la policía.
  • Antonio Pérez se vengó con la mujer al volver a su hogar para violarla nuevamente.
  • ICE asegura que eso pasa cuando las agencias locales restan honra a sus peticiones de entregarles los indocumentados.

La relación entre el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) con los departamentos de policía estatales no siempre es como ambas partes quisieran.

Esta semana ICE protestó de una manera directa contra una agencia local de la ley por haber liberado a un hispano que aseguran, al nomás salir de la cárcel, se fue a cometer otra vez exactamente la misma fechoría por la que había estado preso.

De acuerdo con Inmigración, Antonio Ulises Pérez, de 38 años, prácticamente corrió desde la prisión donde había estado recluido hasta la casa de una mujer para violarla nuevamente.

El salvadoreño fue arrestado el pasado 30 de septiembre en Oklahoma tras haber sido acusado por una vecina de haberla abusado sexualmente.

La policía apresó al individuo tras considerar que había suficientes pruebas en su contra, pero una semana después de que fue fichado en el centro de detención del condado, un juez estatal le concedió el privilegio de salir libre bajo fianza.

Cuando los agentes de ICE que diariamente supervisan las cárceles en busca de indocumentados se dieron cuenta de que estaba a punto de ser liberado, pidieron a la Oficina del Alguacil de Oklahoma que le pusiera un ‘hold’, para así retenerlo y darles tiempo para iniciar su proceso de deportación.

Sin embargo, los oficiales del sheriff no solo se negaron a hacerlo, sino que, por el contrario, aceleraron el trámite de liberación y casi de inmediato lo soltaron.

Eso obviamente le dolió a ICE, pero no tuvo más remedio que agachar su cabeza, pues legalmente el alguacil estaba en su derecho de acatar sus peticiones o ignorarlas.

No obstante, al parecer, tras ser liberado, Pérez decidió vengarse de la persona que lo delató y que lo hizo pasar varios días tras las rejas.

“Apenas unas horas después de volver a las calles, este extranjero ilegal regresó al hogar de la víctima y la volvió a violar, pero de paso lastimó también a otros miembros de la comunidad”, se quejó Marc Moore, director de la sede de ICE en Dallas (Texas).

Tras presuntamente ser ultrajada esa tarde del pasado 9 de octubre, la mujer llamó nuevamente al 911 para denunciar el hecho, pero la policía esta vez no pudo dar con el sospechoso, pues ya había abandonado la escena.

“Desafortunadamente, esta no es la primera vez que las autoridades de Oklahoma restan honor a nuestro trabajo de apresar y deportar a personas que representan un peligro para la sociedad”, expuso ICE por medio de un comunicado de prensa.

Inmigración está convencido de que no se trató de un error, sino de algo hecho con toda la intención de hacerlos quedar mal por diferencias políticas, lo cual calificó de “ridículo” pues ponen en riesgo a personas inocentes.

“En los últimos meses han hecho lo mismo en repetidas ocasiones lo que ha permitido que muchos extranjeros criminales vuelvan a las calles justo antes de que nosotros los apresemos”, destacó la agencia federal.

Crónica: Inmigración está resentida

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+