Crónica: Inmigración ataca bañistas en Río Bravo, ¿qué más van a hacer?

  • Crónica: Inmigración ataca bañistas en Río Bravo, ¿qué más van a hacer?
  • ‘La Migra’ atacó con munición tóxica a bañistas en el Río Bravo
  • No querían pasar la frontera, sólo estaban mitigando el calor… pero igual les atacaron.

Hacía un calor terrible, por eso decidieron irse a dar un chapuzón al, quizá, punto más caliente de México. Claro que no es un lugar caliente sólo por el sol inclemente… es que se fueron a bañar a la boca del lobo

Les voy a poner nombres, así te cuento la historia para que puedas masticarla conmigo.

Miguel, Pedro y su familia miraron al cielo por la mañana temprano. Ya se sentía el viento seco y ardiente. ¡Otro día más de calor!

Pedro entrecerró los ojos. Su esposa ya trajinaba en la cocina y los niños corrian en el patio arenoso levantando nubecillas de polvo.

Miguel se asomó a la cerca de alambre.

“¿Y, compadre?”

“Calor del infierno”, contestó.

“Vamos a darnos un chapuzón al río”. Miguel indicó con la cabeza hacia adelante, allá, a la orilla del lado mexicano del río Bravo.

“No sé, compadre, la cosa está complicada con la Migra de… esa”, dijo entredientes.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1561116317/Amenaza-migratoria-1_ftpue7.jpg” url= “https://mundohispanico.com/detencion-migra-ice-plan-emergencia/” title= “Cómo actuar si ‘La Migra’ llama a tu puerta: plan de emergencia para estar preparado”]

“No vamos a pasar, buey, vamos a bañarnos de este ladito”, dijo Miguel. Y sonrió con sus ojos pequeños.

Los niños dejaron de jugar, habían escuchado. Ya saltaban alrededor de su madre. “¡¡¡Vamos, vamos, vamos, vamos!!!”.

Así que arrastraron los pies, unas toallas y poco más hacia la orilla del río. Después de todo era un lugar donde refrescarse y seguía siendo México.

Ya había más personas en el agua. Se escuchaban los chapoteos felices de niños y grandes. Algunos se asoleaban con los ojos cerrados entregados al placer de no hacer nada mientras el agua se escurría de su piel mojada.

Captura YouTube

Bañistas en Río Bravo /Río Grande

Era un día hermoso de verano.

Miguel sonrió. Pedro dejó su toalla en el suelo, besó rápidamente a su esposa y corrió al río. Los hijos corrieron detrás, como patitos ansiosos.

¡Qué fresca el agua! ¡Qué alivio!

Jugaron un rato a salpicarse, a tratar de nadar, a reirse como locos.

Y entonces se escuchó el primer estruendo. Después de una fracción de segundo, los gritos.

[trend video=”452145″ player=”14557″ title=”Mexicano incapacitado recibe ayuda”]

Síguenos para más contenido

Youtube
Página: 1 2 3 4 5 6